¿Qué hacen en Navidad otras religiones?

¿Qué hacen en Navidad otras religiones?

¿Por qué hay fechas distintas de celebración? Aparte de los cristianos, ¿alguna otra celebra el nacimiento de Jesús? ¿Cuáles son sus fiestas troncales? ¿Qué conexiones tienen unas con otras?

Llega la Navidad y el planeta se llena de papá noel, abetos y muñecos de nieve, rojo, verde y blanco uniendo al mundo. La avalancha made in China inunda hasta los rincones más remotos, en un tiempo de fiesta en el que se superponen mitos, tradiciones y religiones.

En España, aún la tradición mayoritaria es la cristiana, la que recuerda el nacimiento de Jesús. ¿Pero qué hace cada una de las confesiones en estas fechas otras confesiones? ¿Cuáles son sus fiestas troncales? ¿Qué conexiones tienen unas con otras?

Cristianismo

Para la religión cristiana, Navidad es, junto con Pascua, una celebración fundamental dentro del calendario de fiestas, ya que, tal y como indica su nombre, es la "natividad de nuestro señor Jesucristo". La mayor parte de países occidentales y latinoamericanos, de raíces profundamente cristianas y, sobre todo, católicas­, la Navidad es una fecha clave. Una fiesta.

La tradición cristiana fija que la natividad o nacimiento de Cristo se produjo la noche del 24 de diciembre, después de que la Virgen María concibiera un niño "sin haber conocido varón", motivo por el que su marido, José, un carpintero de Galilea, dudó de su virtud, hasta que se le apareció el arcángel Gabriel, que le pidió que cuidase al niño "como si fuese suyo".

Como se narra en el evangelio según San Mateo, "José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre y María dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue". Por eso, el hijo de Dios nació en el lugar más pobre sobre la Tierra (hoy en Cisjordania, Palestina) como ejemplo para que los cristianos adoptasen la humildad como una de sus máximas.

Según el calendario litúrgico cristiano, el Adviento es el período de preparación espiritual previo al nacimiento de Cristo, durante el que los cristianos oran y se preparan para la venida del Mesías. Comienza cuatro domingos antes de esta fiesta.

Además del periodo festivo previo, hay días posteriores al nacimiento igualmente importantes, como la epifanía de los Reyes Magos, cuando los tres magos de Oriente, siguiendo la estrella, llegaron al portal de Belén para adorar al niño recién nacido y le ofrecieron sus tres conocidos regalos: oro, incienso y mirra. En conmemoración, cada 6 de enero, las familias reparten los regalos que han traído los Reyes Magos. En algunos países, esa labor se adelanta y se deja a Papá Noel o San Nicolás.

Por su parte, la mayoría de protestantes, que se pueden incluir en tres grandes grupos (luteranos, calvinistas y anglicanos), celebran la Navidad -lo hacía el mismísimo Martín Lutero-, aunque dejaron de hacerlo temporalmente en el siglo XIX, como forma de desligarse del catolicismo. No fue así en todas partes: en Estados Unidos, por ejemplo, católicos y protestantes han compartido los fastos de la Navidad desde 1607, primer año en que se celebraron estas fiestas en el país.

El 7 de enero es Navidad en aquellos países de tradición cristiana ortodoxa que mantienen el calendario juliano en sus celebraciones litúrgicas (creado por Julio César en el 45 a.C.) en vez del calendario gregoriano usado en Occidente y la liturgia latina (promulgado en 1582 por el Papa Gregorio XIII). El desfase entre ambos calendarios es de 13 días y por eso la Navidad se celebra en Oriente 13 días después que en Occidente. Se exceptúan las Iglesias de Alejandría, Rumania, Bulgaria, Albania, Finlandia, Grecia y Chipre; que sí festejan Navidad el día 25 de diciembre.

Y luego hay ramas que hacen lecturas aún más curiosas sobre la fecha en cuestión. Así, la Iglesia de los Santos de los Últimos Días o mormones, que no se consideran una Iglesia protestante ni reformada sino una Iglesia restaurada, que se suma a la fiesta global pero precisan: "Nosotros creemos que el 6 de abril es el cumpleaños de Jesucristo". Algunos como los Testigos de Jehová y algunas denominaciones protestantes menores consideran que, al no indicar en la Biblia la fecha del alumbramiento de Jesucristo ni ordenar celebrarla, no hay razón para fijar una fiesta por ese motivo.

