El Papa sobre las drogas: se necesita valentía contra los traficantes de muerte

El Papa sobre las drogas: se necesita valentía contra los traficantes de muerte

Congreso en el Vaticano sobre las viejas y nuevas adicciones: es necesaria una «mayor coordinación» y no «políticas aisladas», porque «es un problema humano, es un problema social»

«Es deber y tarea de los gobiernos afrontar valientemente esta lucha contra los traficantes de muerte: no hay que tener miedo de usar estos calificativos». Fue lo que dijo el Papa Francisco durante la audiencia a los que participaron en un congreso internacional que se llevó a cabo en estos días en el Vaticano sobre el tema “Droga y adicciones: un obstáculo para el desarrollo humano integral”. Las viejas y nuevas dependencias exigen una «mayor coordinación», porque no sirven «políticas aisladas: es un problema humano, es un problema social, todo tiene que estar conectado». 

« Toda la comunidad en su conjunto – afirmó el Pontífice – es interpelada por las actuales dinámicas socioculturales y formas patológicas derivadas de un clima cultural secularizado, marcado por el capitalismo de consumo, la autosuficiencia, la pérdida de valores, el vacío existencial, la precariedad de los vínculos y las relaciones». Las drogas, continuó el Papa Francisco, «como ya se ha señalado en varias ocasiones – puntualizó el Papa – son una herida en nuestra sociedad, que atrapa a muchas personas en sus redes. Son víctimas que han perdido su libertad a cambio de esta esclavitud, de una dependencia que podemos llamar química. El uso de la droga provoca graves daños a la salud, a la vida humana y a la sociedad: ustedes lo saben bien. Todos estamos llamados a combatir la producción, el procesamiento y la distribución de drogas en el mundo. Es deber y tarea de los gobiernos afrontar valientemente esta lucha contra los traficantes de muerte: no hay que tener miedo de usar estos calificativos». 

«El espacio virtual se está convirtiendo en un espacio cada vez más arriesgado – puntualizó el Pontífice – en algunos sitios de Internet, los jóvenes, y no sólo ellos, son atraídos y arrastrados a una forma de esclavitud de la que es difícil liberarse y que conduce a la pérdida del sentido de la vida y, a veces, de la vida misma». Ante este alarmante panorama, afirmó Francisco, «la Iglesia siente la urgente necesidad de establecer en el mundo contemporáneo una forma de humanismo que sitúe a la persona humana en el centro del discurso socioeconómico y cultural; un humanismo que tenga como fundamento el “Evangelio de la Misericordia”. A partir de él, los discípulos de Jesús encuentran inspiración para llevar a cabo una acción pastoral verdaderamente eficaz a fin de aliviar, curar y sanar los muchos sufrimientos vinculados a las múltiples dependencias presentes en la escena humana». 

Insistiendo en el compromiso de la Iglesia en el frente de la prevención, del cuidado, de la rehabilitación y de la reinserción, el Pontífice argentino recordó que «para superar las adicciones es necesario tener un compromiso sinérgico, involucrando a las diferentes realidades presentes en el territorio en la implementación de programas sociales orientados a la salud, al apoyo familiar y, sobre todo, a la educación. En esta perspectiva – señaló el Papa – me uno a las intenciones que han formulado ustedes en su conferencia, para pedir una mayor coordinación de las políticas de lucha contra la droga y contra la dependencia, así como la creación de redes de solidaridad y proximidad con los afectados por estas enfermedades». Y también quienes ya han logrado salir del «túnel de la droga y de las diferentes adicciones» podrán «a su vez aliviar los sufrimientos de tantos hermanos y hermanas en dificultades». 

En el congreso “Drogas y adicciones: un obstáculo al desarrollo humano integral”, organizado por el Dicasterio vaticano para el Servicio al Desarrollo Humano Integral, participaron expertos de todo el mundo, organizaciones internacionales interesadas, especialistas de las Iglesias locales y quienes trabajan en centros de rehabilitación, para analizar los complejos ámbitos del uso del tráfico de droga, así como las modalidades de las demás dependencias, con el objetivo de prevenirlas, luchar contra ellas y ayudar a las personas en la rehabilitación. Las drogas, pero también el juego de azar, los psicofármacos, la pornografía en línea fueron algunos de los argumentos de la conferencia que se llevó a cabo en el Vaticano. 

Coment� la nota