El Gobierno argentino minimizó la advertencia del Papa

El Gobierno argentino minimizó la advertencia del Papa

Capitanich consideró que no es "ni siquiera una cuestión relevante" la preocupación de Francisco sobre la situación del país. Aníbal Fernández dijo que "no es un tema que hay que evaluar".

El gobierno argentino estimó este martes que el papa Francisco no tuvo "vocación de agraviar" a México cuando advirtió en una carta privada del riesgo de una "mexicanización" de la Argentina por el avance del narcotráfico.

"No es un tema que hay que evaluar porque hace referencia a un Estado soberano con el que yo no quiero meterme. Y no creo que su Santidad haya tenido vocación de agraviar a nadie. No lo creo eso", declaró hoy el secretario general de la Presidencia argentina, Aníbal Fernández.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, consideró por su parte que no le parecen "relevantes" las expresiones de Francisco.

"En mi caso personal, no voy a hacer ningún comentario sobre estas expresiones. No me parece que sean, ni siquiera, una cuestión relevante", señaló el ministro coordinador en su habitual conferencia de prensa matutina en la Casa de Gobierno en Buenos Aires.

Capitanich señaló que el papa Francisco habló sobre esta problemática porque forma parte "de su agenda comunicacional y de principios en las que pregona una serie de fundamentos a su análisis a la realidad mundial, entre los cuales engloba el tema del narcotráfico".

"El tema narcotráfico es un fenómeno de carácter mundial extremadamente complejo", advirtió el jefe de Gabinete, quien señaló a Estados Unidos como "el mayor consumidor de drogas".

La expresión fue usada por el papa en un mensaje privado dirigido a Gustavo Vera, legislador porteño y titular de la organización no gubernamental "La Alameda", con la que el argentino Jorge Bergoglio trabajaba antes de asumir al frente de la Iglesia católica.

En su correo, Francisco le escribió a Vera: "Veo tu trabajo incansable a todo vapor. Pido mucho para que Dios te proteja a vos y a los alamedenses. Y ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror".

Según el dirigente social, que dio a conocer el contenido del texto a la prensa, antes él le había informado a Francisco acerca del "crecimiento sin pausa del narcotráfico y las próximas denuncias" que realizará la organización al respecto.

Las declaraciones del papa generaron polémica en México. El gobierno mexicano anunció el envío de una nota tras recibir con "tristeza y preocupación" la expresión utilizada por Francisco.

El ministro de Relaciones Exteriores mexicano, José Antonio Meade, dijo que más que "estigmatizar a México" o a cualquier otra región deberían buscarse "mejores enfoques, mejores espacios de diálogo y mayores espacios de reconocimiento de los esfuerzos que México y Latinoamérica hacen" contra este flagelo.

Coment� la nota