Carta de una creyente en camino al Papa

Carta de una creyente en camino al Papa

"¡Qué gusto un Papa con sentido del humor!"

(Emma Martínez Ocaña).- Querido Papa Francisco, el director de Religión Digital me invita a escribir unas letras sobre ti, y yo prefiero escribirte a ti, desde mi corazón de mujer que busca seguir a Jesús aunque sé lo lejos que estoy de hacerlo fielmente.

Me dirijo a ti de hermana a hermano mayor, sin protocolos, ni títulos, incluso me atrevo a tutearte, tu sencillez y cercanía me mueve a hacerlo.

Lo primero que me brota del corazón es GRACIAS. ¡Tantos motivos para dártelas! 

Enumero algunos:

Por ti, por cómo eres persona creyente en Jesús de Nazaret, en el Dios de amor que Jesús nos desveló. Se te nota mucho, y me alegro de ello, la marca Ignaciana que una y otra vez nos invita a mirar al Jesús del Evangelio para dejar que nos seduzca, se nos graben en las entrañas sus hechos, sus palabras, su experiencia del Dios ABBA, Madre-Padre.

Porque te veo vivir al "aire de Jesús" y no a otros aires, y como él sabes que arriesgas tu vida en la tarea de denuncia y anuncio sin pelos en la lengua, en tus actos que desenmascaran mentiras, corrupciones, injusticias fuera y dentro de la Iglesia. No sé si tienes o no miedo, pero lo que sí veo es que ese miedo, humano y sabio por otra parte que te avisa de peligros reales incluso en tu entorno más cercano, no te paraliza.

Porque me has devuelto la esperanza de que es posible una Iglesia nueva, más fiel al Evangelio, más pobre y cercana a la vida de quienes peor lo están pasando.

Por tu llamada a construir de verdad "una Iglesia pobre y de los pobres" a todas las personas creyentes en Jesús y de un modo especial a los Obispos y responsables de las Iglesias locales a quienes invitas con gracia a ser "pastores que huelan a oveja". Has puesto de relieve que la injusticia, la pobreza, el hambre es el problema más grave de la humanidad.

Un muchas gracias de corazón por la denuncia de este sistema económico imperante, este neoliberalismo salvaje y asesino que mata, física, moral y psíquicamente a millones de personas. "Los sobrantes", como tú lúcidamente los llamas, son cada día más, mientras desde instancias de nuestro gobierno español y de otros muchos se nos miente diciendo que vamos "a mejor" cuando crece el abismo insultante entre pobres y ricos, cada día hay más desesperanza, suicidios, muertes prematuras, pateras llenas de sueños rotos, vidas perdidas por querer buscar comida y un futuro mejor.

Tu búsqueda de justicia social, la llamada al cambio de estructuras, al desmantelamiento de este sistema capitalista de casino, es una constante en tus discursos. Por ello de doy muchas gracias, el tema de la dimensión política y estructural del amor aún no ha entrado suficientemente diáfano en gran parte de nuestra Iglesia.

Por tu exhortación apostólica animándonos a vivir la alegría del evangelio, a hacerlo vida desde ese saborear el gozo de la Buena Noticia de Reino. Nos invitas, no sólo a vivir la alegría sino a contagiarla porque a pesar de todo es posible la esperanza y porque es verdad también que hay muchas personas comprometidas en la lucha por un mundo más justo, más igualitario, menos corrupto. Tú eres un buen ejemplo de esa alegría. Me encanta ver una y otra vez tu rostro rebosando esa alegría que brota de tu interior, de la fuente inagotable de ella, que es la seguridad inquebrantable del amor incondicional de Dios. Una experiencia que nada ni nadie puede arrebatarte y eso es lo que explica que a pesar de todos los pesares, y son muchos pesares que sólo tú sabes, sigas manteniendo tu sonrisa, mejor aún tu risa contagiosa en muchos momentos.

¡Qué gusto un Papa con sentido del humor!

