Monseñor Cercano al Papa advierte que “el mundo está yendo hacia una destrucción”, producto de la contaminación ambiental

EL presidente del Departamento de Justicia y Solidaridad (DEJUSOL) del Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (CELAM), monseñor Pedro Barreto Jimeno, advirtió hoy que “el mundo está yendo hacia una destrucción” producto de la contaminación ambiental, que atribuyó al "capitalismo" globalizado.

Sin embargo, destacó que existe un principio de “epidemia de ecología integral”, sobre la que dijo que es “positiva y no tiene vacuna”, y consideró “que se va contagiando” para que todos los ciudadanos sean "auténticos" con el fin de "no vivir en las apariencias" y reprueben la idea de una "sociedad consumista" que lleva a la "deshumanización".El sacerdote jesuita, arzobispo de la ciudad peruana de Huancayo y cercano al papa Francisco, efectuó estas declaraciones en un alto que hizo en los seminarios preparatorios para la 22° Conferencia de las Partes (COP 22) de Naciones Unidas -a celebrarse en Marruecos entre el 7 y el 18 de noviembre próximo-, que comenzaron el jueves último y finalizarán mañana en el Palacio de las Aguas Corrientes, situado en la calle Ayacucho 751, del barrio porteño de Balvanera.Estos seminarios fueron organizados por la Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro -espacio académico plural inspirado por el Sumo Pontífice- junto al gobierno nacional y al Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH) de la UNESCO, dependiente de las Naciones Unidas.“Los científicos y el papa Francisco en el primer capítulo de la encíclica ‘Laudato Si’ hablan del grave problema del planeta Tierra. El mundo está yendo hacia una destrucción debida al cambio climático irreversible y está afectando principalmente a las poblaciones más pobres”, enfatizó Barreto Jimeno en una entrevista concedida a la Cátedra.El arzobispo, quien luce sobre su pecho una cruz que le obsequió Francisco, atribuyó en línea con el Santo Padre la contaminación ambiental al "capitalismo" globalizado, basado en una “inequidad” caracterizada por “ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres”. “Cuando hablamos de economía estamos hablando de ‘oikos’, del griego casa u hogar, y ‘nomos’, distribuir. La economía, en realidad, debe proveer una justa distribución de los recursos. La doctrina social de la Iglesia Católica, y el papa Francisco insiste sobre eso en la ‘Laudato Si’, deja claro que Dios ha dado todos los recursos para todos, no para unos cuantos”, manifestó.  Monseñor, en ese sentido, alertó que “el meollo más importante del asunto es cómo recuperar una visión económica de distribución equitativa y no seguir con la línea economicista en la que el consumo es más importante que el hombre”. Y completó: “El papa Francisco dice muy claramente que el dinero no debe gobernar a la persona y, lamentablemente, eso es lo que está pasando en el mundo”.El director general de la Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro, el antropólogo Luis Liberman, coincidió con el arzobispo y recordó una reunión que él mantuvo con el Sumo Pontífice. “En una entrevista personal que tuvimos, el Papa me dijo que lo que tenemos que repensar es la naturaleza del Estado vinculada a  la distribución de la riqueza. Lo que nos está planteando el Papa es empezar a generar políticas públicas que den cuenta de los límites del capitalismo globalizado”, resaltó el antropólogo.Liberman estimó que “no podremos cambiar la matriz de combustibles fósiles en dos años por una matriz de energías renovables”, ya que “estos procesos llevan tiempo y estudios minuciosos”. No obstante, aseguró: “Tenemos la oportunidad en este recorrido de trabajar en la adecuación y actualización de la formación en oficios a la matriz energética que se implementará, cambiar los insumos tecnológicos, modificar el modelo normativo, fortalecer los sistemas de control y atacar el sistema corrupto funcional a un modo de dominación hegemónico”.El arzobispo, por último, llamó a “dejar todo lo que divide” y sumarse a este “concepto de ecología integral como algo que nos ayuda a todos nosotros a ser auténticos, a no vivir en las apariencias, a vivir en la verdad”.La Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro es una iniciativa de la Fundación Panamericana para el Desarrollo Integral de Altos Estudios, acompañada por la Fundación para los Estudios Internacionales (FUNPEI), el Instituto del Diálogo Interreligioso, la asociación civil Miserando, la Universidad Nacional de Villa María y la Universidad Nacional de Rosario (UNR), constituyendo a su vez una red de instituciones públicas y privadas, tales como otras universidades nacionales y extranjeras, además de organizaciones sindicalesPara obtener mayor información sobre los seminarios preparatorios para la COP 22, llamar por teléfono a la sede principal de la Cátedra del Diálogo y la Cultura del Encuentro de lunes a viernes, de 10 a 20, al +54 (011) 5032-3103; y/o visitar el sitio de internet www.encuentromundi.org.

Coment� la nota