Mons. Stanovnik: “La Cuaresma también es un tiempo de conversión para la dirigencia”

Mons. Stanovnik: “La Cuaresma también es un tiempo de conversión para la dirigencia”

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, aseguró que el camino de conversión que conlleva la Cuaresma “es hoy, en cierto modo, válido para todos los argentinos, pero en particular para las autoridades y toda la dirigencia política que tiene la responsabilidad de poner todo el esfuerzo, honestidad y capacidad investigativa, para alcanzar la verdad, única base de la justicia ante la muerte del señor fiscal, doctor Natalio Alberto Nisman”. 

Instó también a intensificar la Oración por la Patria en todas las comunidades y a permanecer “unidos en la plegaria junto a los hermanos de otras confesiones cristianas y de otros credos”.

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, destacó que “el tiempo de la Cuaresma es un tiempo para convertirnos a Dios y suplicar la gracia de reconciliarnos con Él, porque Él es bondadoso y compasivo” y, tras preguntarse “cómo se hace para retomar el camino de la gracia, del amor de Dios y del amor al prójimo”, respondió: “Ante todo, fijemos nuestra mirada en Jesús y recordemos la advertencia que escuchamos en el Evangelio de hoy: tengan cuidado de no hacer las cosas para que la gente los vea. Y, para darse a entender mejor, Jesús alude a tres comportamientos: primero, cuando se da una limosna; luego, cuando se ora; y, por último, cuando se ayuna”. 

“En los tres casos, Jesús advierte sobre grave peligro que amenaza al ser humano cuando se coloca en el centro para mirarse y para ser mirado por los otros. ‘Les aseguro –dice Jesús– que ellos ya tienen su recompensa’. Obviamente, Jesús no se refiere a las ‘selfie’ fotos, sino a la indiferencia que nos hace insensibles y ciegos a las necesidades de los otros, especialmente de los más pobres”, explicó durante la homilía del Miércoles de Ceniza en la catedral local. 

El prelado sostuvo que “salir y liberarse de ese círculo vicioso e irrespirable de la indiferencia, del resentimiento y de la agresión, es una verdadera gracia de conversión” y agregó: “Volver a Dios nos devuelve la capacidad de ver con ojos nuevos a los que comparten hoy nuestra peregrinación terrestre. Ablanda las durezas de nuestro corazón y amplía los horizontes de nuestra libertad para perdonar y también para recibir el perdón. Nos devuelve la esperanza y la alegría de vivir y de darnos generosamente a los demás”. 

El arzobispo correntino indicó que “el camino de conversión es hoy, en cierto modo, válido para todos los argentinos, pero en particular para las autoridades y toda la dirigencia política que tiene la responsabilidad de poner todo el esfuerzo, honestidad y capacidad investigativa, para alcanzar la verdad, única base de la justicia ante la muerte del señor fiscal, doctor Natalio Alberto Nisman”. 

“Este lamentable acontecimiento nos tiene a todos conmocionados, perplejos y sumidos en la incertidumbre. No obstante, como se expresó la Comisión Ejecutiva del Episcopado, confiamos en las instituciones de la República, para superar las sombras de impunidad que dañan la salud de la democracia”, reiteró. 

Monseñor Stanovnik instó a intensificar en este tiempo cuaresmal la Oración por la Patria en todas las comunidades y permanecer “unidos en la plegaria junto a los hermanos de otras confesiones cristianas y de otros credos. Entremos con toda confianza en este tiempo que nos brinda la Iglesia”. 

“Hagámoslo con serenidad, suplicando la gracia de volver a Dios, de poder experimentarlo como sumamente amado por encima de todas las cosas, para que desde él aprendamos a mirar y a querer a todos, dispuestos a perdonar a los que nos han ofendido, y a estar atentos y sensibles a aquellos hermanos y hermanas a quienes podemos socorrer en sus necesidades”, concluyó.

Coment� la nota