Porque con tu talante dialogante favoreces que dentro de nuestra Iglesia vayamos abandonando posturas de cerrazón, intransigencia, dogmatismos varios, que tanto han predominado y en gran parte siguen presentes en las propias estructuras de la Curia Romana, en nuestras comunidades cristianas, en nuestros Obispos, personas con responsabilidades eclesiales y un largo etc. Tus palabras "hemos de construir puentes no muros para defender la fe" ; necesitamos "una Iglesia de puertas abiertas, no de controladores de la fe" me llenan de alegría y de esperanza.

También porque has dejado de lado la obsesión, tan eclesiástica, en torno a los temas sexuales, para poner la mirada, como Jesús, en la injusticia, la idolatría del dinero, del poder, del prestigio.

No quiero dejar de agradecerte que hayas elegido no vivir en las estancias papales vaticanas y quieras vivir con otras personas, en otro ambiente, con otra sencillez. Aunque en un vídeo que he visto tú con mucho humor les decías a unos jóvenes que habías elegido vivir con otras personas por "razones psiquiátricas" porque no sabías vivir sin gente, muchas personas te agradecemos esa elección. Necesitamos testimonios como el tuyo, nos reconfortan.

La segunda palabra que quiero hacerte llegar es mi expresión pública de APOYO, ADMIRACIÓN Y ALIENTO por:

Poner en el centro de tu predicación, preocupación, denuncias, propuestas, y acciones concretas a las personas empobrecidas, excluidas de tantas maneras, a las que lúcidamente llamas "sobrantes" de este sistema y que además quieren ocultarlas.

Tu firme denuncia de la pederastia y tu firme actitud de pedir tolerancia cero ante estos abusos indecentes, durante tanto tiempo tapados.

Tus denuncias y acciones encaminadas a terminar con la corrupción tanto económica como sexual que se esconde debajo de tantas personas "honorables" que han manchado el nombre de la Iglesia de Jesús.

Tus actuaciones para hacer frente a los escándalos financieros de la Banca Vaticana, el impulso a una política financiera transparente y por denunciar la codicia de algunos eclesiásticos.

Por tener la valentía de denunciar los pecados no sólo de la Curia, a quienes te dirigiste con claridad, sino de toda la comunidad eclesial. Te confieso que con un grupo de mujeres creyentes, hace poco tiempo, fuimos reconociendo cuántos de esos pecados se albergan en nuestro corazón y fue un momento de gracia por la luz recibida.

La llamada que haces, de muy diversas maneras, a terminar con el clericalismo eclesial, a democratizar la Iglesia. Es esta una de las realidades que ha alejado a más personas de la Iglesia. Los laicos y ¡ni te cuento las laicas!, estamos sin acceso a lugares de decisión, porque todos pasan por el embudo del sacerdocio, sin apenas responsabilidades importantes tanto en las instancias vaticanas como en las Diócesis, parroquias, organizaciones...

Tus palabras pidiendo "Ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia. Porque el <> es necesario en todas las expresiones". Pones el dedo en la llaga de un serio problema dentro de la Iglesia. ¡Qué lejos estamos de una comunidad de iguales! No va a ser nada fácil. El poder se cuela en los entresijos de nuestros corazones y lo peor es que no le llamamos así sino "fidelidad a Jesús", "respeto a la tradición", "siempre se ha hecho así"... "No están preparadas".

No sólo admiro y apoyo sino que me gustaría trabajar mi persona para hacer verdad en mí y con ello colaborar en hacer de nuestra Iglesia, de nuestras comunidades, personas, grupos... "samaritanas y samaritanos" del camino. Ojalá seamos capaces, como te vemos hacer a ti, y sobre todo como nos mostró Jesús, de no pasar indiferentes ante el dolor de la gente. Esta ha sido tu llamada central en el mensaje de esta Cuaresma. ¿Cómo aprender a mirar generando proximidad, dejar que se conmuevan nuestras entrañas ante tantas personas, grupos, continentes enteros? ¿Cómo bajar de nuestras cabalgaduras (tantas) y sanar, curar, abrazar.). Deseo de corazón que sepamos salir de nuestras" autorreferencias" para caminar hacia las "periferias existenciales".

Tu defensa de los derechos de los inmigrantes sin papeles, tu viaje y tu grito en Lampedusa: "es una vergüenza" nos invita a despertar del sueño de esta cruel inhumanidad en la que estamos instalados.

