Esos nueve fragmentos de huesos que el Papa Montini quería a su lado

Esos nueve fragmentos de huesos que el Papa Montini quería a su lado

El precioso regalo de Francisco a Bartolomé es el resultado de la investigación de la arqueóloga Margherita Guarducci.

El don que el Papa Francisco, sucesor del Apóstol Pedro, ha querido hacer sin previo aviso al Patriarca de Constantinopla Bartolomé, sucesor del Apóstol Andrés, está inseparablemente ligado a la memoria de san Pablo VI. Fue él quien, el 26 de junio de 1968, dos días antes de la solemne conclusión del Año de la Fe, anunció por sorpresa el descubrimiento de las reliquias atribuidas a Pedro durante la audiencia general del miércoles.

Fue Pío XII, en junio de 1939, inmediatamente después de su elección, quien ordenó el inicio de las excavaciones bajo la Basílica de San Pedro, confiando la dirección a Monseñor Ludwig Kaas. Las excavaciones habían durado diez años y habían llevado al descubrimiento de la sepultura del apóstol, pero no de sus reliquias. En el radiomensaje de Navidad de 1950, el Papa Pacelli pudo anunciar con alegría y emoción: “¿Se ha encontrado realmente la tumba de San Pedro? A esta pregunta la conclusión final de los trabajos y estudios responde con un ‘sí’ muy claro”.

Por lo tanto, se presentaba en correspondencia con lo que había afirmado durante el pontificado del Papa Ceferino (199-217) el sacerdote romano Gayo, quien, dirigiéndose a Proclo, seguidor de la herejía del montanista, había escrito: “Si quisieras venir al Vaticano y a la Vía Ostiense, podrás ver los trofeos [es decir, las tumbas] de aquellos... que han fundado esta Iglesia”, es decir, de Pedro y Pablo.

En 1952 se reanudaron los trabajos de excavación y también fue involucrada la arqueóloga Margherita Guarducci. Bajo el altar papal de la Basílica se encontró una edificación funeraria apoyada en una pared contemporánea, que data de alrededor del año 150, llamado "pared roja" por su color y particularmente preciosa por los numerosos grafitos superpuestos, que la estudiosa había descifrado. Todas ellas contienen invocaciones a Pedro, a los cuales a veces se vinculan los nombres de Cristo y de María. Uno de estos grafitos es fundamental, ya que data del año 160, en el que se lee en griego las palabras Petros enì“Pedro está aquí”. La anotación parece por lo tanto indicar el lugar preciso de la sepultura del apóstol.

La profesora Guarducci había encontrado en una caja, en los locales de las Grutas Vaticanas, los huesos que habían sido recogidos en el lóculo identificado como la tumba de Pedro. “En 1964, llegué a la certeza de la identificación; en 1965 publiqué por primera vez los resultados obtenidos... las excepcionales reliquias de Pedro provenientes de una tumba científicamente comprobadas y declaradas auténticas por los más rigurosos exámenes científicos, demuestran con absoluta certeza que la iglesia de Roma está fundada ya no metafóricamente sino realmente sobre Pedro”.

Los huesos, después de ser analizados, pertenecen a un solo hombre, de constitución robusta, que murió en la vejez. Estaban incrustados con tierra y demostraban que habían sido envueltos en una tela de lana de color púrpura y tejidos con oro, una sepultura particularmente preciosa. Representan fragmentos de todos los huesos del cuerpo, con la excepción del fragmento más pequeño de los de los pies. Un detalle significativo, que recuerda la circunstancia de la crucifixión al revés y los resultados causados en el cuerpo, es decir, el desprendimiento de los pies, debido a la exposición prolongada en el lugar de la tortura.

El 26 de junio de 1968, Pablo VI anunciaba: “Se han llevado a cabo nuevas investigaciones muy pacientes y muy precisas, con resultados que nosotros, reconfortados por el juicio de personas competentes y prudentes, consideramos positivos: incluso las reliquias de San Pedro han sido identificadas de tal manera que podemos considerarlas convincentes, y elogiamos a aquellos que han empleado un estudio muy cuidadoso y un largo y gran esfuerzo”.

“No se agotarán con esto las investigaciones, los controles, las discusiones y las controversias”, continúa el Papa Montini. “Pero por nuestra parte nos parece que es nuestro deber, en el estado actual de las conclusiones arqueológicas y científicas, dar a vosotros y a la Iglesia este feliz anuncio, obligados como estamos a honrar las sagradas reliquias, apoyados por serias pruebas de su autenticidad.... y, en este caso, más solícitos y exultantes debemos ser, cuando tenemos razones para creer que se han encontrado los pocos, pero sagrados, restos mortales del Príncipe de los Apóstoles”.

Margherita Guarducci ha descrito: “Pablo VI era inamovible, resistiendo a toda presión, a la hora de anunciar el resultado del que estaba perfectamente convencido, a saber, la identificación no sólo de la tumba, sino también de los restos mortales del apóstol Pedro”. Hay que decir que otro estudioso, el jesuita Antonio Ferrua, que había excavado la tumba, no concordará con las conclusiones de Guarducci.

De esos huesos que ahora se conservan en la necrópolis bajo San Pedro, Pablo VI se hizo entregar nueve fragmentos, para conservarlos en la capilla privada del apartamento papal, dentro de una caja de bronce con la siguiente inscripción: “Ex ossibus quae in Arcibasilicae Vaticanae hypogeo inventa Beati Petri Apostoli esse putantur” (De los huesos encontrados en el hipogeo de la Basílica Vaticana, que se cree que son del Beato Pedro Apóstol).

El cofre que contenía los nueve fragmentos óseos había sido exhibido abierto en el atrio de la Basílica Vaticana junto al altar por deseo del Papa Francisco con ocasión de la Misa conclusiva del Año de la Fe, celebrado el domingo 24 de noviembre de 2013. Con este don se refuerza aún más la relación entre Roma y Constantinopla, en memoria de un Papa – Pablo VI – que fue protagonista de pasos fundamentales en el camino ecuménico después del histórico encuentro en Jerusalén con el Patriarca Atenágoras.

Coment� la nota