En Pentecostés, los obispos llamaron a dejarse animar por el Espíritu Santo

En Pentecostés, los obispos llamaron a dejarse animar por el Espíritu Santo

Los obispos presidieron este fin de semana vigilias de oración para jóvenes, momentos de adoración eucarística, encuentros con miembros de la Renovación Carismática Católica y misas, en el marco de la solemnidad de Pentecostés, en la que se recuerda la venida del Espíritu Santo. 

En sus homilías y reflexiones, los prelados coincidieron en sugerirles a sus comunidades respectivas que se dejen animar por el Espíritu Santo y que salgan a comunicar el Evangelio de Jesucristo. 

Los obispos presidieron este fin de semana vigilias de oración para jóvenes, momentos de adoración eucarística, encuentros con miembros de la Renovación Carismática Católica y misas, en el marco de la solemnidad de Pentecostés, en la que se recuerda la venida del Espíritu Santo. 

En sus homilías y reflexiones, los prelados coincidieron en sugerirles a sus comunidades respectivas que se dejen animar por el Espíritu Santo y que salgan a comunicar el Evangelio de Jesucristo. 

Mons. José Vicente Conejero Gallego (Formosa): “Celebramos la gran solemnidad de Pentecostés, la venida del Espíritu Santo, culminación del Misterio Pascual de Jesucristo. Ahora, con la fuerza de este Espíritu Divino, podremos ser los testigos de Jesús Resucitado en el mundo; podremos, con su ayuda, progresar en el camino de la verdad y de la santidad, podremos colaborar en la transformación de una sociedad más serena y pacífica, más justa, solidaria, más fraterna. ¡Vaya si tenemos trabajo!”. Texto completo 

Mons. Jorge Lugones SJ (Lomas de Zamora): “El Espíritu Santo nos acompaña, y si Él está con nosotros, nos va a fortalecer, nos va a animar, dar paz interior, fortaleza para salir y la ciencia necesaria para compartir el evangelio… Que el Espíritu Santo nos anime a llegar a esas periferias existenciales y geográficas que en nuestra Iglesia diocesana están esperando esta palabra de amor, y están esperando con hambre que les partamos el pan de la Buena Noticia del evangelio”. 

Mons. Ariel Torrado Mosconi (Nueve de Julio): “El Espíritu Santo viene al corazón de cada uno para que nunca se sientan solos… Dios habita en sus corazones. Y esa presencia del Espíritu además les da las fuerzas para obrar siempre según las enseñanzas de Jesús… La nueva ley del evangelio no se trata de una norma exterior sino de un impulso interior que nos lleva por sus sietes dones a obrar casi, instintivamente, en el bien”. 

Mons. Juan Martínez (Posadas): “El Espíritu Santo nos da el don de la comunión en la diversidad de dones y carismas, y nos impulsa en la tarea evangelizadora que es la razón de ser de la Iglesia. En el documento de Aparecida se vuelve a señalar que la misión de la Iglesia es evangelizar. En este nuevo Pentecostés quiero terminar esta reflexión con un texto que expresa el gozo que tiene la Iglesia sobre el amor de Dios: ‘…Los cristianos somos portadores de buenas noticias para la humanidad y no profetas de desventuras’”

Coment� la nota