El Papa viene a Córdoba si canoniza a Brochero

El obispo de Cruz del Eje dijo que le habló de sus “deseos de venir a Córdoba”, en 2016. Se espera que se apruebe otro milagro.

Los más memoriosos recordarán las veredas y balcones de la avenida Colón repletas de personas, cuando en abril de 1987 Juan Pablo II visitaba esta capital en su papamóvil. ¿Se imagina 29 años después, en 2016, que el papa Francisco pise suelo cordobés? Ésta fue una promesa del Santo Padre al obispo de Cruz del Eje, Santiago Olivera, en una audiencia privada, con una clara intención de estar en estas tierras si, finalmente, se confirma un segundo milagro de cura Brochero.

Si ya con Juan Pablo II los cordobeses se abarrotaron para verlo, ¿cuántas serían las manifestaciones de fe si ese día de 2016, además, se consiguiera lo tan ansiado por los seguidores de Brochero? Que llegue a ser canonizado, tras la confirmación de un segundo misterio de la fe.

“Hay que unirnos en el rezo”, dijo a Día a Día el obispo, de 56 años –y que desde hace siete llegó desde Morón a Villa Cura Brochero–. Fue a él quien le tocó el 14 de septiembre de 2013 encabezar, junto con otras autoridades de la Iglesia Católica, la beatificación de José Gabriel del Rosario Brochero. Este hecho se logró tras meses enteros de pruebas, con las que finalmente la Santa Sede reconoció el primer milagro: un niño (hoy ya un joven), Nicolás Flores, sufrió un terrible accidente a sus tan sólo 11 meses y logró sobrevivir.

La Iglesia cordobesa está ante un posible segundo milagro de Brochero con la historia de una niña de San Juan que aún por cuestiones de reservas no se dieron a la luz los datos principales, pero que también habría recuperado su salud.

Si el papa Francisco aprueba este segundo milagro, el cura gaucho podría ser canonizado llevando el nombre de San José Gabriel del Rosario. De ahí la expectativa mayúscula puesta de la comunidad católica de Córdoba, ya que se abrirían las posibilidades –si el tribunal eclesiástico se expide antes de 2016– que el Santo Padre esté en esta provincia y, además, oficie la celebración.

Olivera mantuvo una audiencia en el Vaticano con el papa Francisco los primeros días de enero, y lo autorizó a informar que en 2016 visitará Argentina, además de Chile. Y como hombre representante de los fieles de Brochero hablaron de los estudios que realiza el tribunal sobre este segundo milagro. 

“El papa me habló de los deseos de una pronta canonización. Es algo increíble, si bien debe expedirse y estamos hablando de un supuesto milagro, es una gloria de Dios”, dijo el obispo, quien confesó que nunca pensó a sus 56 años ya haber participado de una beatificación y estar a la puerta de otro hecho importante, en caso de que sea aprobado.

“Me dijo claramente que tenía pensando venir. Hay que rezar porque la obra brocheriana es todos los días”, expresó el sacerdote, quien advirtió que si se da la canonización, el escenario principal será en Córdoba capital para recibir a los fieles. “Justamente estamos en la semana brocheriana por una gloria de Dios esperamos que nos regale este nuevo milagro”, manifestó el obispo, quien tiene a su cargo la obra.

Este segundo misterio está siendo evaluado junto con un tribunal de médicos y referentes de la Iglesia, bajo la Diócesis de San Juan, de donde es la pequeña. 

Dictamen. En marzo de este año se esperan los primeros resultados que serán elevados al Vaticano para ser evaluados por la Congregación de los Santos, también con profesionales de salud y teólogos. Los cardenales realizarán, finalmente, un dictamen para que sea Francisco quien tenga la última palabra.

Cura Gaucho: el camino que lo llevó a ser un misterio de Fé

José Gabriel del Rosario Brochero cumplió con los tres estados: fue siervo de Dios, venerable y desde el 14 de septiembre de 2013 es beato porque se aprobó el milagro de recuperación del niño Nicolás Flores. En este proceso de canonización, la última etapa, se requiere de la aprobación (o no) de un segundo milagro de una nena que sobrevivió.

Comentá la nota