Venezuela necesita cambios profundos y una solución pacífica

Venezuela necesita cambios profundos y una solución pacífica

Del 7 al 12 de julio se viene realizando la CXII Asamblea Plenaria Ordinaria del Episcopado venezolano, entre los temas abordados durante en esta Asamblea se encuentran el análisis de la compleja realidad venezolana, las acciones pastorales concretas a adoptar para hacer frente a esta difícil realidad, el próximo Sínodo para la Amazonía, la formación de los futuros sacerdotes, entre otros.

Mientras los Obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), vienen realizando en Caracas, su CXII Asamblea Plenaria Ordinaria con la intención de “acompañar al pueblo sufriente”, como lo afirmaron al inicio de esta Asamblea, y consolidar el rol de la Iglesia como mediadora y pacificadora en este proceso de búsqueda de soluciones a la compleja y difícil situación que atraviesa este país caribeño; las respectivas delegaciones del Gobierno y de la oposición vienen reuniéndose en Bridgetown, Barbados, se trata de las mismas delegaciones que ya estuvieron presentes en las dos primeras reuniones de negociación, celebradas en Oslo por invitación de Noruega.

En un comunicado emitido el día de ayer por parte de la delegación gubernamental se anuncia que, “partiendo de la búsqueda permanente de instancias de intercambio y convivencia el Gobierno bolivariano hace suyo el inmenso deseo del pueblo venezolano de defender su independencia y soberanía y de resolver nuestros problemas sociales y políticos en estricto cumplimiento de las normas democráticas y de nuestra Constitución”.

La Iglesia mediadora y pacificadora

Al respecto, la Iglesia continúa acompañando a la población en este camino de búsqueda de una solución a la crisis que atraviesa Venezuela. “La Iglesia es mediadora y pacificadora en este proceso de búsqueda de soluciones, es la que piensa en la población, piensa en la gente, piensa fuera de sí – lo dijo el Cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida, Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Caracas – y no en los intereses de cada uno de los grupos, que son los que obstaculizan que haya una solución real y  efectiva, para beneficio de todos los venezolanos”.

Venezuela necesita cambios profundos

Asimismo, refiriéndose al Informe presentado por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, sobre la situación en el país, el Card. Porras indicó que Venezuela se encuentra en una situación que los especialistas llaman “Estado fallido, porque la razón de ser de cualquier Gobierno es que la población pueda vivir mejor y encontrar los parámetros que estén dentro de una democracia de libertad e igualdad, y que esto los puedan llevar adelante, y en estos momentos vemos como los derechos humanos están por los suelos, hecho que se manifiesta en las muchas carencias que tiene la población”.

La población quiere una solución pacífica

En los últimos 20 años ha habido en Venezuela una grave destrucción del tejido institucional y social, que ha llevado a este país a una profunda crisis no sólo política y económica, sino también moral y cultural. Con las negociaciones en acto en Barbados se busca una salida pacífica, electoral y condicional. Al respecto, el Arzobispo de Mérida señaló que, “esas soluciones surgen precisamente a partir de las negociaciones, en este sentido es importante recalcar que la mayoría de la población venezolana quiere una solución pacífica y esta solución pacifica pasa necesariamente pues por la búsqueda de una solución electoral que es la que puede permitir que sea la población, que sea la gente la que se exprese y diga cuál es su sentir”.

La Asamblea en un clima de fraternidad

Los trabajos de la CXII Asamblea Plenaria que inició el pasado 7 de julio, continúan y se están desarrollando en un clima de fraternidad y de búsqueda de soluciones de los problemas internos de la Iglesia de cara a la sociedad venezolana. Es importante resaltar la participación de Mons. Patrón Wong, Secretario de la Congregación para el Clero, responsable para los seminarios, quien les habló de la “asunción de un nuevo paradigma que tiene que ver con la formación de los futuros sacerdotes”. Asimismo, la Asamblea ha dedicado espacio al estudio y reflexión del Instrumentum Laboris del Sínodo para la Amazonía, todo esto desde el trasfondo de la compleja y difícil realidad venezolana.

Coment� la nota