El Papa y otros líderes religiosos firman un compromiso contra la trata de personas

El Papa y otros líderes religiosos firman un compromiso contra la trata de personas

La consideran como un “crimen contra la humanidad”

El Papa Francisco y otros líderes religiosos firmaron ayer durante una cumbre en el Vaticano una declaración conjunta en la que se comprometen a erradicar antes del año 2020 todas las formas de esclavitud moderna y de trata de seres humanos, “un flagelo atroz” que afecta a todos los países.

“Los aquí firmantes estamos reunidos hoy en pro de una iniciativa histórica, que tiene por objeto inspirar a todos los credos y a las personas de buena voluntad de todo el mundo a llevar adelante acciones tanto espirituales como prácticas con el fin de llegar al año 2020 habiendo erradicado las formas modernas de esclavitud de una vez y para siempre y en todo el Planeta”, reza la declaración suscrita por unos 15 líderes de importantes confesiones religiosas y divulgada por Global Freedom Network, la red mundial que combate contra ese fenómeno.

En el documento, los representantes de las distintas confesiones invitan a los gobiernos y jefes de Estado a apoyar públicamente la iniciativa e instan a las autoridades a reconocer “la explotación física, económica y sexual de hombres, mujeres y niños” como “un crimen contra la humanidad”.

La firma del compromiso, en la Academia Pontificia de las Ciencias, en el Vaticano, coincidió con la Jornada Internacional por la Abolición de la Esclavitud.

Esta histórica iniciativa fue promovida por Jorge Bergoglio, quien poco después de ser elegido Papa, en marzo de 2013, escribió al argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias, una nota en la que le decía que “sería bueno” examinar la cuestión de la trata de personas como esclavitud moderna. Luego, el arzobispo de Canterbury, primado de la Iglesia Anglicana, en una visita en mayo de 2014 al Papa consideró que la trata debería ser un asunto del que se ocuparan las religiones del mundo.

Al acto asistieron los rabinos Abraham Skorka y David Rosen, el ortodoxo Emmanuel de Francia, el gran ayatollah iraquí Mohammad Taqi al-Modarresi, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y representantes budistas, ortodoxos e hindúes, entre otros.

Según los datos divulgados, unas 36 millones de personas viven en condiciones de esclavitud en todo el mundo o han sido víctimas de la trata de personas.

Coment� la nota