Reforzar la comunión: Cambios en imposición del palio

Reforzar la comunión: Cambios en imposición del palio

Un cercano colaborador de Francisco explica al Vatican Insider las razones que motivaron al Papa para introducir cambios en la ceremonia anual del palio

“Un gesto para reforzar la comunión y la sinodalidad”. Ese es el objetivo final de las modificaciones introducidas por Francisco a la ceremonia anual del palio, la indumentaria litúrgica que a partir de este año no será impuesta formalmente por el Papa en Roma sino por los nuncios apostólicos en los lugares de origen de cada arzobispo. Guillermo Karcher, ceremoniero pontificio, ofreció detalles de estos cambios, encaminados a “unir a las comunidades cristianas en torno a sus pastores”. 

La noticia trascendió en las últimas horas, gracias a la difusión de una carta dirigida a todos los embajadores del Vaticano alrededor del mundo y en la cual se enviaron indicaciones precisas sobre la nueva modalidad de imposición del Palio, una faja de lana tejida que simboliza la comunión de las Iglesias locales con el obispo de Roma. 

Según la tradición, la fiesta de los santos apóstoles Pedro y Pablo (el 29 de junio), el pontífice  celebra una misa en la basílica vaticana acompañado por todos los arzobispos del mundo designados en sus puestos en los anteriores 12 meses. En los años pasados, durante la celebración se reservaba un momento para la imposición del Palio. Cada uno de ellos se arrodillaba frente al líder católico y este le colocaba la faja en el cuello. 

“A raíz de las modificaciones ya no tendrá lugar este momento, pero el Papa bendecirá y entregará los Palios a todos los arzobispos en Roma”, explicó al Vatican Insider Karcher, cercano colaborador de Francisco. 

“El santo padre desea que la fiesta de San Pedro y San Pablo siga siendo un momento de comunión en torno a Pedro, pero también busca hacer vibrar al pueblo de Dios con sus pastores, por eso la imposición formal del Palio se llevará a cabo en un segundo momento, en las arquidiócesis de pertenencia de cada uno, con la presencia de los fieles y los obispos de las diócesis sufragáneas”, agregó. 

Los arzobispos son, al mismo tiempo, cabezas de las provincias eclesiásticas en sus diversos países. Las diócesis que forman parte de estas provincias son llamadas sufragáneas y sus obispos tienen un vínculo particular con la cabeza. Estas modificaciones serán la oportunidad para compartir con ellos el momento de la imposición del Palio, que también es símbolo de la autoridad episcopal. 

No obstante estos cambios, los arzobispos designados en sus puestos desde el 29 de junio de 2013 están especialmente invitados a solicitar el Palio, como lo prescribe la ley fundamental de la Iglesia católica (el Código de Derecho Canónico), y a viajar a Roma para concelebrar con el Papa. 

Al respecto el maestro de las ceremonias pontificias, Guido Marini, señaló en declaraciones a la Radio Vaticana: “El significado de esta modificación es poner mayormente en evidencia la relación de los arzobispos metropolitanos –los nuevos nombrados- con su Iglesia local, por lo tanto también dar la posibilidad a más fieles de estar presentes en este rito tan significativo para ellos, y también particularmente a los obispos de las diócesis sufragáneas, que en este modo podrán participar en la imposición”.

Y agregó: “En este sentido se mantiene todo el significado de la celebración del 29 de junio, que subraya la relación de comunión y también de comunión jerárquica entre el santo padre y los nuevos arzobispos; al mismo tiempo, a esto se agrega –con un gesto significativo- el vínculo con la Iglesia local”.

Coment� la nota