San Basilio El Grande: Conoce al santo Doctor de la Iglesia que unió Oriente y Occidente

San Basilio El Grande: Conoce al santo Doctor de la Iglesia que unió Oriente y Occidente

Este 2 de enero se celebra en Occidente la fiesta de San Basilio El Grande, hombre contemplativo, caritativo, de fe inquebrantable que unió Oriente y Occidente: es santo de la Iglesia ortodoxa, uno de los cuatro principales Padres de la Iglesia Griega, y santo y Doctor de la Iglesia Católica.

 

San Basilio provenía de un lugar que desbordaba santidad: nació en el 330 en el seno de una familia santa de Cesarea, Capadocia. Su hermano, Gregorio de Nisa, y su hermana, Macrina, también son santos, al igual que su erudita abuela, Santa Macrina. Su mejor amigo en su juventud fue San Gregorio de Nacianceno.

Después de dar todos los indicios de que tendría una brillante carrera académica, ya que estudió con los mejores filósofos y maestros de Constantinopla, Basilio abandonó repentinamente el mundo y decidió convertirse en ermitaño en el desierto. 

A su vez fue bautizado, y después de visitar los monasterios de Siria, Palestina, Mesopotamia y Egipto, finalmente se estableció junto al río Iris en Ponto en 358. Fue allí donde, para su disgusto, atrajo a tantos seguidores que fundó el primer monasterio en Asia Menor, aunque no tenía un entrenamiento formal de ese tipo.

El santo siguió el ejemplo de su hermana en términos de fundar una comunidad contemplativa, ya que Santa Macrina comenzó una vida monástica para mujeres años antes de que su hermano lo hiciera para hombres.

La Regla de San Basilio fue única porque fue escrita en un formato catequético –es decir, de preguntas y respuestas–, y se basaba en lograr que grupos de hombres vivieran juntos en armonía a partir de sus propias respuestas. Tuvo mucho éxito y su Regla se sigue en Oriente hasta el día de hoy, con su equilibrio de trabajo duro y práctico y largos períodos de contemplación.

Basilio pudo haber pasado el resto de su relativamente corta vida como ermitaño, pero en 365 su amigo, Gregorio de Nisa, imploró su ayuda para combatir la herejía arriana, que estaba devastando la cristiandad, especialmente en Oriente, con su negación de la divinidad de Jesucristo. Basilio se unió a su amigo en la lucha, dejando atrás a sus monjes en el proceso.

Ese mismo año fue ordenado presbítero de la Iglesia de Cesarea.

Basilio demostró ser uno de los grandes colaboradores de su época, y junto con San Gregorio de Nacianceno compiló la “Filocalia”, una antología de los escritos de Orígenes que contribuyó enormemente al conocimiento del cristianismo primitivo.

Basilio fue proclamado obispo de Cesarea en el año 370, tras la muerte del ordinario local, Eusebio. Como casi todo lo demás en su vida, este paso también fue exitoso, a pesar de que Eusebio siempre había mirado a Basilio con dudas. 

Al principio, su rebaño no era muy acogedor. Sin embargo, Basilio encargó de inmediato un colosal hospital que, en el momento de su inauguración, se consideraba una maravilla del mundo.

También abrió un hospicio, un refugio para personas sin hogar, y comenzó y dirigió un “centro de alivio del hambre”, trabajando él mismo en el comedor de beneficencia. Por otro lado, luchó enérgicamente contra el comercio de la prostitución, que era poco menos que una forma de esclavitud femenina como lo es hoy.

Sin embargo, su episcopado no fue uno solo de preocupaciones por la justicia social. Quizás fue más conocido como predicador y por haber dejado una gran cantidad de escritos teológicos, homilías, sermones, manuales de ética y  más de 400 cartas.

Además de sus contribuciones a la vida contemplativa, la liturgia, las obras caritativas para los pobres y la reforma del clero, Basilio fue ascendido aún más en la escala eclesiástica para convertirse en el Metropolitano de Cappodocia, lo que significó tener poder sobre todos los demás obispos en el área circundante que, irónicamente, se había opuesto a su elevación al episcopado en primer lugar. 

Según el teólogo cristiano Walter Nigg: “Basilio era el tipo de persona que cultivaba la amistad y escribió de sí mismo que siempre había tenido muchos buenos amigos. Su personalidad irradiaba una bondad que calentaba a sus compañeros como los rayos del sol. 'No hay suficiente caridad', solía decir. ”.

Basilio fue un hombre que cultivaba tanto el aprendizaje como el amor, y el amor por el aprendizaje, de modo que ambos eran casi inseparables. 

Por mucho que pareciera ser uno de los más grandes doctores de la Iglesia, él mismo se veía a sí mismo como un fracaso, y esto no era una falsa modestia. Una vez dijo de sí mismo: “Por mis pecados, parece que no tengo éxito en todo”. Basilio, por supuesto, no solo no fue un fracaso, sino un éxito incomparable, por lo que incluso durante su vida fue llamado “El Grande”.

Al morir, el 1 o 2 de enero de 379 (ni siquiera tenía 60 años), llegaron oraciones fúnebres tanto de Gregorio de Nisa como de Gregorio de Nacianceno, exaltándolo por ser “El Grande”. 

Fue un santo que unió Oriente y Occidente.

Comentá la nota