Urgente reunificación de las familias separadas en la frontera México-EE.UU

Urgente reunificación de las familias separadas en la frontera México-EE.UU

En la mañana del domingo 1 de julio, los obispos concelebraron una Misa en la Basílica de Nuestra Señora de San Juan del Valle, un santuario nacional en San Juan, ubicado en el estado de Texas y conocido por ser un lugar de peregrinación de los migrantes.

“Es urgente la reunificación de las familias separadas en la frontera México EE.UU: así lo expresó el Arzobispo de Los Ángeles, después de la visita de dos días realizada a la frontera junto a otros 4 obispos estadounidenses, entre los cuales el Presidente de la Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos, el cardenal Di Nardo.

La visita se realizó la semana pasada, y los obispos tuvieron la oportunidad de hablar con el  personal y recorrer las estructuras que proporcionan servicios a los inmigrantes que ingresan a los EE.UU en su frontera con México.

El domingo 1 de julio, los obispos concelebraron una Misa en la Basílica de Nuestra Señora de San Juan del Valle, conocido por ser un lugar de peregrinación de los migrantes. 

Los prelados visitaron el lunes 2 a Caridades Católicas del Centro Humanitario del Valle del Río Grande. Al día siguiente visitaron el Centro Casa Padre, un centro de reasentamiento para niños administrado por el gobierno. Allí encontraron aproximadamente a unos 250 niños, recorrieron las instalaciones y celebraron la Misa con ellos. Más tarde visitaron una instalación donde se procesa a los migrantes.

El arzobispo José Gómez, vicepresidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos y arzobispo de Los Ángeles, en conversación con la prensa manifestó que fue difícil para él ver a los niños solos. "Fue una bendición especial estar allí y ayudarlos y darles algo de esperanza", dijo.

El cardenal Timothy Dolan, por su parte, escribió una carta abierta a todas las parroquias de New York en la que expresó que "separar a los niños de sus familias va en contra de la Biblia y es antiamericano". "Fue desgarrador ver a los niños sin sus padres, y darme cuenta del caos y de los traumas que deben afrontar". 

Sobre la modificación del Acuerdo de flores solicitado por Trump para permitir la detención de las familias con menores hasta que terminen los casos criminales por los que han sido acusados, por más de los veinte días permitidos por este acuerdo, interpelamos al arzobispo de Tijuana, en la frontera oeste, Mons. Francisco Moreno Barrón sobre su parecer. Esto fue lo que nos dijo: 

"Esta solicitud del presidente manifiesta que no hay una disposición seria para resolver el problema de fondo. El hecho es que sigue habiendo muchas familias que están sufriendo las consecuencias de la desintegración familiar y estas acciones inhumanas y discriminatorias marcarán de por vida a los menores".  

"Tenemos como Iglesia que orar y hacer lo que esté a nuestro alcance para remediar esta situación. En esta frontera de Tijuana-San Diego existen casas del migrante, albergues, comedores y otras modalidades de acogida y atención a los migrantes, entre ellos a los niños". 

"En diálogo con el obispo de San Diego, él estaba dispuesto a poner en su diócesis un centro de acogida que dependiera de la diócesis, para que estuvieran allí las madres con sus hijos. Ellos recibirían toda la atención de la diócesis, un gasto menos para el gobierno norteamericano, pero es necesario la aceptación del gobierno. De esta manera la Iglesia no sólo levanta la voz, sino que da signos de solidaridad y compromiso cristiano"

Comentá la nota