El Obispo platense pidió que no condenen a La Plata "a ser la hermanita pobre: la cenicienta de Capital Federal"

El Obispo platense pidió que no condenen a La Plata

El arzobispo de La Plata reclamó hoy inversiones en el Aeropuerto de La Plata, tal como había pedido poner en marcha en plenitud su Puerto. Criticó que "la cercanía" con Capital Federal sea la excusa para no avanzar en ese sentido, y enumeró capitales más pequeñas, a menos distancia de otros aeropuertos, que cuentan con uno propio.

Una semana después de reclamar las obras necesarias que para apuntalar el desarrollo de la región, con el Puerto de la capital provincial, el arzobispo de La Plata, Victor Fernández reclamó, también, inversión en el aeropuerto de la ciudad capital, y lamentó que La Plata esté condenada a ser “la hermanita pobre; la vecina cenicienta de Buenos Aires”, por su proximidad. De esa forma, el sucesor del polémico Héctor Aguer, cuestionó que se normalice la distancia con Capital Federal como traba para el desarrollo de emprendimientos que serían claves en la región, y demostró que ese tipo de situaciones no se registran en otros puntos del país.

A través de una carta, Fernández aseguró que “hay capitales de provincias diez veces más pequeñas en La Plata, y que –sin embargo- tienen aeropuerto propio, y vuelos regulares”.

En ese sentido, enumeró los casos de “Viedma tiene 80.000 habitantes (diez veces menos que La Plata), Santa Rosa tiene 105.000 habitantes, San Juan tiene 115.000 habitantes”, y, sin embargo, las tres poseen aeropuertos activos”. En ese punto, critico la naturalización de la situación actual en La Plata, al asegurar que si la objeción para no desarrollar un aeropuerto propio es que “está muy cerca de Aeroparque”, en Capital  Federal, “recordemos que el aeropuerto de Paraná está a 52 kilómetros del aeropuerto de Santa Fe y que el aeropuerto de Corrientes está a sólo 37 kilómetros del aeropuerto de Resistencia”.

“La única razón que habría para justificar esta situación es que La Plata está condenada a ser la hermanita pobre, la vecina cenicienta de Buenos Aires”, sostuvo Monseñor Fernández.

En su carta pública, una interesante herramienta de comunicación que el prelado comemnzo a utilizar desde las últimas semanas para opinar de aspectos que hacen al desarrollo económico y social de La Plata, Fernández insistió con la necesidad de darle mayor operatividad al puerto: “Esto se agrava si hablamos del puerto de La Plata, ya que está listo para funcionar a pleno, con el mejor equipamiento y una importante capacidad”, afirmó

En ese sentido lamentó que “parece estar instalada la resignación, que no es una buena compañera. Provoca un espíritu de mera sobrevivencia, mata sutilmente las utopías y la iniciativa. Es parasitaria y cómoda. A la larga genera diversas formas de una violencia que a veces provoca episodios de inseguridad que nos avergüenzan”

“La resignación no es invencible, y en La Plata, Ensenada y Berisso hay un humus fecundo capaz de hacer brotar muchos proyectos. Es la tierra fértil formada por una población de inmigrantes que vinieron con ganas de más. Al mismo tiempo, en esta región abundan profesionales bien capacitados como para generar una inventiva realista y eficaz”, concluyó el religioso.

Coment� la nota