Los judíos se sienten cada vez más acosados, denuncia la UE

Los judíos se sienten cada vez más acosados, denuncia la UE

Una investigación expone que el antisemitismo crece en Europa desde hace cinco años. Los hebreos se sienten amenazados en todas partes, tanto por personas de derecha como de izquierda. Los comentarios de líderes políticos animan al resto, señalan.

Los judíos europeos se sienten cada vez más amenazados y acosados en todos los aspectos de la vida y desde distintos frentes, que van desde musulmanes radicales a la extrema derecha e incluso la izquierda política, señala un informe publicado por la Unión Europea (UE). 

"Simplemente ser judío aumenta la probabilidad de estar expuesto a una continua corriente de abusos, expresada en diferentes formas, dónde quieran que vayan, sin importar lo que lean (en Internet) o con quién se relacionen", denuncia la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la UE en un informe basado en una encuesta realizada entre 16.000 judíos europeos. 

El reporte "Experiencias y percepciones del antisemitismo" lanza un dato preocupante: el 89 % de los encuestados siente que el antisemitismo ha crecido en los últimos cinco años, lo que confirma la tendencia denunciada en un estudio de 2012. 

"El antisemitismo es un problema que persiste, que continúa y que es siempre muy alto", señala a Efe Henri Nickels, uno de los expertos de la FRA en asuntos de xenofobia. 

En ese sentido, alerta que los judíos europeos "perciben antisemitismo en todas partes de la esfera pública". 

El informe se basa en un sondeo "online" realizado entre personas que se identifican como judías, residentes en 12 países de la UE, que juntos concentran el 96 % del estimado 1,5 millones de judíos que viven en la Unión. 

Los datos varían entre el 93 % de los encuestados en Francia que asegura que el antisemitismo ha crecido en el último lustro, hasta el 73 % de los entrevistados en España que opinan así. 

Entre los comentarios ofensivos, el 51 % asegura escuchar todo el tiempo o frecuentemente que Israel se comporta como nazis con los palestinos, que los judíos explotan el Holocausto en interés propio (35 %) o que el Holocausto se ha exagerado o no existió (24 %). 

Tanto el tipo de ofensa más frecuente como la ideología de los acosadores varía enormemente entre los países analizados. 

En España las críticas referidas al conflicto entre Israel y Palestina supone el comentario más repetido, mientras es menos habitual el prejuicio de que los judíos no pueden integrarse. 

Paralelamente, la mayoría de los entrevistados (34 %) en España identifica al autor del más grave incidente de acoso como alguien de izquierdas, frente a 17 % que señala a un musulmán extremista y al 11 % que apunta a alguien de derechas. 

En Alemania o Suecia, por contra, se percibe como la principal amenaza a los islamistas radicales, mientras que en Polonia o Hungría la mayoría teme el acoso de la extrema derecha. 

En esos dos países, el comentario más escuchado es que "los judíos tienen demasiado poder", que los judíos no son capaces de integrarse o tienen intereses diferentes al resto de la sociedad. 

Nickels explica que factores recientes, como la llegada de inmigrantes de países musulmanes o el ascenso de la extrema derecha, varía entre países por lo que no se puede señalar una sola causa del aumento de la percepción de antisemitismo en Europa. 

En general, la mayoría de los encuestados mencionan Internet y otros medios de comunicación como el ámbito en el que se producen los ataques, muy por encima de en eventos políticos, situaciones sociales o en el espacio público. 

Un 28 % de los ciudadanos que tomaron parte en el estudio asegura que ha sufrido algún tipo de acoso al menos una vez el año pasado, y el 3 % fue víctima incluso de ataques físicos. 

Casi siete de cada diez de quienes han experimentado acoso no lo denunció, principalmente por pensar que no iba a servir para nada. 

De hecho, siete de cada diez cree que el Gobierno de su país no combate el antisemitismo de forma efectiva. 

El miedo a ser víctima de ataques fue mencionado por hasta el 40 % lo que hace que renuncien incluso a llevar objetos o prendas que pueden identificarles como tales, o incluso acudir a acontecimientos o lugares relacionados con su religión. 

La situación es tan grave que hasta el 38 % de los encuestados asegura haber considerado abandonar su país. 

Según Nickels, un elemento importante es que mucha gente ya no tiene reparos en hacer comentarios en público que hace unos años eran considerados "socialmente inaceptables". 

"La gente se siente alentada a hacer comentarios, porque ven a líderes políticos y a líderes de opinión que hacen este tipo de comentarios y piensan: está bien que yo lo haga", señala. 

Por ello, destaca la importancia de que, dentro del respeto a la libertad de expresión, la gente responda y pague por amenazas o insultos, y que las grandes empresas de redes sociales actúen también retirando esos contenidos. 

En general, Nickels advierte de una "retórica de intolerancia que está permeando en el discurso público" más allá del antisemitismo. 

La encuesta incluía una pregunta sobre el aumento de la intolerancia hacia los musulmanes: para el 37 % ha aumentado mucho desde 2013 y para el 35 % un poco.

Coment� la nota