Francisco anima a los jóvenes de toda Europa, reunidos por Taizé en Praga, a entregarse como María

El lunes 29 de diciembre se inició el 37º encuentro europeo de Taizé, que tiene lugar en la ciudad de Praga hasta el próximo 2 de enero de 2015. Jóvenes de toda Europa y de otras partes del mundo serán acogidos por las familias y las iglesias locales de la región coincidiendo con el 25 aniversario del retorno a la democracia de la República Checa.

“El Papa tiene confianza en vuestra imaginación y creatividad para que la alegría del Evangelio se anunciada y escuchada hoy en vuestros distintos países”, dice Francisco en un mensaje enviado a la comunidad de Taizé con motivo de la reunión.

“Estáis invitados a abrir caminos de libertad, dándoos con la misma disponibilidad que tenía María en Nazaret, cuando acogió en ella la vida del Hijo de Dios. Es esta la vida que está llamada a desarrollarse también en vosotros”, destaca el Santo Padre.

Por último, el Pontífice dice a los jóvenes: “Vais ir a buscar, en la oración y también en el diálogo con los demás, como ser sal de la tierra”. “Vais a descubrir la sorprendente confianza que Cristo pone en vosotros. No os dejéis impresionar por vuestras limitaciones y vuestra pobreza”, concluye.

En su página web, la Comunidad indica que ha preparado este encuentro “por invitación de la Conferencia Episcopal Checa y el Consejo de las Iglesias de la República Checa”. “Reunirá a decenas de miles de jóvenes en la próxima etapa de la ‘peregrinación de confianza a través de la tierra’ iniciada por el hermano Roger a finales de los años 70″, añade la información. 

En el corazón de Europa, la ciudad de las mil torres y los mil campanarios continúa uniendo a los pueblos y personas de distintos orígenes, ofreciendo su cálida hospitalidad a través de sus tesoros culturales y su herencia espiritual”, prosigue.

“Venir al encuentro europeo de jóvenes, significa ser invitado a ir a las fuentes del Evangelio a través de la oración, el silencio y la búsqueda. Cada uno viene para descubrir o redescubrir un sentido a su vida, para retomar aliento y para prepararse a asumir responsabilidades de regreso a casa”, subraya la comunidad de Taizé.

Por la mañana, los jóvenes compartirán la oración común, intercambios en pequeños grupos y encuentros con personas comprometidas en la vida de las parroquias de acogida o de los barrios. El hermano Alois, prior de Taizé, hablará a los participantes al final de la oración de la tarde. También habrá talleres en distintos lugares de la ciudad.

El 31 de diciembre se celebrará una vigilia de oración por la paz, seguida de una “fiesta de los pueblos” en las diferentes parroquias de acogida.

La comunidad de Taizé reúne a unos cien hermanos, católicos y de diversos orígenes protestantes, procedentes de más de treinta naciones. Desde sus orígenes, la Comunidad es un signo concreto de reconciliación entre cristianos divididos y pueblos separados.

Coment� la nota