Los islamicos argentinos temen que crezcan los prejuicios

Preocupa que, por desconocimiento, se intente demonizar al islam, que es una religión de paz. Advierten que los perpetradores de los atentados como el de Francia nada tienen que ver con la fe, sino que son "simples terroristas".

Primero fue la natural consternación por el brutal ataque a la revista satírica francesa. Pero inmediatamente después otro sentir invadió a la comunidad islámica argentina: una enorme preocupación. Es que sus miembros creen que cada vez que se producen estos hechos protagonizados por “fundamentalistas islámicos” –una categorización que rechazan porque los consideran simples terroristas ajenos a su fe-  el Islam sufre un tremendo desprestigio ya que, sea por desconocimiento, sea por un intento de demonizarlo, se generan mensajes en los medios y en ciertos líderes de opinión que promueven el prejuicio de que su doctrina promueve la violencia.

No faltan quienes creen que la masacre de este miércoles será un punto de inflexión en la compleja relación entre la comunidad islámica y varios países europeos, sobre todo Francia y Alemania, donde suele haber marchas de rechazo a la creciente presencia y costumbres islámicas. O sea: que las cosas estarán peor para los islámicos: acaso se endurezcan las exigencias migratorias, decrezca la oferta de empleo, se persiga el uso del pañuelo que cubre la cabeza de las mujeres… Pero nada de eso vaticinan para la Argentina –donde hay unos 600 mil musulmanes-, considerada un ejemplo de convivencia interreligiosa.

“En la Argentina no solo hay una buena convivencia, sino que existe desde hace tiempo un diálogo entre las distintas comunidades que podríamos llamar preventivo, mientras que en Europa se acuerdan de tender puentes cuando se producen hechos terribles como el ataque a la revista”, dice Omar Abboud, miembro del Instituto de Diálogo Interreligioso, surgido por impulso del entonces cardenal Jorge Bergoglio, y quien se abrazó el año pasado con el Papa Francisco y el rabino Abraham Skorka frente al Muro de los Lamentos. Por eso, considera que hay que trabajar aún más para despejar los prejuicios.

El Centro Islámico de la República Argentina –la principal organización islámica del país- emitió una declaración en la que tras expresar su “más enérgica condena al ataque a la revista, que considera un “acto de terrorismo criminal”, afirma que algunos utilizan estos hechos para “demonizar al Islam y a los musulmanes y confundir a la sociedad”. Y rechaza “el uso de términos para identificar a estos terroristas que aparecen en ciertos medios y en ciertos vínculos académicos. Como islámicos, ultraislámicos, etc. Ya que la práctica piadosa del Islam invita a la paz individual y social”.

Para el director del Centro Cultural Islámico Rey Fahd –que cuenta con la mezquita de Palermo-, Firas Elsayer, “estos actos de cobarde y salvaje provocación hieren el sentimiento de todos los seres humanos, musulmanes, judíos y cristianos. Violan –agrega- lo más importante que es la vida, una de las cinco cuestiones esenciales por las que fue revelada precisamente la jurisprudencia islámica”. Y reconoce: “vemos con preocupación que por falta de información o desconocimiento de algunos sectores se puedan generar rencores en la sociedad hacia los islámicos”.

Coment� la nota