El Papa: asumir con mayor responsabilidad y coraje, el desafío de la misión

El Papa: asumir con mayor responsabilidad y coraje, el desafío de la misión

Mensaje del Santo Padre a los participantes en la Asamblea General de los Directores Nacionales de las Obras Misionales Pontificias, reunidos en Roma, en la Fraterna Domus de Sacrofano, del 27 de mayo al 1 de junio.

“La celebración del Mes Misionero Extraordinario, el próximo octubre, representa un momento propicio para involucrar a todos los bautizados en asumir, con mayor responsabilidad y coraje creativo, el desafío que nos presenta la misión de hoy”, lo escribe el Papa Francisco en un Cartadirigida a Mons. Giampietro Dal Toso, Presidente de las Obras Misionales Pontificias (OMP), con ocasión de la Asamblea General de sus Directores Nacionales, quienes están reunidos en la Fraterna Domus de Sacrofano (Roma), del 27 de mayo al 1 de junio.

Despertar la conciencia de la missio ad gentes

En su misiva, el Santo Padre alienta a los Directores Nacionales de las Obras Misionales Pontificias, a que “los trabajos de estos días susciten un compromiso renovado en favor de la acción misionera de la Iglesia, llamada a anunciar el Evangelio a toda criatura despertando la conciencia de la missio ad gentes”. En esta perspectiva – el Obispo de Roma citando la Evangelii gaudium, 15 señala que – la celebración del Mes Misionero Extraordinario, el próximo octubre, representa un momento propicio para involucrar a todos los bautizados en asumir, con mayor responsabilidad y coraje creativo, el desafío que nos presenta la misión de hoy: convertirnos en el paradigma y la forma de la vida ordinaria de la Iglesia y de toda su actividad pastoral.

Asimismo, en su Mensaje el Papa Francisco renueva su gratitud a todos aquellos que pertenecen a las Obras Misionales Pontificias y les recuerda que: “son la red mundial de oración y caridad misionera del Sucesor de Pedro”. En este sentido, el Pontífice los invita a continuar con su “ferviente actividad, que cumple el deber universal indispensable de la Iglesia de anunciar a Jesucristo a todos y de testimoniarlo con celo apostólico, hasta los confines de la tierra”. Antes de concluir su misiva, el Santo Padre les asegura su afecto y sus oraciones e invoca la ayuda del Espíritu Santo.

Coment� la nota