Confer denuncia la "campaña orquestada por algunos miembros de la Iglesia contra el Papa Francisco"

Confer denuncia la

El cardenal de Madrid, rotundo: "O se está unida a Pedro, y hoy Pedro es Francisco, o la Iglesia pierde su identidad"

Desde el principio, la vida religiosa española apostó, casi a fondo perdido, por el Papa Francisco. En estos cinco años, han sido los principales apóstoles de esta 'revolución de la misericordia' postulada por Bergoglio. Ahora, en una carta pública, Confer manifiesta su "gra­ti­tud y res­pe­to por el Papa, en unos mo­men­tos de di­fi­cul­tad para su per­so­na".

En la carta, firmada por la presidenta de Confer, Ma­ría del Ro­sa­rio Ríos, odn; y el vicepresidente, Je­sús An­to­nio Díaz Sa­rie­go, op, los religiosos se sienten "sor­pren­di­dos y afec­ta­dos, como cris­tia­nos y re­li­gio­sos, por una cam­pa­ña or­ques­ta­da por al­gu­nos miem­bros de la Igle­sia con­tra el Papa Fran­cis­co".

Para Confer, el Papa "ha su­pues­to un aire fres­co de re­no­va­ción e im­pul­so en la ta­rea de cons­truir la úni­ca Igle­sia de Je­su­cris­to, para ser cada día más una Igle­sia fra­ter­na, ser­vi­do­ra de los pe­que­ños y los po­bres, anun­cia­do­ra y tes­ti­go del Evan­ge­lio de la Ale­gría y la Mi­se­ri­cor­dia".

Ahora, los religiosos "que­re­mos po­ner de ma­ni­fies­to pú­bli­ca­men­te nues­tro apo­yo al papa Fran­cis­co". Un apo­yo "que nun­ca he­mos de­ja­do de ex­pre­sar" pero que, en este momento de ataques, "nos sen­ti­mos obli­ga­dos, por sen­ti­do ecle­sial y por ca­ri­ño ha­cia su per­so­na, a sub­ra­yar pú­bli­ca­men­te".

"Se­gui­mos oran­do por el Papa Fran­cis­co en es­tos mo­men­tos don­de al­gu­nos quie­ren sem­brar du­das so­bre su per­so­na y su tra­ba­jo y pe­di­mos al Es­pí­ri­tu que le siga ilu­mi­nan­do en su ser­vi­cio ab­ne­ga­do y evan­gé­li­co.", concluye la nota.

Por su parte, el cardenal de Madrid, Carlos Osoro, ha pedido al Papa Francisco en una carta de apoyo que siga "ayudando" y "guiando" a la Iglesia a pesar de las "voces discordantes". "Sigue ayudándonos. Las voces discordantes, cuando son para buscar lo suyo, no las escucha nadie y, si alguien lo hace en un primer momento, enseguida se da cuenta de que es una voz extraña y su corazón y oído pronto le hacen caer en la cuenta de que esa no es la voz del Señor que nos llama siempre a la unidad", subraya el purpurado en su carta semanal, a la que ha tenido acceso Ep.

En la misma, Osoro subraya que la Iglesia debe estar unida al Papa, porque "o está unida a Pedro, y hoy Pedro es Francisco, o pierde su identidad". Para Osoro, Bergoglio ha dado "ejemplo con su vida" desde el comienzo de su Pontificado, frente "a todas las intoxicaciones, pecados e infidelidades que aparecen en el mundo y también en algunos miembros de la Iglesia".

Frente a los ataques, afirma el purpurado, el Papa tiene a su lado a hombres y mujeres que están aprendiendo "a soltar cadenas injustas, desatar correas del yugo, liberar al oprimido, saciar el alma del afligido, partir el pan con el hambriento, hospedar al pobre sin techo, cubrir al desnudo", aunque ello "cause incomodidad".

"¡Cuánto bien nos haces y cómo agradecemos tener buen guía! ¡Qué paciencia tienes para reunirnos y mostrarnos que nos enriquecemos unos a otros y que nadie sobre en la Iglesia! ¡Qué fortaleza manifiestas cuando no te arredras ante las dificultades! ¡Gracias!", concluye la carta de Osoro.

