Gil Tamayo expresa su "alegría y gratitud" por la designación de Blázquez como cardenal

Gil Tamayo expresa su

Las diócesis de Bilbao y Ávila se congratulan por la decisión de Francisco

El secretario general de la Conferencia Episcopal española, José María Gil Tamayo, expresó ayer su "alegría y gratitud" por el nombramiento de su presidente, Ricardo Blázquez, como cardenal de la Iglesia en el próximo Consistorio público, que tendrá lugar en Roma el 14 de febrero.

"Esta elección, además del reconocimiento pontificio a la generosa y abnegada trayectoria episcopal de Mons. Ricardo Blázquez al servicio de la Iglesia y a su vocación y trabajo teológico, es también una señal que refuerza, aún más, la especial vinculación y comunión de la Iglesia en España con el Romano Pontífice, Sucesor del Apóstol S. Pedro", subraya la nota de la Secretaría General de la CEE, que también muestra su alegría por la elección del agustino recoleto español José Luis Lacunza, obispo de David (Panamá).

"A ambos les aseguramos nuestra cercanía y oración y les felicitamos junto con sus diócesis", concluye el escrito.

Por su parte, el obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha acogido "con alegría" el nombramiento como cardenal de Blázquez, del que ha destacado su "vinculación y conocimiento" de la diócesis vizcaína.

Ricardo Blázquez dirigió durante 16 años la Diócesis de Bilbao, al frente de la cual le sucedió precisamente Mario Iceta, cuando se trasladó a Valladolid. El papa Francisco ha anunciado este domingo el nombramiento el próximo 14 de febrero de 15 nuevos cardenales, entre ellos el obispo castellano. Tras este anuncio, la Diócesis vizcaína ha recogido en su web un texto en el que señala que tanto el obispo, Mario Iceta, como "los más cercanos colaboradores" que trabajaron junto a Ricardo Blázquez durante sus 16 años como obispo de Bilbao, "han acogido con alegría el nombramiento".

Desde el Obispado de Bilbao destacan la "vinculación y conocimiento" de la Diócesis vizcaína por parte de Blázquez y recuerdan que, en la homilía que pronunció a su marcha de Bilbao, "dijo emocionado que aquí dejaba parte de su vida 'no sólo como tiempo empleado sino, sobre todo, como alma que se ha repartido' y que había querido ser 'padre, hijo y amigo'".

Finalmente, la diócesis de Ávila se felicitó por el nombramiento del arzobispo de Valladolid como nuevo cardenal de la Iglesia Católica. "Toda la Iglesia de Ávila, encabezada por su obispo Jesús García, recibe con gran alegría y satisfacción esta noticia que anuncia que un hijo de esta diócesis recibirá tan magna distinción del Santo Padre", subraya en un comunicado.

Coment� la nota