El Obispo de Mar del Plata, sobre la ola de apostasías: “Algunas personas entienden que el tema de la fe fue una imposición de los padres”

El Obispo de Mar del Plata, sobre la ola de apostasías: “Algunas personas entienden que el tema de la fe fue una imposición de los padres”

Luego de que el Senado rechazara el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, el Obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre. aseguró que la Iglesia “no tiene una postura triunfalista”. También habló del trabajo del Ceamse con las personas que viven en el basural.

La posición del Obispado en contra del proyecto de legalización del aborto provocó apostasías colectivas de parte de muchos fieles, que reaccionaron por la encendida postura de la iglesia católica en todo el país.

Ante esta situación, 0223 consultó al obispo de Mar del Plata Gabriel Mestre, que consideró a la apostasía como un renunciamiento “de la fe”. Asimismo habló sobre la difícil situación que viven los recicladores en la ciudad con la llegada del Ceamse y el drama de la desocupación.

“La apostasía es dejar de hacer algo o de asumir algo. Y existe desde los primeros siglos, cuando nace la Iglesia. Se ha regulado canónicamente de diversas maneras según las circunstancias y los momentos históricos. Aquí queda asociado a que la praxis de la Iglesia tiene que ver con el bautismo de niños, donde los papas así como deciden sobre varios aspectos del niño como qué va a comer, cómo se va a abrigar, a que escuela va a ir, cuál será el pediatra, también deciden con el bautismo, le proponen la fe cristiana y católica”, explicó Mestre.

En ese contexto, el religioso remarcó que “cuando ese niño pueda hacer uso de razón, lo confirmará con el sacramento de la confirmación. El camino de la fe queda completado con el bautismo, la confirmación y la primera comunión. Algunas personas entienden que el tema de la fe fue una imposición de los padres y tienen el derecho y la libertad de realizar la apostasía, que es un trámite donde ellos plantean que no se corresponden con ese bautismo que hicieron de pequeños”, sostuvo el obispo.

Aborto: “La Iglesia no tuvo una perspectiva triunfalista sobre la posición del Senado”

Luego del revés de la legalización del aborto en el Senado de la Nación, muchas mujeres y militantes consideraron que “este cambio cultural ya se dio” y esperan que en los próximos años el debate nuevamente tome las calles y finalmente el proyecto sea ley.

Sin embargo para Mestre, “no hubo una perspectiva triunfalista” de la Iglesia sobre la decisión de los legisladores y a pesar de estar “completamente en contra” del proyecto, “hay un reclamo social muy fuerte” y que es “propio de la dinámica de la democracia”.

“Es difícil saber qué puede pasar en el futuro, porque ni siquiera sabemos que sucederá la próxima semana en Argentina. Indudablemente estará en agenda y no soy futurólogo ni politólogo pero en algún momento habrá una ley que legalice la realidad del aborto”, razonó.

Y agregó: “Yo me planteo el desafío como pastor de formar en la perspectiva de la vida. No solo hacer foco en la realidad e la vida no nacida en el seno de la mama sino tener presente las cuestiones que tienen que ver con la injustica, la pobreza y la invulnerabilidad con la vida de una piba en los barrios, objeto y sujeto de situaciones de violencia de género como lamentablemente tenemos que ver muchas veces”.

En relación al poder de movilización de la Iglesia Evangélica, Mestre consideró que “ellos en estos temas tienen en general una perspectiva más clara en estos temas morales. A la iglesia católica se le pega mucho por el tema homofóbico sin embargo en nuestra comunidad tenemos a mucha gente homosexual. Los evangélicos tienen una lectura más literal de algunos textos de la escritura y tienen una militancia más definida. Nuestra iglesia tiene un arco más amplio. Pero en el tema de defender a la vida no nacida lo compartimos. Aunque compartiera el tema del aborto, nunca podríamos estar con un grupo por ejemplo pro nazi”, planteó.

El basural con la llegada del Ceamse

En relación al predio de disposición final con la llegada del Ceamse, el obispo Mestre valoró la gestión de la Mesa Multisectorial “que ayudó” al trabajo social que se realiza hacia los recicladores.

“Hay un planteo de conciencia social que ellos de alguna manera quieren trasladarlo a Mar del Plata. La problemática es compleja”, señaló el Obispo, que adelantó que en los próximos días se reunirá con algunas autoridades del Ceamse “para reafirmar esta línea”.

“La semana inauguré el programa Cura Brochero que ayuda el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que vía Provincia de Buenos Aires, permite que las personas que están trabajando en el basural, en una capilla de Santa Rosa del Mar puedan comenzar a fabricar `ladrillos sociales´ para arreglar y eventualmente construir viviendas sociales. Se utiliza un 7% de cemento y polvo de cantera y piedra colorada, que no tienen ningún tipo de uso. La idea es sacarla del basural. No debería haber gente trabajando ahí. Eso sería el ideal”, subrayó.

`Acá no hay alcohol ni drogas´

Por último valoró la nueva forma de trabajo en el basural: “Cuando una coordinadora les planteó a los trabajadores que `acá no hay alcohol ni drogas´, las mujeres sintieron que era una manera de apoyar aquellos casos donde hubo quizás una dificultad con los varones. Donde hay una realidad compleja en el basural. No es un plan social que cae de arriba sino es un compromiso concreto porque sabemos que el trabajo dignifica”.

Consultado sobre la difícil situación económica y social, Mestre indicó que “yo no me meto en la grieta política de un lado y del otro, pero muchas personas del mismo partido de Cambiemos, reconocen que estamos pasando un momento difícil y crítico. En Mar del Plata lo vemos con claridad. Hay que seguir construyendo y dialogando para reclamar en el contacto que yo tengo con los dirigentes, de manera justa y serena, esta dignidad que necesitamos todos los argentinos, en particular los más vulnerables”, cerró Mestre.

Coment� la nota