El Papa aleja “fantasma” de instrumentalización en visita a Bolivia

El Papa aleja “fantasma” de instrumentalización en visita a Bolivia

En la diplomacia chilena existe preocupación por el uso político que el gobierno boliviano podría dar a la anunciada gira de Francisco por su país, en medio de un diferendo territorial entre ambas naciones

“Exclusivamente pastoral”. Así calificó el propio Francisco la anunciada visita apostólica que cumplirá a Bolivia durante este 2015 y la cual aún no tiene fecha establecida. Sus palabras, contenidas en una carta dirigida al cardenal Ricardo Ezzati, fueron divulgadas mientras en Chile crece la preocupación ante el uso político que podría darle Evo Morales a esa gira apostólica, en medio de un diferendo territorial abierto entre ambas partes. 

El debate mediático sobre este tema se abrió en diciembre, cuando Morales anticipó públicamente la decisión del Papa de visitar su país a lo largo de este año. Aunque el Vaticano no confirmó entonces esa eventualidad, él la daba por hecho. 

Después de la sorpresiva noticia sobre el rol clave jugado por el pontífice en el deshielo entre Cuba y Estados Unidos, el mandatario reveló haber entregado a la Santa Sede información detallada sobre su reclamo. En 2013 Bolivia presentó ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya una demanda cuyo objetivo es obligar a Chile a abrir conversaciones bilaterales que les ofrezcan la posibilidad de obtener una salida soberana a las costas del Océano Pacífico, que perdió a causa de una guerra entre ambos países en el siglo XIX. 

El gobierno chileno reaccionó inmediatamente a los dichos del presidente boliviano y a través de su canciller, Heraldo Muñoz, dejó clara su posición: “Chile no ha aceptado en el pasado, no acepta, ni aceptará mediación alguna en un tema que es absolutamente bilateral y que le compete solo a Chile y Bolivia. Chile nunca va a considerar, ni acepta, ni aceptará ceder territorio bajo presión ni mediación de alguna especie”, señaló el funcionario, durante una conferencia de prensa el 6 de enero. 

La polémica se volvió a encender luego que el Papa confirmase públicamente que visitará Bolivia, Paraguay y Ecuador en este 2015, mientras tiene previsto viajar a Chile, Argentina y Uruguay el año próximo. Lo hizo durante su encuentro con los periodistas a bordo del avión papal, en el regreso de Filipinas a Roma el lunes 19. 

Ese mismo día, la Conferencia Episcopal Boliviana emitió un comunicado en el cual consideró “importante mantener esta visita en un contexto pastoral y evitar todo intento de instrumentalización de la misma, puesto que las especulaciones pueden desorientar a la opinión pública e incluso entorpecer las gestiones en marcha”. 

Del otro lado de la frontera la respuesta de una parte de la clase política fue descompuesta. Incluso algunos parlamentarios llegaron a calificar de “inconveniente” la gira de Francisco por el país vecino, reclamaron haberse enterado por una infidencia de Evo y lamentaron que no haya sido tomada en cuenta la propuesta de organizar una visita conjunta, sin privilegiar ninguna de las partes. 

El primero en intentar aplacar la controversia fue el canciller Muñoz, al reconocer la “buena noticia” que significa la visita papal en 2016. Luego le tocó el turno al arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, quien decidió dar a conocer públicamente el contenido de una carta personal que le envió el Papa el 5 de enero de 2015.

En la misiva el pontífice aclaró que las visitas a ambas naciones las realizará “animado exclusivamente por la caridad pastoral”. Además sostuvo que tiene a Chile “muy presente en su corazón” y que reza porque “crezca en todas partes la fraternidad y el entendimiento mutuo”. 

“Ante este anuncio, el cardenal Ricardo Ezzati agradece públicamente al Papa Francisco su preocupación y generosidad para con los pueblos hermanos de Bolivia y Chile, y desde ya invita a todos a disponer el corazón para su visita. Invita a los fieles a rezar por el santo padre y a poner todas sus energías para acogerlo como mensajero de Jesús y su evangelio”, concluyó una nota del arzobispado de Santiago.  

Aunque todavía no existe fecha oficial para la visita de Francisco a Bolivia, en Sudamérica se especula con una participación suya en el Congreso Eucarístico Nacional previsto en la localidad de Tarija del 1 al 5 de julio próximos.

Coment� la nota