Zollner afirma que el celibato no es la causa de los abusos: “En los últimos 20 años los casos han caído casi a cero”

Zollner afirma que el celibato no es la causa de los abusos: “En los últimos 20 años los casos han caído casi a cero”

El principal experto del Vaticano en la protección de menores da respuestas sobre los clérigos homosexuales en la Iglesia

El padre Hans Zollner SJ, presidente del Centro de Protección de la Infancia de la Universidad Gregoriana de Roma y miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, es el principal experto del Vaticano en la protección de menores. 

La semana pasada viajo hasta Australia y concedió una entrevista muy extensa a la periodista de Catholic Weekly , Catherine Sheehan, sobre lo que la Iglesia ha aprendido a través de la crisis de abuso sexual.

Sobre el porcentaje de clérigos que han cometido abusos, Zollner aseguró que “hay muy pocas estadísticas confiables y se están realizando investigaciones en Australia, Estados Unidos y tal vez otros cinco países. El grado es más o menos consistente de aproximadamente tres, a cinco, a seis por ciento de los sacerdotes en un período específico de tiempo, que se relaciona principalmente con lo que sabemos, donde la investigación ha tenido lugar, desde 1950 a 2010. Pero hay que tener en cuenta que en los últimos 10 a 20 años, dependiendo del país, las cifras han caído casi a cero”.

El jesuita explica que las medidas y códigos de conducta que ha tomado la Iglesia en estos últimos años funcionan. 

La institución más investigada 

Zollner aclara que el abuso no es patrimonio exclusivo de la Iglesia porque “no hay otra institución que haya sido investigada tan exhaustivamente como la Iglesia Católica. E incluso dentro de grupos profesionales, no hay investigaciones que cubran, por ejemplo, maestros de escuelas públicas, psicólogos, médicos, policías, músicos o entrenadores deportivos"

El experto jesuita insiste que, a pesar de que todo abuso que cometa un clérigo es un crimen horrendo que debe ser procesado y castigado, el95% de los abusos que se cometen contra los niños se producen en el ámbito familiar y el otro 5% entre todas las instituciones, entre las que se encuentra la Iglesia Católica.

Preguntado si la Iglesia Católica está haciendo lo suficiente para abordar el problema del abuso sexual infantil, responde: “No podemos hacer lo suficiente. Pero la Iglesia Católica en Australia ha hecho mucho y está ciertamente entre las cinco mejores del mundo”. 

Curación 

¿Es posible que alguien que ha sufrido abuso sexual infantil encuentre la curación?, pregunta la periodista. "He visto víctimas que han recorrido un largo viaje y que dirían que han sido sanadas y se han reconciliado, lo cual es un paso más. Pero esto no es posible sin la ayuda de otros seres humanos, sobre todo los que acompañan, familiares y amigos, en el asesoramiento y la psicoterapia. A veces, un buen número de víctimas [de abusos sexuales] del clero dicen que han sido ayudados en el camino espiritual de curación por sacerdotes o religiosos. Este no es un viaje que sea posible para todos, pero me he encontrado con personas que han dicho que han sido sanados. Y puedo creer eso".

Zollner recalca que el abuso destruye la base misma de la confianza, destruye la confianza en uno mismo, en los demás y en Dios. "Hay un elemento del mal que va más allá del entendimiento humano y ciertamente hay algo que también tiene un componente de alguna presencia maligna en los seres humanos que no es comprensible". 

Elemento homosexual 

Investigaciones independientes de los Estados Unidos han demostrado que el 81% de las víctimas del abuso sexual del clero son niños que están en la pubertad o más allá. ¿Diría usted que hay un elemento homosexual en la crisis del abuso sexual en la Iglesia?, pregunta la periodista. 

"Existe dentro de la Iglesia, los números son como son, y parecen confirmar lo que realmente está sucediendo y lo que ha estado sucediendo. Diría que la homosexualidad ante todo no conduce automáticamente a un comportamiento abusivo, eso está claro. Y agregaría, por mi experiencia y por lo que he leído, que no todas las personas que han abusado, no todos los sacerdotes, hombres que han abusado de los niños se identificarían a sí mismos como homosexuales. Algunos dirían que tenemos una cierta proporción de homosexuales entre el clero, eso está claro ahora y no necesitamos negar eso. Y dado que no se les permitió procesar eso porque [pensaban] o les dijeron que no podían hablar sobre eso, esta homosexualidad se prolongaba y luego se manifestaba, no en las relaciones del mismo sexo con sus compañeros, sino más bien con chicos adolescentes". 

