A pesar del coronavirus el gobierno chino continúa destruyendo iglesias

A pesar del coronavirus el gobierno chino continúa destruyendo iglesias

Con los chinos obligados a dedicar enormes recursos para contener la propagación de COVID-19, se podría pensar que el gobierno comunista podría suspender temporalmente la persecución de la comunidad cristiana.

Tristemente no.

En cambio, el cierre de iglesias para detener las infecciones por coronavirus ha presentado al estado una oportunidad clave para saquear santuarios y despojar a los centros de culto de su simbolismo cristiano.

La evidencia es impactante. El 13 de marzo, y con los residentes en aislamiento, una iglesia en el condado de Guoyang, provincia de Anhui, fue despojada de su cruz a plena luz del día. El video del incidente mostró una grúa levantando una gran cruz roja de las instalaciones de la iglesia:

Aunque la iglesia generalmente tiene alrededor de 40 personas que asisten al servicio dominical, las autoridades explotaron el cierre a nivel nacional al dirigirse a la iglesia y quitar la cruz mientras estaba vacía.

La persecución ordenada por el estado no se ha detenido allí. A principios de esta semana, Bob Fu de China Aid compartió imágenes impactantes de una iglesia en la ciudad de Yixing, Jiangsu, que fue arrasada. "La persecución religiosa continúa incluso en medio de #WuhanVirus", escribió.

Según  International Christian Concern , la mayoría de las iglesias del país, clandestinas o aprobadas por el estado, se han reunido en línea desde que comenzó el cierre. Sin embargo, existe la preocupación de que el gobierno lanzará una brutal represión en estas reuniones virtuales tan pronto como la respuesta del virus comience a calmarse.

Hasta la fecha, China ha registrado casi 81,000 casos confirmados de la enfermedad COVID-19, con 3,200 muertes. La enfermedad, que tuvo su origen en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, ha provocado casi 10,000 muertes en todo el mundo.

Comentá la nota