El Papa recibe en Roma un inédito Encuentro de Movimientos Populares

El Papa recibe en Roma un inédito Encuentro de Movimientos Populares

Seis referentes de organizaciones argentinas estarán debatiendo en el Vaticano. Representan a cartoneros y recicladores, campesinos indígenas, trabajadores informales y de empresas recuperadas y habitantes de villas

Representantes de seis organizaciones argentinas de excluidos arribaron Roma donde, desde hoy y hasta el miércoles, se desarrollará un inédito Encuentro Mundial de Movimientos Populares, a instancias del Papa Francisco, quien se propuso reunir a referentes de trabajadores precarizados, migrantes, campesinos sin tierra, pueblos originarios y habitantes de asentamientos o villas.

Se espera la participación de unos 150 delegados de todos los continentes. Por la Argentina estarán Sergio Sánchez (presidente de la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores), Deolinda del Valle Carrizo (Movimiento Nacional Campesino Indígena), Diego López (Movimiento de Trabajadores Excluidos, MTE), Luis Maidana (Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas), Natalia Mabel Molina (Corriente Villera Independiente), y Esteban Castro, de la Confederación de los Trabajadores de Economía Popular (CTEP), quien manifestó su "enorme alegría por la posibilidad de hacer oír la voz, de darle visibilidad a los excluidos en el mismísimo Vaticano".

El encuentro cuenta con otro argentino entre los miembros del comité organizador: Juan Grabois, dirigente del MTE e integrante de la CTEP. En conferencia de prensa desde el Vaticano, afirmó que "la cultura del encuentro es el eje de esta reunión". Y recordó cómo Jorge Mario Bergoglio, cuando era arzobispo de Buenos Aires, apoyó la constitución del movimiento de cartoneros y acompañó a los trabajadores de las empresas recuperadas, a los campesinos y a los trabajadores de la economía informal: "Tomó la responsabilidad de un Papa, no como un privilegio, si no como un servicio", afirmó Grabois.

"Hoy estuvimos en una misa que dieron para todos, y ahora estamos dividiéndonos para trabajar en tres bloques: Tierra, Trabajo Informal y Vivienda. La idea es que cada representante que vino de la Argentina pueda compartir lo suyo y tratar de transportarlo a todo el mundo, porque el trabajo contra la exclusión tiene que ser para todo el mundo, sean cartoneros, vendedores ambulantes o campesinos", expresó a Tiempo Argentino el presidente de la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores, Sergio Sánchez, quien ya mantuvo un encuentro con Francisco cuando fue invitado a su asunción en el Vaticano. En mayo de este año, se sumó a la Carpa Villera, en reclamo por vivienda digna.

"Le trajimos un documento al Papa con nuestra visión de cómo está nuestra Patria y las reivindicaciones del movimiento. Él ya las conoce, de todas formas, porque con Bergoglio teníamos un vínculo desde 2001. Nos ayudó bastante cuando empezamos a hablar de la expropiación de las empresas recuperadas y cuando tuvimos que juntar votos para que se sancionara la ley de expropiación definitiva de 12 empresas, en diciembre de 2004", dijo a este diario Eduardo Murúa, referente del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), otra organización presente. Según anunciaron, del evento participará también Evo Morales, el martes, pero "no tanto como presidente de un país, sino como representante de un movimiento popular", afirmó monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, promotora del encuentro.

Entre otros participantes figuran el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), de Brasil, la Mouviman Peyzan Papay (MPP), de Haití; y la Youth Organization of The Kurds, de Siria. Las reuniones se llevarán a cabo en español, francés, inglés, italiano y portugués. El encuentro estará dividido en tres días. En el primero compartirán las experiencias de cada lucha. En el segundo se expondrá la visión de Francisco, en línea con la Doctrina Social de la Iglesia y lo que llama "globalización de la indiferencia". Por fin, el Encuentro concluirá con la promoción de una instancia internacional de coordinación entre los movimientos populares, con el apoyo y colaboración de la Iglesia Católica, con la intención de "asumir compromisos concretos".

En la conferencia de prensa previa al encuentro, le preguntaron a Sorondo si los temas de debate no son similares a los marxistas. El prelado, esbozando una sonrisa, sostuvo que "el Papa dice no ser trotskista, pero que tiene muy buenos amigos que lo son". Grabois y los otros organizadores remarcaron: "Hoy en día la riqueza está en manos de pocos y crece exponencialmente, mientras la mayoría del pueblo se va empobreciendo cada vez más. Todo lo que llega desde arriba, como la beneficencia y la caridad, no es otra cosa que una forma de humillación y desprecio. Confiamos en que el presente encuentro marcará un hito en el proceso de articulación de los movimientos populares, fortaleciendo una perspectiva transformadora."  «

Coment� la nota