Para leer la carta de Osoro, pincha aquí:

Ésta es la carta de Confer:

Ma­drid, 11 de sep­tiem­bre de 2018

Que­ri­das her­ma­nas y her­ma­nos:

Des­de hace va­rios días nos he­mos sen­ti­do sor­pren­di­dos y afec­ta­dos, como cris­tia­nos y re­li­gio­sos, por una cam­pa­ña or­ques­ta­da por al­gu­nos miem­bros de la Igle­sia con­tra el Papa Fran­cis­co.

Para to­dos no­so­tros, su per­so­na, y el modo de rea­li­zar la mi­sión en­co­men­da­da por el Se­ñor, ha su­pues­to un aire fres­co de re­no­va­ción e im­pul­so en la ta­rea de cons­truir la úni­ca Igle­sia de Je­su­cris­to, para ser cada día más una Igle­sia fra­ter­na, ser­vi­do­ra de los pe­que­ños y los po­bres, anun­cia­do­ra y tes­ti­go del Evan­ge­lio de la Ale­gría y la Mi­se­ri­cor­dia.

Los re­li­gio­sos ex­pe­ri­men­ta­mos "agra­de­ci­mien­to por su ser­vi­cio a la Igle­sia y a la hu­ma­ni­dad, por sus ges­tos y pa­la­bras, que se trans­for­man en lla­ma­da para los con­sa­gra­dos, en in­vi­ta­ción a vi­vir en­rai­za­dos en el Se­ñor y ser hom­bres y mu­je­res agra­de­ci­dos, apa­sio­na­dos, lle­nos de es­pe­ran­za; hom­bres y mu­je­res que con su vida son tes­ti­gos de la ale­gría evan­gé­li­ca" 1.

Des­de la elec­ción del Papa Fran­cis­co como Pas­tor de la Igle­sia de Roma, los re­li­gio­sos y re­li­gio­sas he­mos ora­do por su per­so­na y por la fe­cun­di­dad de su tra­ba­jo, he­mos pe­di­do al Dios bueno que le siga acom­pa­ñan­do y asis­tien­do y he­mos va­lo­ra­do pro­fun­da­men­te su com­pro­mi­so inequí­vo­co en fa­vor de los po­bres, los "pre­fe­ri­dos de Dios" con pa­la­bras y he­chos, su com­pro­mi­so efi­caz y lú­ci­do en con­tra de cual­quier tipo de abu­so so­bre las per­so­nas (se­xual, tra­ta, tra­ba­jo in­fan­til, etc.) y so­bre el cui­da­do de la Tie­rra.

Que­re­mos po­ner de ma­ni­fies­to pú­bli­ca­men­te nues­tro apo­yo al papa Fran­cis­co. Un apo­yo que nun­ca he­mos de­ja­do de ex­pre­sar pero que, aca­so en este mo­men­to, nos sen­ti­mos obli­ga­dos, por sen­ti­do ecle­sial y por ca­ri­ño ha­cia su per­so­na, a sub­ra­yar pú­bli­ca­men­te.

En nues­tras Asam­bleas Ge­ne­ra­les ha sido no­to­rio en pa­la­bras de los Pre­si­den­tes, tras­mi­ti­das al Sr. Nun­cio que nos ha acom­pa­ña­do en las mis­mas como re­pre­sen­tan­te del Papa, nues­tro res­pe­to y gra­ti­tud por la la­bor desa­rro­lla­da por el Papa Fran­cis­co.

Ha­ce­mos nues­tras tam­bién las pa­la­bras del Pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, cuan­do afir­ma:

"San­to Pa­dre, no está solo; la Igle­sia pide por Vd. como en otro tiem­po por Pe­dro. Pe­di­mos al Se­ñor que con­ti­núe sos­te­nien­do a Vd. en las lu­chas dia­rias por el Evan­ge­lio, que le otor­gue su paz y la ca­pa­ci­dad para de­cir a los can­sa­dos una pa­la­bra de alien­to2".

Se­gui­mos oran­do por el Papa Fran­cis­co en es­tos mo­men­tos don­de al­gu­nos quie­ren sem­brar du­das so­bre su per­so­na y su tra­ba­jo y pe­di­mos al Es­pí­ri­tu que le siga ilu­mi­nan­do en su ser­vi­cio ab­ne­ga­do y evan­gé­li­co.

Ma­ría del Ro­sa­rio Ríos, odn, Pre­si­den­ta de la CON­FER

Je­sús An­to­nio Díaz Sa­rie­go, op, Vi­ce­pre­si­den­te de la CON­FER

Comentá la nota