Resumen de la Conferencia “Francisco, entre la Argentina y la crisis mundial”

El día viernes 28 de noviembre se realizó la conferencia sobre el Papa Francisco en Mar del Plata. A continuación, detallamos los contenidos de la misma.

La charla comenzó con las palabras de Carlos Basta, quien presentó a la agrupación “La Tercera Mdp”  con estas palabras:

“Somos un grupo de compañeros de diferentes espacios, con ganas de intercambiar ideas y proyectarlas al pueblo, difundiendo una visión latinoamericanista, resueltos a enfrentar los problemas del presente, que suelen afectarnos a nosotros como a nuestros familiares, a nuestros compañeros y al conjunto de nuestra gente, hasta el grado de vacilar sobre el propio sentido de la vida.

Los ejes de nuestra acción están centrados en la edificación de una Argentina con democracia social, economía solidaria e integración latinoamericana, en el marco de las banderas históricas de soberanía política, independencia económica y justicia social.”

Luego,  Ricardo Basta presentó un video con enseñanzas de Francisco.  Pudimos escuchar al Papa criticar al “dios dinero”, sostener una dura caracterización contra la “cultura del descarte”, que va desde la baja de la natalidad (los niños no sirven, molestan en la pareja), pasando por el serio flajelo de la desocupación en los jóvenes, y comentando el penoso olvido de nuestros ancianos. En el video, Francisco arremete con todo contra “el sistema económico idolatrico”, que “sacrifica al hombre por el dinero”.  La proyección continua con imagenes del trabajo de Francisco, cada una acompañadas de diferentes frases, entre las que destacamos:

 "Ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos, ninguna persona sin la dignidad que da el trabajo"

“ ¡Cómo quisiera ver una Iglesia pobre y para los pobres!”

Tras una breve presentación, comenzó la exposición del Profesor Facundo Barrionuevo, quien analizó las posibles “rupturas y continuidades entre Bergoglio y Francisco”. Facundo analizó rapidamente las políticas de los anteriores papas (Juan Pablo II, Benedicto XVI), criticó el “mito de la nación católica”, y consideró preocupante el “avance de las iglesias pentecostales en America Latina con el auspicio de EE.UU.”

Más adelante, el Prof. Barrionuevo compartió las diferentes caracterizaciones que se dan actualmente del Papa Francisco:

-La lectura de los ultra-conservadores del partido repúblicano del Tea Party, quienes consideran a Francisco “el papa rojo”.

-La visión de cierta izquierda, que considera a Francisco como “un muro de contención” a lo procesos revolucionarios que se estarían desarrollando en América Latina.

-La postura que sostiene a Francisco como “el Papa revolucionario”, expresada en una “alegría irracional”, con especial hincapié en los pequeños gestos de Francisco en su papado. Leonardo Boff sería el abanderado de esta postura.

Por último, Facundo sintetizó los sentimientos de la iglesia en la Argentina, donde todavía falta en sus estructuras del espíritu franciscano, y pidió profundizar el compromiso hacia los pobres, de entrar en la “periferia”.

En este sentido,  Barrionuevo sintetizó el trabajo a realizar por los cristianos –sin descuidar la espiritualidad- en las expresiones de Francisco ante el desalojo de una villa en Lugano. Francisco vinculó ese trágico suceso a lo ocurrido en la Franja de Gaza (“parecía Gaza”, dijo en Papa al ver las imágenes del desalojo). Por lo tanto, si Francisco condenó así a dos situaciones diferentes al mismo tiempo, también pone especial atención al mencionar las “gazas” que hay en la argentina.   

 Llegaría el turno del Sociólogo Gabriel Merino, quien aprovechó la ocasión para presentarnos su más reciente libro "Crisis del orden Mundial y Encrucijada Nacional-Latinoamericana". 

Gabriel comenzó con un breve análisis de la situación internacional, para así contextualizar el mundo en el que se encuentra Francisco. Destacó que nos encontramos en una “transición histórica”, donde surge un “nuevo imperialismo” , que pasa de lo multinacional a lo transnacional, y que confronta con el “viejo imperialismo”. Si el viejo imperialismo es la expresión de los repúblicanos, quienes apoyan el G-7, la facción americana, con el dólar a la cabeza como moneda de intercambio, militarista, y conservadora; serán los demócratas, liberales,  quienes apoyan el G-20, anclados en la red financiera global anglo-americana,etc, la cara visible del “nuevo imperialismo”.

Merino luego avanza en ubicar, dentro de la interna vaticana, a los actores que participan dentro de este esquema. Y observa además, la disputa que surge con el ALCA, proyecto repúblicano,  pues el Vaticano entiendió que perdía America Latina como zona de influencia.

Además, destaca al “componente anti-liberal” del catolicismo que irá contra el bloque financiero neoliberal.

Más adelante, Gabriel analizó la influencia de la iglesia argentina entre la disputa de los diferentes sectores de poder y sus proyectos antagónicos. Si Menem-De La Rúa se contraponen al proyecto Alfonsín-Duhalde, dentro de la iglesia esas disputas se encontraran entre los que apoyaron al “Grupo Productivo” (los que perdieron con el neoliberalismo) y los que lo combatieron. Gabriel nos recordó la importancia de la “Mesa de Consenso”, órgano de la iglesia que intentaba sumar a movimientos sociales y sindicatos, con la pastoral social. Del otro lado, pero dentro de la iglesia, se encontraba ACDE (Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa), vinculado al Opus Dei, que apoyaba al bloque financiero. 

Esta disputa también se daba a nivel internacional, pues Merino mencionaba que mientras Juan Pablo II criticaba abiertamente la invasión a Iraq de 2003, el Opus Dei de España con el Partido Popular se sumaban a la agresión.

Finalmente, Merino sintetiza en estos puntos el rol de Francisco:

-Recuperación del Vaticano en el plano internacional (Palestina, las dos coreas, Turquía,etc), continental (Francisco habla a favor de la “Patria Grande”) y en la Argentina  (como colaborador de la gobernabilidad).

-Francisco hace retroceder a los sectores conservadores y financieros dentro y fuera de la Iglesia.

- Importante ruptura en lo discursivo. El Papa invita a la participación política, y contrapone al poderoso eje económico-militar una respuesta política-ideológica de enorme repercusión en los pueblos.

-Francisco promueve  una cultura humanista, con fuerte contenido social, llena de compromiso a los pobres, donde discute abiertamente con las lecturas liberales, consumistas, pero tambien conservadoras.

Gabriel Merino sintetizó a Francisco como “viento favorable” para nuestros pueblos. 

Coment� la nota