El Papa Francisco nombró al padre Adolfo Canesín como el primer Obispo oriundo de Formosa

El Papa Francisco nombró al padre Adolfo Canesín como el primer Obispo oriundo de Formosa

Accediendo al pedido del obispo de Goya, monseñor Ricardo Oscar Faifer, el papa Francisco nombró obispo coadjutor de la diócesis de Goya al presbítero Adolfo Ramón Canesín, de 56 años perteneciente al clero formoseño, quien actualmente se desempeña como párroco de San Francisco de Asís, en la ciudad de Formosa, y vicario pastoral de la diócesis de Formosa. La información del nombramiento fue hecha pública en forma simultánea en Roma y en Buenos Aires. Aquí lo hizo el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, a través de la agencia AICA.

El obispo coadjutor es un obispo auxiliar pero que, además, tiene derecho de sucesión del obispo diocesano, de manera que cuando el obispo de Goya, monseñor Faifer, deba presentar su renuncia por haber alcanzado la edad de 75 años y el Santo Padre se la acepte, monseñor Canesín pasará a ser inmediatamente obispo diocesano de Goya.

“Sorpresa y alegría”

Apenas conocida la noticia, Radio Uno y El Comercial buscaron el testimonio en primera persona del sacerdote formoseño que lleva varias décadas predicando en las diversas parroquias y que acaba de ser designado por el Sumo Pontífice, su Santidad Francisco, para ser el Obispo de la ciudad de Goya, en Corrientes. El padre Adolfo Canesin dijo que se toma el nombramiento con mucha sencillez y humildad y que está siempre presto a realizar la voluntad de Dios.

“Esto llega con mucha sorpresa y lo recibe con alegría. Está la posibilidad en el horizonte pero se toma con mucha humildad y sencillez. Uno es cristiano para hacer la voluntad de Dios para que haga su voluntad en la Iglesia”, dijo a este medio.

“Uno sabe sobre la tarea que se viene encima pero se recibe esta noticia con mucha alegría”, destacó el entrevistado que fue consultado por Radio Uno y El Comercial sobre el proceso para la designación como Obispo.

Indicó que hay un proceso en el cual se presentan al nuncio apostólico, una lista con distintas propuestas de nombres. Se envían consultas reservadas y que están bajo sigilo y debe haber total reserva de cualquier dato: “Me avisan que el Nuncio desea hablar conmigo y allí me informan de esto. Uno puede tener elementos para eximirse del nombramiento si lo desea, pero la Iglesia generalmente va a insistir y el proceso lleva meses o años”, expresó.

“Me enteré del nombramiento el lunes 1 de diciembre en una reunión a la que me convocaron. El Santo Madre me ha designado, me dijeron además de que debo guardar secreto”, remarcó.

“Tenemos el sigilo sacramental que debemos obedecer. En este caso está el deber de preservar esto y tener una conducta natural para que nadie pueda pensar que está pasando algo. Una vez que la noticia salió por AICA, llamé a un hermano y le hago un chiste”, sostuvo luego de ser consultado sobre cómo tomó su familia el nombramiento.

Sobre el lugar al que tendrá que misionar, Canesín sostuvo que tiene un amplio conocimiento de la comunidades del Nordeste argentino: “Conozco las 10 diócesis del nordeste, a los obispos, a los sacerdotes y con Goya, como tal, años atrás siendo director del Seminario, me tocó predicar ejercicios espirituales al obispo y al Clero de esa zona, eso fue hace unos 6 o 7 años”, remarcó recordando también que fue director del Seminario.

“No conozco en profundidad pero sé que Corrientes tiene una idiosincrasia particular y sus valores como ser el amor a la Cruz, a la Virgen de Itatí como un ícono ancestral de esa provincia. Es algo de lo que conozco, cuando vaya a la reunión de concejo presbiteral, empezaré a enterarme de los detalles”, declaró.

La despedida

Al ser consultado sobre si tendrá la oportunidad de contar con una despedida de sus feligreses en Formosa sostuvo que una vez que tenga decidida la fecha y lugar de su consagración episcopal, en función de eso “vendrá lo otro”.

“No he tenido aún tiempo de pensar. La Parroquia San Francisco es tan demandante de servicios pastorales, que estoy abocado a eso”, expresó.

“Soy el primer formoseño en ser nombrado Obispo. Terminé una reunión en la mañana y pedí que tomen nota de todos los que llamaron a saludar para poder tener la delicadeza de corresponderles”, declaró Canesín.

“Se agolpan sentimientos contrarios y lo importante es valorar lo que expresa la gente y agradezco los mensajes de la gente que envía y que contiene el respeto y el cariño. Siempre se sentí respetado pero pese a que para algunos sectores resulté un poco molesto, nunca me desanimé y siento que es parte del camino”, cerró.

Quién es el “Padre Canesín”

Nació el 25 de marzo de 1958 en la ciudad de Formosa, capital de la provincia del mismo nombre. Realizó sus estudios primarios en la escuela estatal Fray Mamerto Esquiú, de la ciudad de Formosa, y sus estudios secundarios en la Escuela Nacional de Educación Técnica (ENET 1), conocida como Escuela Industrial, también en la ciudad de Formosa, de la que egresó en 1977 como Técnico Electromecánico.

El 3 de diciembre de 1980 ingresó al Centro Vocacional San José de la ciudad de Formosa y en febrero de 1981, entró en el Seminario Mayor Nuestra Señora de la Merced y San José, de la arquidiócesis de Tucumán, donde cursó los estudios de Filosofía y de Teología, y adquirió su formación eclesiástica.

El 17 de diciembre de 1986 recibió en la catedral de Formosa la ordenación diaconal. El 25 de marzo de 1988, día en el que cumplía 30 años de edad, fue ordenado sacerdote por monseñor Dante Carlos Sandrelli, segundo obispo de Formosa, en una celebración eucarística que tuvo lugar en un estadio deportivo de la ciudad de Formosa.

Coment� la nota