Mons. Zanchetta agradece el testimonio de la vida consagrada en Orán

Mons. Zanchetta agradece el testimonio de la vida consagrada en Orán

En la fiesta de la Presentación del Señor, el obispo de Orán, monseñor Gustavo Zanchetta, saludó a los religiosos y religiosas presentes en esta diócesis del noreste salteño y les agradeció su “presencia caritativa y profética” que hace presente el Reino de Dios entre los hombres.

En la fiesta de la Presentación del Señor, el obispo de Orán, monseñor Gustavo Zanchetta, saludó a los religiosos y religiosas presentes en esta diócesis del noreste salteño y les agradeció su “presencia caritativa y profética” que hace presente el Reino de Dios entre los hombres. 

“En ustedes reconocemos en la fe el sentido de la enseñanza de Jesús, quien señalando con la mano a sus discípulos dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre»”, expresó el obispo en una circular difundida en las comunidades. 

“Quiero agradecerles, mis hermanos y hermanas, por la entrega generosa en estas tierras de misión permanente donde nos vienen regalando – algunos desde antes de la fundación de la diócesis – su cercanía y acompañamiento fraterno que tanto nos edifica como pueblo de Dios”, agregó monseñor Zanchetta. 

El obispo diocesano consideró que la vida consagrada se convierte en testigo de Dios frente a un mundo que relativiza el valor de la obediencia, de la pobreza y de la castidad que rigen el compromiso radical con el evangelio de Jesús. 

“Hermanas y hermanos, de todo corazón ¡muchas gracias en nombre de esta gran familia de la Nueva Orán! Cuenten con mi oración y cariño de padre y pastor. Rezo por ustedes, y por favor, no dejen de hacerlo por mí”, concluye el mensaje del obispo Zanchetta.

Coment� la nota