Aretha Franklin, Juanes o Gloria Stefan actuarán ante el papa en Filadelfia

La comunión y el sonido, principales desafíos

La reina estadounidense del soul, Aretha Franklin, el colombiano Juanes y otros artistas cantarán para el papa Francisco en Filadelfia (este de EE.UU.) el 26 de septiembre durante el Encuentro Mundial de Familias Católicas, anunciaron ayer los organizadores.

"Es una verdadera bendición cantar en presencia de su santidad", el papa, aseguró en un comunicado Aretha Franklin, de 73 años, ganadora de 18 premios Grammy. Hija de un pastor bautista de Detroit, la cantante se hizo famosa por temas religiosos. Su primer álbum, Songs of Faith (1956), fue grabado en la iglesia de su padre cuando ella tenía 14 años.

El cantante y compositor Juan Esteban Aristizábal (Juanes), señaló en su cuenta en Twitter que está "profundamente honrado por la invitación a cantar para el papa Francisco". El autor de A Dios le pido dejó entrever que esa podría ser la canción que interpretará ante el Pontífice.

Los organizadores de la visita papal enNueva York pidieron que el evento principal del Papa Francisco en la ciudad sea sencillo, y por ello no han hecho grandes solicitudes para la misa en el Madison Square Garden, arena donde se acostumbra hacer fastuosos espectáculos.

Se espera que el centro de conciertos más famoso del mundo se llene con alrededor de20,000 personas en la misa del próximo 25 de septiembre. En ese evento unos 50 obispos y 200 diáconos ayudarán a dar la comunión.

"Estoy muy honrado", dijo el productor del evento Don Parise al New York Post, sobre su selección para llevar a cabo la multitudinaria misa.

Parise, quien antes produjo el concierto "12-12-12" con estrellas como los Rolling Stones, The Who y Bruce Springsteen para reunir fondos para las víctimas del huracán Katrina, agregó que este será "un evento histórico y uno de los puntos más altos de mi carrera".

El Madison Square Garden está acostumbrado a las altas demandas de las estrellas y en los conciertos puede haber un gran derroche de para satisfacer a los artistas, como con The Who donde se destrozaron guitarras eléctricas o cuando Madonna hizo su show en ropa interior. Es por esto que el Vaticano ordenó mantener todo muy simple y el mayor desafío de este evento será el sonido.

"Lo más difícil es que estamos en una area. El Madison Square Garden es la mejor arena del mundo, pero está construida para deportes y conciertos", dijo Parise. "Lo que hemos creado es muy interesante, una disposición especial. Pusimos el espacio para la orquesta al fondo del escenario. La acústica funciona muy bien".

Entre tanto, el padre Matthew Ernest, quien encabeza la organización de la misa, dijo que todo está funcionando bien en camino al servicio religioso. "El mayor desafío es la distribución de la comunión", indicó Ernest al New York Post.

Comentá la nota