Mons. Bokalic: "Hay mercaderes que están jugando con los jóvenes"

Mons. Bokalic:

Pidió “el acompañamiento de los padres porque sino vamos a seguir llorando jóvenes”. Señaló que “hoy no hay contención ni cariño” hacia ellos y advirtió que esa “orfandad” se ve también en los chicos de buena posición económica.

 El obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic, quien visitó el Colegio San Vicente del barrio La Católica, en el marco de la celebración del día de su santo patrono, realizó un profundo análisis de la angustiante situación por la que hoy atraviesan los jóvenes, que se encuentran constantemente amenazados por los flagelos del alcoholismo y la drogadicción. En su reflexión, pidió a los padres mayor acompañamiento y se refirió además a la reciente muerte del adolescente Marcos Zelada, quien antes de fallecer había admitido a sus padres que consumía sustancias prohibidas. 

“Los jóvenes necesitan acompañamiento, necesitan que los padres estén cerca de ellos y en todo momento, especialmente los fines de semana. Los padres tienen que acordarse que son padres las 24 horas, y los chicos necesitan presencia, acompañamiento. No los podemos dejar solos”, imploró el obispo diocesano. 

Luego realizó una fuerte declaración, haciéndose eco de una reflexión de hace un tiempo del papa Francisco, quien se refirió oportunamente al abandono que sufren hoy los jóvenes del mundo. 

“Hay una gran orfandad en muchos jóvenes, y lo dijo el papa Francisco hace muchos años y lo sigue diciendo. Hay orfandad en muchos jóvenes, aún en aquellos que están en buenas situaciones. Hoy no hay contención, no hay cariño, no hay presencia. Esas muestras son los límites, las contenciones y las prevenciones para que los jóvenes actúen bien. Pero sabemos que hay muchos mercaderes que están jugando con ellos”, sostuvo Bokalic. 

En referencia al caso del joven Marcos Zelada, que golpeó a la comunidad del colegio Hermanas Franciscanas, debido a una muerte que se vio enredada con temas relacionados a las adicciones, monseñor Bokalic afirmó: “Nos duele lo que pasó. Hay que invertir en espacios para los chicos, porque sino vamos a seguir llorando a jóvenes. Invirtamos recursos, tiempos, transparentemos las cosas, hagamos espacios para los jóvenes. Lo que pasó es un llamado de atención para las familias y a las autoridades también. Vi a la hermana Nora, del colegio, y está muy apenada. Vamos a acompañarlos también a ellos”. 

En otro sentido, el obispo diocesano admitió que la Iglesia necesita un replanteo para salir de los sitiales de poderes en los que se encuentra, haciendo alusión a la vida de San Vicente. 

“San Vicente abrió surcos en la Iglesia, en ese momento necesitaba una renovación de abandonar el poder y servir a los pobres y eso lo ha hecho Vicente, que fue un tipo que renovó mucho la Iglesia de su tiempo, formó curas, dejó fundaciones que hoy siguen vivas en todo el mundo. Siempre hubo tentaciones en la Iglesia, pero como la Iglesia está conducida por el Espíritu Santo tenemos la esperanza de convertirnos y cambiar permanentemente, dejar los poderes y privilegios para servir a los pequeños y a los débiles”, sostuvo Bokalic.

Coment� la nota