Miles de jóvenes israelíes, marcharon con banderas por la ciudad celebrando el Día de Jerusalén

Miles de jóvenes israelíes, marcharon con banderas por la ciudad celebrando el Día de Jerusalén

Decenas de miles de jóvenes israelíes caminaron por la ciudad vieja de Jerusalem el domingo por la tarde para la Danza de las Banderas en celebración por el Día de Jerusalem y la unificación de la ciudad en 1967.

Estudiantes de varias yeshivás, academias premilitares, seminarios para mujeres jóvenes y otras instituciones religiosas se reunieron en la Plaza del Muro Occidental, los hombres entraron en la Ciudad Vieja por las puertas de Damasco y cruzaron el barrio musulmán, y las mujeres pasaron por la puerta de Jaffa y el barrio judío.

Los jóvenes que marchaban por el barrio árabe comenzaron su desfile cantando y bailando en las puertas de Damasco, alabando y rezando por la unificación de Jerusalem y la toma del Monte del Templo y el Muro Occidental durante la Guerra de los Seis Días de 1967.

Entre estas canciones, a menudo cantadas por niños y niñas durante la marcha, estaba la controvertida canción “Zochreini Na” que recuerda las palabras del héroe bíblico Sansón cuando derribó el templo de Dagon sobre los filisteos que lo habían cegado.

Esta canción fue usada en círculos de extrema derecha como himno a la venganza, donde la palabra “filisteos” fue reemplazada por la palabra “palestinos”.

Pero a pesar del canto de esta canción, así como de varios incidentes en los que los manifestantes se burlaban de los residentes palestinos acordonados en el camino de la marcha, el desfile se llevó a cabo en su mayor parte sin incidentes.

Neria Goodman, estudiante de una yeshiva de hesder en Hispin, en los Altos del Golán, dijo que era importante celebrar el Día de Jerusalem porque… «Esta es nuestra tierra, nuestro país y la tierra de nuestros antepasados».

“Jerusalem es nuestra capital. Logramos liberarlo. No somos invasores. Esta es nuestra tierra. Los árabes tienen muchos otros países donde puede ir, y estamos muy contentos de que Dios haya hecho este milagro por nosotros”, dijo.

El rabino Shai Winter, también de la yeshiva de hesder, dijo que la yeshiva había traído a sus estudiantes al desfile «porque es el viaje del alma de todo el pueblo judío para todas las generaciones».

En respuesta a la pregunta de por qué los miembros de la comunidad religiosa nacional celebran tan activamente el Día de Jerusalem, aunque no sea una fiesta religiosa, Winter insistió en que los eventos en los que se reunía Jerusalén estaban impregnados de significado religioso.

«En este día, cuando Jerusalem fue liberada, hubo mucha providencia de Dios”, dijo.

“Creemos que la mano de Dios guía todos estos procesos. Es un día de fe, de nacionalismo, de religión, de la Torá, y es una revelación de la presencia de Dios”, dijo, y añadió que el pueblo judío “sigue esperando para ir al templo y descansar completamente de la presencia divina allí”.

Rechazó la frecuente preocupacion, que en los últimos años se había expresado con frecuencia, de que la marcha por Jerusalem hubiera asumido un carácter nacionalista e incluso jingoísta, afirmando que “era importante que todo el pueblo judío supiera y demostrara que toda Jerusalem pertenecía al pueblo judío”, y añadiendo que “no había intención de insultar o humillar a nadie”.

“Una provocación constantes es que en este lugar apuñalan a los judíos con un cuchillo, lo que es mucho más que una provocación. Si los judíos no pueden caminar con seguridad, es un crimen de odio”, agregó.

Rami Amsalaam, propietario de una tienda en el Barrio Musulmán, dijo que hubo incidentes de empujones y maldiciones en un momento dado entre los manifestantes y algunos residentes, pero nada más grave que eso.

Dijo que cada año la marcha causa algunos daños, pero en general no se preocupa por el desfile y espera que el día pase rápido y sin incidentes.

“Abro mi tienda, me siento aquí y no molesto a nadie, y ellos no me molestan a mí. Así es”.

Sin embargo, los trabajadores de la panadería Abu Sabich, también en el barrio musulmán, eran menos optimistas.

Uno de ellos calificó a los manifestantes de “racistas” y dijo que pasar por el barrio musulmán es como una provocación, afirmando que podían entrar por la puerta de los Jaffas “sin causar ningún problema”.

Otro se sintió menos molesto por el desfile en general, pero se opuso al hecho de que se celebrara este año durante el Ramadán, el mes musulmán del ayuno, diciendo que debería haberse pospuesto y que era irrespetuoso para los musulmanes.

Una vez que la marcha cruzara el barrio musulmán, muchos miles de personas finalmente llegaron a la Plaza del Muro Occidental, donde el tradicional concierto, provocó el canto y el baile acompañado por el cantante Benny Friedman y en presencia del rabino principal, el alcalde de Jerusalem, Moshé Lion y otros dignatarios.

Coment� la nota