"Son preocupantes las afirmaciones de un funcionario que debe luchar contra las drogas"

El obispo auxiliar de la Diócesis de Santiago del Estero advirtió: “En Santiago los jóvenes no se drogan para divertirse, sino para llegar más rápido a su muerte”.

La revelación del sacerdote Juan Carlos Molina, titular de la Sedronar, quien expresó su intención de “legalizar el consumo de todo”, reavivó la discusión respecto del rol de los estamentos públicos y privados en la lucha contra las adicciones y el tráfico de drogas, y encontró numerosas voces en contra de esta afirmación. 

Entre ellas, las del obispo auxiliar de la Diócesis de Santiago del Estero, monseñor Ariel Torrado Mosconi quien luego de lamentar las expresiones dijo crudamente que “en Santiago uno ve que los jóvenes no se drogan para divertirse; se drogan para alienarse y llegar más rápido a su muerte”.

Del mismo modo se manifestaron representantes de otros credos religiosos y personas ligadas a instituciones que trabajan en la recuperación de chicos adictos en nuestra provincia.

Desafortunado

“Lamento esta declaración porque me parece una afirmación que puede tener una interpretación muy triste y dolorosa. Tenemos que procurar luchar contra todos los tipos de adicciones y procurar que nuestros chicos y jóvenes no consuman, no dejar consumir cualquier cosa”, manifestó tajantemente Torrado Mosconi.

Aclaró que no se trata de “penalizar a la persona adicta que está pasando por un problema de salud y social, y es lamentable que se presente como solución el hecho de legalizar las drogas, dejar que todas las drogas estén cada vez más al alcance de nuestros jóvenes”.

“En Santiago, cuando uno recorre los lugares de mayor marginalidad, ve que los jóvenes no se drogan para divertirse, no es un entretenimiento para ellos; lamentablemente se drogan para matarse, para alienarse y llegar más rápido a su muerte; para evadirse de esta realidad que les resulta tan terrible”, dijo con una profunda preocupación.

Reiteró que se vio sorprendido por estas declaraciones al afirmar: “Me parece que de parte de un funcionario que tiene la misión de bregar y de luchar contra el flagelo de las adicciones, es muy preocupante esta afirmación. Yo espero que se aborde la problemática de las adicciones con toda la complejidad que tiene que plantearse”.

En el mismo sentido, la profesora Claudia Tarchini, a cargo del Programa Provincial de Lucha Contra la Drogodependencia y el Alcoholismo, dijo que “el problema de la droga en los chicos hay que analizarlo desde un espectro mucho más amplio, porque estas sustancias alteran la conducta de las personas y pueden cometer un delito. La problemática de las adicciones es muy compleja y las consecuencias son graves en todos los sentidos”.

Repercusiones

Mientras tanto, ayer el Gobierno Nacional se expresó a favor de la “no criminalización” del uso de drogas y avaló los dichos de Juan Carlos Molina, a cargo de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) sobre habilitar el consumo, en medio de una polémica con la oposición y sectores de la Iglesia, que cuestionaron una eventual despenalización.

Desde la otra vereda, el diputado nacional del Frente Renovador, Felipe Solá, afirmó que el responsable de la Sedronar “está completamente equivocado en materia de drogas y cometió un grave error al decir que si por él fuera no criminalizaría ningún consumo”.

“Las drogas son un problema social y no individual o meramente de salud. Despenalizar el consumo de heroína o paco, por ejemplo, es no entender nada de lo que pasa en los barrios”, indicó Solá.

Y añadió: “Molina no se ha dado cuenta de que no se puede fumar marihuana en una plaza porque afecta a terceros también, hay alguien fumando marihuana y hay chicos jugando al lado. Es grave que a esta altura no se entiendan estas cosas”

Coment� la nota