Importantes cambios y designaciones en la Diócesis de Mar del Plata

Importantes cambios y designaciones en la Diócesis de Mar del Plata

Monseñor Antonio Marino, Obispo Diocesano, a través de las circulares 44 y 45, ha designado nuevas autoridades en espacios educativos y párrocos en Mar del Plata y zona. 

Enroques, nombramientos y cambios, en algunos casos luego de más de 10 años de tarea continua de sacerdotes en diversas áreas. Es siempre un gran desafío, y una necesidad de la Iglesia, renovar, cambiar e invitar a los sacerdotes a encontrarse con nuevas comunidades. Y a su vez, es siempre esperanzador, movilizador y despierta mucha expectativa en los fieles, el arribo de un nuevo pastor a una ciudad y a una parroquia.

En esta oportunidad, Monseñor Marino también dispuso, luego de más de una década, cambios en la JUREC, Junta Regional de Educación Católica, y en el CEDIER y la Escuela Universitaria de Teología.

En el documento número 44, con fecha del 27 de octubre, Marino designa al Padre Pablo Etchepareborda, como nuevo Párroco en la última parroquia creada, San Pío de Pietralcina, en la zona sur de Mar del Plata, Punta Mogotes y el Faro.

Esta parroquia del sur estaba en manos del Padre Luis Alboniga, que luego de su capacitación universitaria en Roma durante varios años, y de pasar por ésta como su primera parroquia, desembarcará ahora en la Parroquia de la Asunción, en la manzana del Hospital Materno Infantil.

El Padre Marcelo Panebianco, dejará entonces la Parroquia de la Asunción, para llegar hasta Pinamar, donde se encontraba Etchepareborda. Por último, el Padre Walter Pereira, que además acompaña cotidianamente al Obispo como Canciller, pasa de la Parroquia de Cristo Rey, en pleno barrio de Constitución, a San Antonio de Padua, en el barrio Las Avenidas, cercano al puerto.

Allí está el Padre Silvano de Sarro, que luego de 10 años, y en un perfecto enroque, dejará la comunidad y el colegio San Antonio, para comenzar una nueva etapa en Cristo Rey.

Cambios, enroques, modificaciones. Algunas designaciones no dejan de causar sorpresas entre los laicos, que reclaman y manifiestan humildemente, no haber sido tomados en cuenta por el Obispo. En otros casos, aparecen necesidades concretas por parte de los sacerdotes de llegar a otros destinos. En una estructura vertical, hay una infalibilidad por parte del Obispo Diocesano, que tiene toda la potestad para disponer los cambios. Gusten, o no.

Los cambios muestran también la falta de vocaciones sacerdotales, donde en muchos casos, los curas tienen dobles o triples responsabilidades, en lo educativo, formativo, administrativo, y en la tarea principal como pastor de una comunidad.

  • JUREC: CAMBIOS, 10 AÑOS DESPUÉS

Finalmente, el Obispo marplatense Antonio Marino dispuso que Silvano De Sarro, luego de un trabajo muy destacado y reconocido por toda la sociedad, deje el cargo de Presidente de la Junta Regional de Educación Católica, que se encarga de administrar y dirigir la capacitación en conocimientos y en valores  de 40.000 estudiantes, en niveles inicial, primaria y secundaria, que asisten a cerca de 55 colegios de toda la diócesis.

Será el Padre Pablo Etchepareborda, quién tenga ahora esa responsabilidad. De Sarro deja un legado importante. Tomó la JUREC en momentos difíciles, en medio de denuncias por casos de abusos sexuales en el colegio Nuestra Señora del Camino. Finalmente, se comprobó que el docente acusado, no era responsable de nada, y un familiar de uno de los chicos involucrados termino encontrado culpable en esa situación.

Basta con comparar como maneja hoy la JUREC el presunto caso de abusos en el Colegio San Antonio María Gianelli, para entender la sabiduría, el temple y la firmeza que ha puesto De Sarro para afrontar la situación. Hoy la docente potencialmente  involucrada está acompañada, contenida, y siguen creciendo los apoyos de cientos de docentes, que descreen de las pericias y ven como, poco a poco, se van cayendo los argumentos y las denuncias de las familias.

Silvano De Sarro luchó para  conseguir un mayor y mejor posicionamiento de la educación católica en la consideración de la sociedad, le dio visibilidad a la junta, organizó un encuentro deportivo y cultural que se convirtió en un clásico, por donde pasaron cada año más de 4000 estudiantes, y que acaba de terminar su novena edición. Fue una de las voces más duras y críticas ante los embates de diversos sectores políticos y gubernamentales contra la educación privada en general, y confesional en particular. Ha reclamado permanentemente por mayores fondos y presupuesto para la continuidad del sistema educativo, y al mismo tiempo tuvo una relación constante, pero con cruces y algunas críticas cruzadas, con los gremios docentes.

Activo, emprendedor, constante, con carácter, su trabajo en la junta en 10 años dejará una marca imposible de borrar. Un legado fuerte, un trabajo muy bien hecho. Etchepareborda tomará la posta. De Sarro le había expresado en varias oportunidades al Obispo Marino, el deseo de cambios, luego de una faena emprendida a pleno, con un fuerte compromiso y una consagración total. Ahora, llega el recambio.

Etchepareborda tendrá que multiplicarse, ya que en los próximos meses asumirá como Párroco en el sur de Mar del Plata, y al mismo tiempo, en la junta de educación, con sus oficinas en el centro de la ciudad, y con muchas responsabilidades cotidianas.

Otro de los nombramientos establecidos por el Obispo, a través de la Circular de Cancillería número 45, es la designación de Luis Alboniga, joven sacerdote doctorado en Roma, como el nuevo Presidente  del CEDIER y Rector de la Escuela Universitaria de Teología.

Todos los designados asumirán durante el próximo mes de diciembre.

Coment� la nota