Papa Francisco: Lutero puso la Biblia en las manos del pueblo

Papa Francisco: Lutero puso la Biblia en las manos del pueblo

Entrevista a la revista "Civiltá Catolica", a propósito del viaje del Papa a Suecia por el 500 aniversario de la Reforma.

Por ARY WALDIR RAMOS DÍAZ

“No se puede ser católicos y sectarios”, dijo el papa Francisco en una entrevista divulgada este viernes 28 de octubre en exclusiva por la Revista de los jesuitas, la Civiltá Cattolica. 

El Obispo de Roma durante la entrevista habló abiertamente de sus esperanzas y expectativas respecto a su próximo viaje a Lund y Malmo para asistir a la conmemoración del 500 aniversario de la Reforma, organizada por la Federación Luterana Mundial y el Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos.

“Quiero decir una palabra: cercanía. Mi esperanza y mi expectativa es la de estar más cerca de mis hermanos y mis hermanas. La proximidad es buena para todos. La distancia, en cambio, nos enferma. Cuando nos alejamos, nos cerramos en nosotros mismos y nos volvemos entidades, incapaces de encontrarnos.

Nos dejamos llevar por los temores. Tenemos que aprender a trascender para encontrar a los otros. Si no lo hacemos, también nosotros los cristianos nos enfermamos de división. Mi expectativa es ser capaz de dar un paso de cercanía, para estar más cerca de mis hermanos y mis hermanas que viven en Suecia”, expresó.

El Papa narra algunos hechos inéditos como sus amistades juveniles con los luteranos en Buenos Aires y, sucesivamente, durante su sacerdocio y ministerio episcopal, entre otros detalles.

Le preguntan sobre lo que la Iglesia católica podría aprender de la tradición luterana: “Pienso en dos palabras: “reforma” y “Escritura“. Trato de explicarme. La primera es la palabra “reforma”. Al inicio lo de Lutero fue un gesto de reforma en un momento difícil para la Iglesia. Lutero quería poner remedio a una situación compleja.

Después este gesto –en parte debido a situaciones políticas, pensamos también al cuius regio eius religio– se convirtió en un “estado” de separación y no en un “proceso” de reforma de toda la Iglesia, que en cambio es fundamental, porque la Iglesia es semper reformanda.

La segunda palabra es “Escritura”, la Palabra de Dios. Lutero hizo un gran paso para poner la Palabra de Dios en las manos del pueblo.

Reforma y Escritura son las dos cosas fundamentales que podemos profundizar observando la tradición luterana. Se me ocurren ahora mismo las Congregaciones generales antes del Cónclave  (donde se elige al nuevo Sucesor de Pedro) y cuán viva y presente la petición de una reforma ha estado en nuestras discusiones”.

Francisco explica su viaje a Suecia y por qué ha decidido quedarse un día más de lo previsto. El Papa expone los “méritos” de Lutero; del ecumenismo de la oración y de la acción común; del “pecado” del proselitismo; del desafío espiritual y la intergeneracional de las Iglesias “envejecidas”; el reto de la inquietud en las sociedades marcadas por la riqueza y el laicismo.

Así respondió a las preguntas de Ulf Jonsson, director de la revista de los jesuitas suecos Signum, junto con el director de La Civiltà Cattolica, Antonio Spadaro.

El texto también se puede descargar libremente desde la página web de La Civiltà Cattolica: http://www.laciviltacattolica.it. Asimismo, gran parte de la entrevista se publicó en la traducción sueca del periódico Dagens Nyheter http://www.dn.se

Programa del Viaje a Suecia

El Papa estará en Suecia del 31 de octubre al 1 de noviembre con motivo de la conmemoración común luterano católica de la Reforma.

El Papa saldrá a las 8,20 del aeropuerto romano de Fiumicino y llegará a las 11 al de Malmö donde tendrá lugar la acogida oficial y un encuentro con el primer ministro sueco.

Posteriormente, a las 13,50, hará una visita de cortesía a la familia real de Suecia en el Palacio Real Kunghuset en Lund.

A las 14,30 participará en la oración ecuménica común en la catedral luterana de Lund, donde pronunciará una homilía y a las 16,40 en el evento ecuménico en la Malmö Arena en Malmö donde pronunciará un discurso, para encontrarse posteriormente con las delegaciones ecuménicas, a las 18.10, siempre en la Malmö Arena

El martes, 1 de noviembre, a las 9.30 celebrará la santa misa en el Swedbak Stadion de Malmö, acabada la cual se trasladará al aeropuerto de esa ciudad donde tendrá lugar la despedida oficial. Desde allí, a las 12,45 emprenderá el vuelo de regreso a Roma donde su avión aterrizará a las 15.30 en el aeropuerto de Ciampino.

Comentá la nota