Respecto a evaluar a los seminaristas por tendencias homosexuales, el experto en el Vaticano señala: "Dentro del proceso de admisión de un seminario hay un examen psicológico, al menos creo que existe en todo el país y en otros lugares. El punto no es la heterosexualidad o la homosexualidad para tal proyección, básicamente porque el psicólogo preferiría no investigar eso, sino que se trata de qué tan integrada es la sexualidad, cuán saludable se vive o qué tan inmadura es toda el área de la emoción, de las relaciones, del poder, se viven. Porque la sexualidad no es algo desconectado del resto de la personalidad. Por el contrario, está muy presente". 

Entonces, a pesar de que un porcentaje tan alto de abuso sexual por parte del clero ha sido en contra de los niños, ¿no es motivo suficiente para evitar que alguien con tendencias homosexuales entre al sacerdocio?, le preguntan. 

Zollner responde: No, la Iglesia tiene directrices para eso y dice que las personas que tienen tendencias homosexuales profundamente arraigadas no deberían ser admitidas en el seminario ni en la ordenación. La pregunta es: ¿qué significa "tendencia profundamente arraigada"? Eso no está definido, ciertamente no por la ciencia. Entonces hay un momento de discreción y debes reconocer que las personas que son homosexuales, o que se definen como homosexuales, están en el sacerdocio. No hay necesidad de negar eso porque está claro por ahí. La pregunta más importante es cómo viven eso? Creo que un sacerdote homosexual enfrenta más desafíos que un heterosexual, aunque solo sea por el hecho de que tiene que presentarse a una doctrina que dice que la homosexualidad no es normal". 

Celibato 

Respecto a si el celibato debería ser abolido,  el responsable de la Santa Sede en la comisión de protección de menores afirma que no existe un efecto causal entre el celibato y el abuso sexual infantil y la propia Comisión Real lo ha afirmado así, "que el celibato no conduce a un comportamiento abusivo en un sentido monocausal. Puede convertirse en un factor de riesgo cuando el celibato no se vive lo suficiente durante años, entonces puede llevar a las personas a convertirse en abusadores de alcohol, abusadores de pornografía en Internet, abusadores de adultos o abusadores de menores. El punto es que el celibato obligatorio no es un dogma, se puede cambiar". 

Asimismo, explica que el punto es que el 99.9 por ciento de todos los abusadores no viven una vida célibe. Entonces, la pregunta es, ante todo, ¿cómo lidias con ese hecho? Y en segundo lugar, el 95% de los sacerdotes no son abusadores, por lo que el celibato obviamente no conduce a un comportamiento abusivo como tal, solo con el tiempo y el tiempo es bastante largo, lo que significa abusos por primera vez, este es un hecho científicamente establecido, en a la edad de 39. Que es mucho más viejo que un entrenador, un maestro o un psicólogo cuando abusan por primera vez, lo que sería a la edad de 25 años. Entonces el celibato se convierte en un problema si no se vive, no se integra en un estilo de vida saludable.

Sobre romper el silencio de la confesión cuando se sabe que es un abusador, declara: "¿Cómo sé quién me está confesando? No sé su nombre, eso es parte de la confesión. Entonces o bien terminas con toda la confesión, y ya no tienes confesión, o tienes lo que la confesión presupone, alguien viene allí que yo no sé. Entonces, ¿cómo podría saber el nombre y poder informar a esa persona? Y si quitas ese elemento de Confesión, que no sé quién es la persona que me está confesando, entonces la persona ciertamente no vendrá a confesar. Y es muy exagerado el número de personas que vendrían a la confesión. La gente piensa que cada persona, cada católico se confiesa todas las semanas. Lejos de eso, ¿quién confiesa hoy en día? He escuchado a muchas personas, sacerdotes, decir, y puedo confirmar que, en décadas de ser sacerdote".

Por último, sobre el  testimonio del arzobispo Viganó considera que sí vale la pena investigar. WHe visto a muchos en los últimos días, muchas, muchas preguntas surgiendo, poniendo a prueba su credibilidad [de Vigano]. En muchos aspectos, el momento de la publicación de la carta deja abierta la cuestión de qué intereses políticos lo llevaron a publicar precisamente en el momento en que el Papa estaba en Irlanda concluyendo su visita allí. Entonces hay muchas preguntas abiertas".

Comentá la nota