Tu invitación a los jóvenes (y no sólo a ellos) a indignarse, rebelarse y a "hacer lío". Es tiempo de recuperar la indignación y la movilización ciudadana ante este tiempo de la "idolatría del dinero", "de corrupción muy generalizada", de grandes "mercaderes de la muerte" tal como nos recuerdas, este sistema vigente es cruel, inhumano, inicuo.

Mi tercera palabra está hecha de PETICIÓN, DESEO, MODESTAS INSINUACIONES.

Es urgente caminar hacia una Iglesia toda ella ministerial. No puede ser esta organización eclesiástica donde han desaparecido muchos ministerios presentes en las primeras comunidades cristianas, con la consiguiente concentración ministerial en manos de los sacerdotes. Es un escándalo que las mujeres estemos excluidas de todos los lugares de decisión por razón de nuestra identidad sexual. Querido Papa Francisco, entiendo que quieras respetar a tu antecesor, pero ¿de verdad se puede decir hoy con argumentos bíblicos, evangélicos que el tema del sacerdocio femenino está cerrado?

Perdona mi atrevimiento pero si tienes ganas y tiempo te recomiendo, si no la conoces, una página web http://www.womenpriests.org/sp/index.asp especializada en el tema, se estudia con seriedad, argumentación, en fidelidad a la vida de las primeras comunidades cristianas y se defiende el sacerdocio femenino.

Otro tema sobre el que te pido sigas insistiendo y pidas cambios claros es la aceptación total en nuestras comunidades e Iglesias, con todas las consecuencia, a las personas homosexuales, divorciadas, sacerdotes casados antes de que les llegue la secularización.

También me gustaría pedirte, si te es posible, que escuches de verdad y trates de comprender, para no condenarlas, a personas transexuales que después de una larga estela de dolor en su vida deciden cambiarse de sexo, porque viven en un cuerpo que no sienten suyo. A mujeres que dan gracias por tener oportunidad de abortar con garantías médicas ante embarazos no sólo no deseados sino en muchos casos fruto de violaciones de sus padres, hermanos mayores y otros varones, de los chulos que las han engañado y las llevan a otros países desconocidos para ellas y son obligadas a prostituirse y muchas quedan embarazadas.

También muchas personas católicas esperamos un gesto tuyo más decidido parareinsertar en sus cátedras y lugares públicos a teólogas y teólogos apartados y condenados al silencio por arriesgar a formular en lenguaje nuevo y capaz de ser comprendida por nuestro mundo, la fe, la moral, los dogmas... En este sentido también quiero recordarte que, aunque se han mejorado las relaciones con las religiosas norteamericanas de la LCWR, no se las ha resarcido con justicia, de acusaciones falsas.

En esta misma lista de peticiones, de temas pendientes, está la reivindicación y valoración de la Teología de la Liberación como lugar teológico donde las personas pobres sean el centro de la teología y la vida de la iglesia. Hermoso gesto tu abrazo a Gustavo Gutiérrez pero aún quedan otros muchos hermanos y hermanas por abrazar.

¿No ha llegado aún el momento de dejar que sean las personas casadas, preparadas para ello, las que diseñen la moral sexual y matrimonial?, ¿No es ya el momento de revisar el celibato obligatorio de los sacerdotes?

Una última petición cuídate todo lo que puedas, es una misión muy ardua la que tienes. Y aunque es verdad que somos mayoría las personas creyentes y no creyentes que te apoyamos y estamos encantadas contigo, también es verdad que hay otras personas dentro de la Iglesia y algunas muy cerca de ti, que estarían encantadas con que te retirases o enfermases o ...te pasase algo. Por eso cuídate mucho, déjate cuidar. Te necesitamos.

Papa Francisco NO ESTÁS SÓLO, no te puedes hacer la idea de cuantas personas creyentes y no creyentes te miramos con admiración y esperanza.

Ya me despido de ti, no sé si llegarás o no a leer esta carta pero yo me alegro mucho de haber expresado públicamente algo de lo que hay en mi corazón de gratitud, de valoración y apoyo y de deseo.

Recibe un gran abrazo de una creyente, siempre en camino de conversión, a quien has dado esperanza y has aumentado las ganas de seguir a Jesús.

Coment� la nota