El hogar de enfermos y ancianos de la Gruta de Lourdes celebra 75 años

Con una misa que se celebrará el próximo sábado 11 a las 16, las Pequeñas Hermanas de la Divina Providencia, los ancianos y enfermos, y toda la comunidad  que se acerque a la Gruta de Lourdes del puerto marplatense, festejarán el 75° aniversario de la fundación del hogar que allí funciona.

“Nos estamos preparando con mucha sencillez, humildad, en realidad el hogar merecería que se haga una fiesta grande, pero nosotros consideramos que la fiesta es la misa. Queremos dar gracias a Dios porque hace 75 años que en este lugar se sirve al prójimo más necesitado”, manifestó la religiosa Ana María Herrera, hermana superiora de Mar del Plata.

Actualmente hay 82 personas residiendo en el “Hogar para enfermos crónicos Nuestra Señora de Lourdes”. Y son tres las religiosas – que promedian los 67 años - que hacen el acompañamiento a los que allí viven. “Ahí vemos la mano de la Providencia, porque tres es un número muy chiquito para  una casa tan grande y sin embargo Dios nos da la fuerza para que las tres estemos en armonía”, manifestó la hermana Ana María. Asimismo hay gran cantidad de empleados que se ocupan de atender a los abuelos y enfermos que residen en el lugar, y sumado a que no se reciben subsidios estatales, las necesidades económicas son desde hace años, apremiantes. “La situación viene más difícil que en otras oportunidades, porque los aumentos son constantes en todo, en la calidad de vida, en los sueldos, incluso este mes no podremos pagar las cargas sociales ni el mes que viene ni el otro, y estamos esperando que podamos tener una buena temporada para pagar las deudas” consideró la religiosa. “Esta situación la vivimos con mucha paz, y sobre todo con mucha confianza en la Divina Providencia”.

La hermana Leticia Aquino Rivas, es una de las hermanas de la congregación que conoció a Sor Concepción Gherzi, “la Mamma”, quien fue la impulsora de la Gruta de Lourdes y del hogar. “Era una mujer de mucha oración, un testimonio de fe y confianza ciega en la Providencia, también era una mujer que tenía una mirada de futuro, visionaria. Todo esto al principio fue difícil, de la nada hicieron el hogar, la gruta, todo fue obra de Dios. Su testimonio, para mí fue extraordinario, ella trabajaba todos los días en la ciudad de Belén, cosía para los pobres, y de noche iba a visitar a los enfermos del hogar, les hacía la cruz a cada uno, y les regalaba un caramelo”, recordó la hermana Leticia.

 “Cuando la Mamma vino a Mar del Plata, le gustaba mucho caminar, descubrió este lugar, que era una cantera y pensó que podía ser una gruta en honor a la Virgen de Lourdes, y arriba el hogar. En ese momento eran enfermos y ancianos como ahora y cuando se abrió había 105 personas, y luego se hizo el pabellón de las ‘nenas’ – mujeres con discapacidades mentales o motoras-, aunque con los años se fue reduciendo, se modernizaron las habitaciones. En ese momento había gente menos deteriorada de salud, hoy al estar muy deteriorados se requiere otro tipo de atención diarias, no es fácil”, señaló la hermana Leticia. Han pasado 75 años pero el carisma sigue intacto, la atención a los más necesitados, el cariño y la dedicación es propio de la atención en el hogar de la gruta. “Este es nuestro carisma y la fundadora – la beata Teresa Grillo Michel- , lo confió a la Mamma y ella nos confió a nosotros que continuamos esta obra. El desafío para nosotras es poder seguir atendiendo y mejorando día a día el acompañamiento de los internados, su calidad de vida, y lo espiritual porque muchos de ellos llegan para pasar sus últimos días, antes de partir a la casa del Padre”, expresó la religiosa.

La hermana Ana María Herrera, señaló que la Gruta de Lourdes de Mar del Plata, es una de las cuatro que hay que distribuidas en el país pero la única que tiene un hogar para enfermos. Destacó también la importancia del lugar, como centro religioso para la ciudad. “La Virgen es un faro de fe y de esperanza para todos los que llegan. Y se ve cada vez más gente que se acerca a rezar, y a estar a los pies de ella. Hace seis años cuando vine, se veía mucho turismo; en este momento desde que se ha armado un grupo de voluntarias que rezan el rosario tanto a la mañana como a la noche se ha ido dando un tinte religioso muy importante. Es hermoso ver a mucha gente en silencio y rezando y no tan preocupados por la foto, y ver las curiosidades de la gruta”.

 “No se olviden del hogar, necesitamos ayuda” 

“Queremos seguir invitando a la gente que tanto ha colaborado con la obra, que no se olvide, y sigan colaborando porque todo eso se fue apagando un poquito. Por el hogar ha pasado mucha gente, y muchos tienen familiares que han vivido sus últimos días acá.  No se olviden del hogar, necesitamos ayuda”, manifestó la hermana Leticia. A lo que la hermana Ana María agregó, “necesitamos personas que se comprometan en serio. Este año, gracias a Dios, surgió una persona que nos hace el pago mensual de la boleta más grande de gas y nos faltaría que nos ayuden con la luz, porque acá a pesar de que haya sol, los abuelitos usan mucho la luz eléctrica”

Todos los que deseen colaborar, con un aporte económico o material pueden acercarse al Hogar de enfermos crónicos Nuestra Señora de Lourdes, que tiene ingreso por 12 de octubre 4050, o llamar al 480 3072 y también en facebook a través de la página “Gruta de Lourdes MDP”.

Coment� la nota