El obispo "enamorado" vuelve al ruedo en Neuquén

El obispo

Luego de renunciar a su cargo y vivir un tiempo en España, ahora será misionero en la provincia.

El ex obispo de Merlo-Moreno Fernando Bargalló, conocido en todo el país por ortagonizar un escándalo al difundirse unas fotos en las que aparecía abrazado a una mujer en una exclusiva playa mexicana, vuelve al ruedo en Neuquén.

El religioso que tuvo que dimitir, aceptó pasar un tiempo de penitencia recluido rezando y luego estudiando en el país y el exterior. Pero ahora, Bargalló vuelve a prestar servicios en la Iglesia argentina, alejado de los grandes centros urbanos y con una tarea de bajo perfil: será misionero en el interior de la provincia de Neuquén.

“El obispo pecó y cumplió una penitencia muy grande. Estuvo dos años rezando y cumpliendo la pena en un templo. La Iglesia lo perdonó porque Dios perdona. La Iglesia no puede condenar eternamente”, reveló el obispo de Neuquén y vicepresidente primero de la Conferencia Episcopal Argentina (que agrupa al casi centenar de obispos del país), Virginio Bressanelli, en declaraciones al diario Río Negro.Así, Bargalló podrá ejercer su ministerio sacerdotal. Por caso, impartirá los sacramentos.

Luego de afirmar que está “muy contento de recibirlo” en su diócesis, Bressanelli señaló que Bargalló es “una persona muy generosa y entregada a los pobres”. De hecho, el ex obispo de Merlo-Moreno siempre estuvo enrolado en un progresismo moderado y llegó ser hasta fines de 2011 presidente de Cáritas Argentina.

"Bargalló viene a entablar lazos con la comunidad nuevamente, desde cero”, en este caso, neuquina, aunque no precisó dónde exactamente se desempeñará. Además, dijo que tampoco está confirmada la fecha de su arribo a la provincia.

Cabe recordar que el obispo enamorado, como se lo conoció,  tenía 57 años el 19 de junio de 2012, cuando se difundieron las comprometedoras fotos suyas –tomadas un año antes– con una amiga de la infancia, María de las Victorias Martínez Bo (55) en una playa de Puerto Vallarta, México. Por entonces, era además presidente de Cáritas Latinoamérica, cargo al que también debió renunciar.

El obispo vuelve al ruedo en Neuquén, esperemos que no se vuelva a enamorar...

Comentá la nota