Este lema alienta conmemoración de 500 años de primera Misa en Argentina

Este lema alienta conmemoración de 500 años de primera Misa en Argentina

El Obispo de Río Gallegos (Argentina), Mons. Jorge García Cuerva, dio a conocer el lema que alienta la celebración de la primera Misa realizada en ese país hace cinco siglos.

“500 años: Celebración y Encuentro” es el lema que será destacada en cada actividad programada entre el 31 de abril y 2 de mayo y que además tendrá como protagonistas a los jóvenes y migrantes. 

La primera Misa en Argentina fue presidida por el sacerdote español Pedro de Valderrama el 1 de abril de 1520, en Puerto San Julián, Río Gallegos.

El navegante portugués que realizó la primera expedición europea desde el océano Atlántico hacia el océano Pacífico, descubriendo así lo que hoy se conoce como el estrecho de Magallanes, Hernando de Magallanes, fue quien solicitó la Eucaristía.

En conferencia de prensa realizada el 9 de marzo, Mons. García explicó que este importante acontecimiento es “Eucaristía, verdadera comida con sabor a todos”, por lo que es necesario “pensar qué nos dice la historia a nosotros”.

“Magallanes y Elcano dieron vuelta al mundo y nosotros estamos desafiados como cristianos a dar vuelta el propio mundo, primero del corazón y de la mente, para poder generar un mundo más social y equitativo, en donde podamos vivir la civilización del amor”.

Así como “en la mesa de Jesús hubo lugar para todos”, “en nuestras mesas, no sólo en la mesa del altar sino en nuestra sociedad, ¿hay lugar para todos? ¿Somos capaces de repensarnos como sociedad para no dejar a nadie afuera?”, cuestionó.

En ese sentido es necesario “vivir las implicancias sociales y el modelo social de la Eucaristía, que es alimento para todos”, alentó el Obispo.

Mons. García explicó que el lema “significa estar todos sentados en la mesa de Jesús, lo cual implica también desencuentros. Porque celebrar una misa no significa sólo hacer fiesta. También celebramos los funerales. Nos hacemos cargo de los desencuentros”. 

“Muchas veces no estuvo el espíritu del Evangelio en estas tierras, sino que de la mano de los conquistadores hubo violencia y atropello en nombre de Dios”, precisó.

En ese sentido, el Obispo de Río Gallegos invitó a ser “cristianos antigrieta” y pensar "en lo que nos une”, “pensar en el cuerpo de Cristo, en el hermano, no solamente en la Eucaristía. No quedarnos en el altar, alimento con sabor a todo, sino también pensarlo en el cuerpo del hermano con el compromiso de la misión y de transformar el mundo al lado de los más pobres”, sostuvo.

Mons. García también alentó a “contagiar la alegría del Evangelio, queremos que sea una experiencia misionera. Cuando Europa perdió el sabor de las especias, perdió también el miedo y se arrojó al mar, salió a buscar”.

“Nosotros como Iglesia también hemos perdido nuestro sabor. Hemos perdido personas, hemos perdido prestigio y protagonismo en la sociedad civil. Entonces, al igual que Magallanes, debemos perder el miedo y arrojarnos al mar. Y eso es ser testigos de Jesús en este mundo, en esta cultura nueva, con lenguajes, con códigos distintos, pero que necesita del Evangelio de Cristo”, finalizó.

El aniversario de la primera Misa en territorio argentino tendrá como protagonistas a los jóvenes y migrantes “porque son los preferidos en el corazón de Jesús, y queremos que se vea la diversidad de nuestra sociedad”, manifestó Mons. García.

Ese espíritu festivo será acompañado por números artísticos y musicales que mostrarán “la diversidad de las diversas colectividades de la Patagonia” como por ejemplo, la comunidad de Pico Truncado de Santa Cruz, con una representación histórico cultural; el grupo Filocalia, el ballet de San Julián y el grupo Toco para Dios, entre otros.

El martes 31 de marzo desde las 2:00 p.m. habrá charlas, actividades recreativas y una carpa misionera con distintas propuestas. 

A eso de las 7:00 p.m., el presidente de la Conferencia Episcopal de Argentina (CEA)  y Mons. Oscar Ojea, presidirá la Misa de vísperas. 

La Misa central se realizará el 1 de abril a las 12:30 p.m. presidida por el delegado del Papa Francisco y Arzobispo de Montevideo (Uruguay), Cardenal Daniel Sturla. Participarán unos 30 obispos argentinos y el clero diocesano.

Por la tarde, se realizará una caminata joven hacia el altar donde se celebró la primera Eucaristía en territorio argentino.

En la medianoche, se entonará el himno nacional para anunciar un nuevo aniversario de la Guerra de Malvinas y al día siguiente se celebrará la Misa crismal, un homenaje a los caídos en Malvinas, con la participación de autoridades de las fuerzas armadas y veteranos de guerra.

Las actividades son organizadas por la Diócesis de Río Gallegos junto con el municipio de San Julián, el gobierno de la provincia de Santa Cruz y las iglesias evangélicas locales.

Comentá la nota