George Weigel: San Juan Pablo II cambió el curso de la historia

George Weigel: San Juan Pablo II cambió el curso de la historia

El autor y biógrafo papal, George Weigel, señaló que la vida de San Juan Pablo II es una prueba de que la creencia religiosa y la convicción moral pueden cambiar el curso de la historia.

El lunes 18 de mayo Weigel celebró un seminario en línea por el centenario del nacimiento del Papa peregrino, presentado por el Santuario Nacional de San Juan Pablo II.

Karol Wojtyla nació el 18 de mayo de 1920, fue elegido Papa el 16 de octubre de 1978, murió el 2 de abril de 2005 y fue canonizado el 27 de abril de 2014. Su fiesta es el 22 de octubre, el día que fue nombrado Papa.

Weigel señaló que San Juan Pablo II fue “el gran testigo cristiano de nuestro tiempo, el hombre que hizo que Jesucristo cobre vida para tantos” y que “su propio apostolado invitó a otros a ser discípulos cristianos”.

La presentación de Weigel durante el seminario web fue uno de los muchos eventos organizados por el santuario para conmemorar el centenario del nacimiento de Juan Pablo II. Originalmente, estos eventos se iban a celebrar en persona e incluirían un “simposio de estilo académico”, pero los planes se modificaron debido al brote de COVID-19.

Weigel indicó que Juan Pablo II fue el “Papa del Catecismo y de la devoción de la Divina Misericordia” y explicó cómo “esas dos realidades - verdad y misericordia - se encontraron en su propia vida”, y lo inspiraron a llevarlas a la vida de la Iglesia.

En octubre de 1992, el Papa Juan Pablo II promulgó la nueva edición del Catecismo de la Iglesia Católica; y en el 2000 designó el domingo después de Pascua como “Domingo de la Divina Misericordia”.

Weigel señaló que San Juan Pablo II como Papa demostró que “el poder de la convicción religiosa y moral” es mejor que las disciplinas seculares como la economía o el derecho “para cambiar la historia en una dirección más humana”.

Weigel señaló que el legado que dejó San Juan Pablo II sobre la Divina Misericordia se siente incluso años después de su muerte, con la inscripción de la fiesta de la santa polaca Faustina Kowalska en el Calendario Romano por el Papa Francisco.

Weigel declaró que los efectos de la Primera y Segunda Guerra Mundial habían “destrozado el tejido moral del mundo occidental”, siendo causantes de todo tipo de dolor y daños personales, pero que la aparición de la Divina Misericordia tenía la intención de sanar estas heridas.

San Juan Pablo II interpretó el “mensaje de la Divina Misericordia que irradia del corazón del Señor resucitado”, “como la respuesta a esa destrucción del tejido moral de la humanidad”, indicó el autor.

“La humanidad necesitaba escuchar el mensaje de la misericordia de Dios, que es lo suficientemente fuerte como para sanar las heridas que nos infligimos”, dijo.

El Santuario Nacional de San Juan Pablo II está ubicado en Washington, D.C., cerca del campus de la Universidad Católica de América. Originalmente llamado Centro Cultural Juan Pablo II, el santuario nacional se estableció en 2011, después de que fue comprado por los Caballeros de Colón. La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos designó el edificio como un “santuario nacional” para el entonces beato Juan Pablo II el 14 de marzo de 2014.

El santuario alberga una exposición sobre la vida y el papado del santo, y una de sus capillas contiene una reliquia de primera clase que está disponible para veneración.

Comentá la nota