San Francisco "60 años caminando juntos con espíritu mariano, franciscano y brocheriano"

San Francisco

Con una carta pastoral, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, dio inicio al año 2021, 60 aniversario de la diócesis.

 

Con motivo de los 60 años que la diócesis de San Francisco cumple en 2021, su obispo, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, envió una carta pastoral a la comunidad titulada "60 años caminando juntos con espíritu mariano, franciscano y brocheriano".

En ella, se desglosan los puntos fundamentales del lema que guiará el año pastoral, “una ocasión que la Providencia nos pone delante para renovar nuestra fidelidad al Evangelio”, según expresó el prelado.

A través de la Bula Fit persaepe del 10 de abril de 1961, el papa san Juan XXIII creó la diócesis de San Francisco y el 30 de setiembre del mismo año asumió como su primer obispo monseñor Pedro Reginaldo Lira.

A 60 años de su creación, monseñor Buenanueva recordó que la diócesis “comenzó su camino en las vísperas del Concilio Vaticano II”. Por lo cual, este ha sido “brújula” y el papa san Juan XXIII, “referencia luminosa para nuestro camino eclesial”. Mirando hacia el futuro, el prelado se preguntó: “¿Qué pasos de conversión nos está impulsando el Espíritu a dar?”.

Sobre la primera parte, “caminando juntos”, el obispo señaló la importancia de “redescubrir la sinodalidad”, para “comprender mejor lo que significa ser una Iglesia diocesana: somos una red de comunidades, carismas y vocaciones. Somos una familia, un cuerpo, un pueblo. Y caminamos juntos, celebrando, anunciando y viviendo el Evangelio. En este espíritu de sinodalidad tenemos que imaginar lo que tenemos por delante”.

 

“Con espíritu”, indica “fuerza interior que nos mueve en ese camino”, mencionó luego monseñor Buenanueva. En este sentido, “animados por el Espíritu, queremos ser una Iglesia diocesana con espíritu alegre, misionero, y valiente. Este año de celebración, vivido con sencillez en cada comunidad cristiana de la diócesis, debe ser un renovado Pentecostés”.

Asimismo, el lema indica un espíritu “mariano”, proponiendo a la Virgen “en su fe confiada e intrépida en Dios, en su silencio orante y contemplativo, en su valentía misionera y en su servicio a los más pobres vemos reflejado, como en un espejo, el espíritu que nos habita e impulsa”. El obispo también animó a acompañadas con la figura de San José, con la guía de la carta Patris corde.

El año también es en espíritu “franciscano”, por el mismo nombre de la ciudad y la diócesis. “San Francisco de Asís nos invita a vivir la fraternidad que nace del Evangelio. La Iglesia está llamada a ser una gran familia. El Espíritu de Jesús nos anima a vivir alegres y confiados en la presencia del Padre. Estamos llamados a ser así artesanos de fraternidad”, agregó monseñor Buenanueva. Este santo es también “el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad”.

Finalmente, el lema marca el espíritu “brocheriano”, para imitar “la pasión evangelizadora de Brochero tiene una fuente muy clara: Jesús, el Señor, buscado, amado e imitado con verdadero fervor. Jesucristo, anunciado también como verdad que sana, eleva y dignifica a todos. Ese amor lo llevó a identificarse con los serranos que, por eso, reconocieron en él a un pastor que los amaba con ternura y verdad”.

Monseñor Buenanueva llamó a la comunidad a vivir el 2021 como “una Iglesia diocesana en misión: busquemos juntos cómo celebrar estos sesenta años renovando nuestra pasión misionera. Seguramente seguirán presentes en nuestra vida muchos límites y restricciones”, advirtió con las algunas preguntas, pero con confianza: “Que María Santísima y san José, san Francisco de Asís y san José Gabriel inspiren nuestro caminar como Iglesia diocesana. A ellos los encomiendo. ¡Sigamos caminando juntos con espíritu mariano, franciscano y brocheriano!”, concluyó. El próximo 6 de marzo será la Jornada de inicio del Año Pastoral en San Francisco. 

Comentá la nota