Un predictamen extremo para legalizar el aborto irrestricto

Un predictamen extremo para legalizar el aborto irrestricto

El borrador de ley para legalizar el aborto conserva las características extremas del proyecto original: avala el aborto hasta el noveno mes de gestación y a mera demanda, mantiene la eliminación sistemática de personas con discapacidad y persigue bajo amenaza de prisión a los profesionales de la salud que se nieguen por razones de conciencia.

Ante la evidencia de un predictamen por la legalización del aborto que circula entre los Diputados, desde Unidad Provida advirtieron sobre la burda maniobra para desinformar a la sociedad y a los representantes del pueblo, intentando ganar la adhesión de algunos indecisos, a quienes se les miente diciendo que se avanza en consensuar un "dictamen blando"

El predictamen conserva las mismas características extremas del proyecto de ley original: legaliza el aborto hasta el noveno mes de embarazo prácticamente a petición, mantiene la eliminación sistemática de personas con discapacidad persigue bajo amenaza de prisión a los médicos que se nieguen a hacer abortos

El proyecto de ley sigue siendo tan perjudicial y contrario a los derechos consagrados en la Constitución como desde el inicio del debatePor esta razón -y no supuestas "presiones", que son propias de la lógica de acción del colectivo abortista- ha crecido el número de legisladores que lo repruebanhasta alcanzar una clara mayoría en contra.

Bajo términos más políticamente correctos, el actual dictamen mantiene las mismas consecuencias nefastas del proyecto original, según el informe del Centro de Bioética, que aquí se resume:El predictamen legaliza como “derecho” la posibilidad de abortar a mera demanda hasta la semana 14 de gestación, sin ninguna causal. Ante la fuerte evidencia sobre el inicio de la vida humana expuesta en audiencias, se está avalando la pena de muerte del más indefenso.

 Sigue posibilitándose abortar hasta el noveno mes de embarazo. Esta vez, se oculta la liberalización bajo la causal de "riesgo para la vida o la salud de la mujer o persona gestante, considerada como derecho humano". Eso da lugar a abortar a un niño por causas tan amplias como una alegada "situación de vulnerabilidad" como por la pérdida de un trabajo o incluso un desengaño amoroso. Esto consolidaría como una política de descarte y eliminación de los pobres y vulnerables.

 Continúa la posibilidad de eliminar bebés con síndrome de Down y otras capacidades especiales, ya que, tal como sucede en países donde el aborto es legal, se podrá alegar que estos problemas del feto alteran la salud de la mujer y amenazan su "derecho humano a la salud", lo cual contiene implícito la salud "psíquica y social". Persiste el carácter discriminatorio y eugenésico de la medida, que se reforzaría con la rutinización de los estudios prenatales y las presiones sobre médicos y padres.

 De igual modo, el predictamen mantiene la posibilidad de que una menor de edad aborte sin que sus padres lo sepan o consientan, aunque esta vez ocultado tras el artículo 26 del Código Civil y Comercial.

 El predictamen recrudece en autoritarismo al establecer una persecución penal contra los profesionales de la salud que se resistan a realizar abortos: incluso los obliga a ofrecerlos como única alternativa. Se configura un nuevo delito para punir a los médicos, que se agrava en caso de que el niño o niña al que se busque abortar nazca con vida. Existe una contradicción: se habla de "despenalizar a la mujer", pero se carga todo el peso de la ley sobre profesionales de la salud.

 El predictamen introduce de manera muy restringida la objeción de conciencia individual obliga a la elaboración de un registro de objetores, que sirven en la práctica como "listas negras" con las que se amenaza con frustrar promociones laborales. Sigue sin reconocerse la objeción de conciencia institucional y se desconocen los "idearios institucionales", con lo cual toda entidad privada queda sometida a los lineamientos del Estado.

Por todas estas razones, Unidad Provida mantiene su firme pedido de rechazar la política de descarte del aborto legal y ruega promover acciones superadoras que respeten los derechos humanos de todos: educación y prevención, mejoras del sistema de salud materna y de adopción; atención y contención especializada para las embarazadas y sus niñas y niños por nacer en situación de vulnerabilidad. Este es el único modo efectivo de combatir la mortalidad materna

Comentá la nota