3 cosas que nos hacen esclavos, según el Papa Francisco

3 cosas que nos hacen esclavos, según el Papa Francisco

El Pontífice alerta sobre posibles riesgos a nuestra libertad en tiempos de Black Friday y otras modas de consumo

El Papa Francisco me hizo recordar algo que me ocurrió recientemente, pues afirmó: “no pocas veces, el deseo de libertad, -que es el gran don de Dios a su criatura-, ha tomado formas desviadas, generando guerras, injusticias, violaciones de los derechos humanos”.

Hace poco entré a un negocio de electrodomésticos de mi barrio y pedí un cartón de tinta para mi impresora láser. El vendedor me atendió con ojos de insomnio y apesadumbrado. Lo noté cuando discutimos cara a cara sobre el precio. El precio era mucho más alto del que había visto en una famosa red de ventas online.

–– ADVERTISEMENT ––

Él me miró a los ojos y me dijo que debido al black friday y otras modas de consumo rápido, este año, la empresa donde trabajaba le había amenazado con reducir drásticamente su sueldo y no darle la prima de navidad.

Con un solo sueldo y una familia de 4 hijos que mantener el hombre me miró y me dijo algo que me dejó sin respiración: “Si usted quiere es libre y puede comprarla online, sin embargo, mañana puede ser usted quien se encuentre en mi situación por ahorrar algunos euros. ¿Sabe a donde iremos a parar los trabajadores y la clase media ante este salvaje consumismo de rebajas?”.

Las palabras de ese empleado retumban en mis oídos cuando leo en el mensaje del Papa la alerta sobre estas nuevas esclavitudes derivadas del consumo excesivo.

“La libertad vivida nunca se limita a administrar lo que sucede porque siempre contiene algo que va más allá”. Lo dijo en un video mensaje que ha enviado a los participantes en la octava edición del Festival de la Doctrina Social de la Iglesia sobre el tema “El riesgo de la libertad” que se realiza en la ciudad italiana de Verona del 22 al 25 de noviembre de 2018.

Entonces, para saber si algo nos esclaviza o no, podríamos considerar la reflexión del Papa que insiste: “La libertad nunca mata los sueños, sino que construye en la vida lo que muchos desean pero no tienen el valor de perseguir. Ciertamente, ser libre es un desafío, un desafío permanente: fascina, encanta, da valor, hace soñar, crea esperanza, invierte en el bien, cree en el futuro. Por lo tanto, contiene una fuerza que es más fuerte que cualquier esclavitud. ¡El mundo necesita personas libres!“.

La reducción del hombre a un mero consumidor

"La libertad para "arriesgar" sigue siendo solo una ilusión", admitió el Papa. De hecho, indica que "tal paradigma hace creer a todos que son libres mientras tengan una supuesta libertad para consumir, cuando quienes en realidad poseen la libertad son los que integran la minoría que detenta el poder económico y financiero. "(Enc. Laudato si ', 203).

"Esto no es libertad, es esclavitud", dice Francisco: "la experiencia diaria está marcada por la resignación, la desconfianza, el miedo, el cierre".

"A pesar de estas desviaciones, agregó, nunca desfallece en nosotros el deseo de "arriesgar" la libertad. Incluso en aquellos que han vivido y viven situaciones de esclavitud y explotación".

La libertad de un estilo de vida austero y sencillo. "Aunque algunos temen ir a contracorriente, muchos, en su vida cotidiana, llevan estilos de vida sobrios, solidarios, abiertos y acogedores. Ellos son la verdadera respuesta a las diversas esclavitudes porque se mueven como personas libres. Encienden deseos latentes, abren horizontes, hacen deseable el bien".

2. La esclavitud del desarrollo tecnológico

Getty ImagesSin valores, dar mayor peso a lo tecnológico

Francisco asegura que hay otra situación que afecta negativamente la experiencia de la libertad y es el desarrollo tecnológico, cuando no está acompañado por un desarrollo adecuado de la responsabilidad, de los valores y de la conciencia.

"Los progresos científicos más extraordinarios, las proezas técnicas más sorprendentes, el crecimiento económico más prodigioso si no van acompañados de un auténtico progreso social y moral se vuelven en definitiva contra el hombre. "(16 de noviembre de 1970). San Pablo VI, en su discurso por el 25 aniversario de la FAO.

También lamentó que el "desarrollo tecnológico" sin humanidad nos hace perder "el sentido del límite, con la consecuencia de no ver los desafíos trascendentales que tenemos ante nosotros. La absolutización de la técnica puede volverse contra el hombre.

3. La indigencia

Getty ImagesLa indigencia, causada por grandes injusticias

El Papa alerta que la indigencia también se encuentra en nuestras ciudades.

"Ya no se trata simplemente del fenómeno de la explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se está fuera. Los excluidos no son «explotados» sino desechos, «sobrantes»." » (Exhortación Apostólica Evangelio Gaudio, 53).

¡Es la cultura del descarte! Si un hombre o una mujer se reducen a "sobrantes", no solo experimentan sobre sí los frutos malvados de la libertad de los demás, sino que se les arrebata la posibilidad de "arriesgar" su libertad por ellos mismos, por su familia, por una vida buena, justa y digna.

Coment� la nota