Crisis de abusos: La Iglesia estadounidense pagó más de 250 millones de dólares

Crisis de abusos: La Iglesia estadounidense pagó más de 250 millones de dólares

La cifra incluye compensaciones a víctimas, apoyo a perpetradores y costas en abogados. Los obispos reconocen que se duplicaron las denuncias. Entre julio de 2017 y junio de 2018 recibió 1.455 acusaciones formales. Más de la mitad son anteriores a 1975.

El presidente del episcopado de Estados Unidos, cardenal Daniel DiNardo, reconoce que "aunque se ha hecho mucho para asegurar que el ministerio a los supervivientes y la protección de los vulnerables son valores centrales en la Iglesias, hay que hacer mejoras".

Entre el 1 de julio de 2017 y el 30 junio de 2018 la Iglesia estadounidense recibió casi 1.500 nuevas denuncias por abusos sexuales de menores, en mayor parte de víctimas ya adultas pero también de supervivientes que aún son niños.

Esa es la principal conclusión de una nueva auditoría independiente encargada por la Conferencia Episcopal Estadounidense (USCCB, por sus siglas en inglés), que refleja que las denuncias por crímenes de esa índole se han duplicado en el último año. Sobre todo, según la propia USCCB, por la adopción en los últimos doce meses de nuevos programas de compensación y reconciliación en cinco diócesis de Nueva York.

El nuevo informe de la USCCB detalla que entre 2017-2018 un total de 1.385 víctimas adultas presentaron un total de 1.455 denuncias por pederastia. En 2016-2017, la cifra fue 693 nuevas acusaciones presentadas por 652 supervivientes.

Un 55% de los abusos alegados en el último informe habrían tenido lugar antes de 1975, un 41% entre 1975 y 1999, y el 1% -o lo que es lo mismo, dos denuncias- después del año 2000.

De las nuevas denuncias presentadas en el último periodo, no obstante, 26 afectan a víctimas todavía menores a día de hoy, 12 chicos y 14 chicas.

La USCCB informa que tres de estas denuncias han sido sustanciadas y se ha procedido a apartar del ministerio activo en cada caso al religioso involucrado. Son acontecimientos que el presidente de la Junta Nacional de Revisión de la Iglesia estadounidense, Francesco Cesareo, ha calificado como "preocupantes".

"Estas denuncias actuales apuntan a la realidad de que el abuso sexual de menores por el clero no debe ser considerado por los obispos como una cosa del pasado o un recuerdo distante", ha afirmado Cesareo.

Por su parte, el presidente de la USCCB, el cardenal Daniel DiNardo, ha reconocido que "aunque se ha hecho mucho para asegurar que el ministerio a los supervivientes y la protección de los vulnerables son valores centrales en la Iglesias, hay que hacer mejoras". "Tenemos que rededicarnos continuamente al cumplir con nuestra promesa de proteger y comprometernos con el sanar. No una vez, ni dos veces, sino todos los días", ha afirmado el también arzobispo de Galveston-Houston.

Coment� la nota