En el mundo hay 2.400 millones de cristianos, de los que 1.285 son católicos.

Judaísmo

La celebración navideña coincide con la fiesta judía de Januca (Hanukkah) o de las luces, aunque realmente no hay relación entre las dos. La principal diferencia entre el cristianismo y el judaísmo es que los judíos todavía están esperando la llegada del Mesías, ya que para ellos, Jesucristo es sólo un profeta y no el auténtico hijo de Dios, por eso, no celebran la Navidad como la venida de Cristo. Este año, Januca se ha celebrado entre el 2 y el 10 de diciembre, ocho días en los que se recuerda la derrota de los helenos y la recuperación de la independencia de los judíos.

Además, se celebra un milagro: al recuperar el Templo de Jerusalén, se pudo encender el candelabro durante ocho días, cuando con la cantidad de aceite que quedaba alcanzaba sólo para uno. De ahí surge la tradición de encender cada día una vela en la januquía, el candelabro de nueve brazos (cuatro a cada lado, los ocho días, y uno en el centro para encender los demás) con que se recuerda dicho milagro y la reconstrucción del templo.

Cuando se enciende cada vela los judíos piden que ocurran milagros como aquel y se leen textos y salmos relacionados con la creación. En ese sentido, es igualmente una fiesta de renacimiento. Es típico que se juegue con monedas de chocolate y con un trompo llamado dreidel, con letras pintadas que son acrónimo de "Nes gadol haia sham", "un gran milagro ocurrió allí". Para comer, muchas cosas en aceite, fritas: pasteles de patata, natillas... y sobre todo, sufganiot, un dulce de masa frita relleno o espolvoreado de azúcar, mermelada o chocolate.

El año nuevo judío no llegará en enero, sino que entró en septiembre, con la fiesta de Rosh Hashana, que recuerda la salida del pueblo judío de Egipto. Se inició el año 5779, recibido con manzanas con miel (para tener un año dulce), vino de uva (símbolo de la multiplicación), el cuerno o shofar de fondo.

La celebración más importante del judaísmo, no obstante, es el Yom Kippur, el día de la expiación. Es una celebración que se hace ocho días después de celebrar el inicio del año judío, con un ayuno de 24 horas en el que se perdonan todos los pecados y en el que hay que pedir perdón a quienes se haya ofendido.

Se calcula que hay 14,3 millones de judíos hoy en el mundo.

Islam

Los musulmanes celebran dos fiestas principales y ninguna coincide con la Navidad: el Id Al Fitr, la festividad inmediatamente después de terminar el ayuno de Ramadán, y el Eid al ­Adha, el festival del sacrificio durante el tiempo del peregrinaje mayor (Hayy), ya que todo musulmán está obligado a visitar al menos una vez en su vida la ciudad de La Meca (Arabia Saudí).

El Islam es una de las religiones, no obstante, que tienen en más alta consideración a Jesús, al que reconocen como un gran profeta. Por ejemplo, en Palestina, donde se encuentra la Basílica de la Natividad, se suma la fiesta de los cristianos (son el 7% de la población nacional) con el respeto de los musulmanes, que incluso se suman a la celebración como una seña de identidad.

Pero los fieles al Islam entienden que la Navidad no tiene unos orígenes muy fiables. La fecha exacta en la que se sitúa el nacimiento de Cristo (24 de diciembre) no aparece en los evangelios, sino que fue elegida por el Papa Liberio en el año 354. Además, aducen que es más una fiesta más pagana que religiosa y no hay ningún acontecimiento en el Corán ni en la Sunna (el libro con la tradición musulmana) que llame a celebrar festejos especiales en esa fecha.

Los musulmanes sí que celebran el día de Ashura, en el décimo día del mes de Muharram, el primero del calendario lunar islámico. Es una jornada de ayuno, con la que conmemoran justo la penitencia idéntica con la que Moisésagradeció la liberación del pueblo de Israel de manos de los egipcios, una conexión con los judíos. Según la tradición, el profeta Mahoma solía ayunar en esta fecha y recomendaba este ayuno a sus compañeros y seguidores.

1.322 millones de personas profesan hoy el Islam.

Budismo

El budismo recuerda el nacimiento de Jesús, porque lo considera un ser santo. La Navidad es para sus seguidores muy importante toda vez que celebran la llegada a la tierra de un ser excepcional, que trajo consigo una doctrina de paz. Pese a ello, no se llevan a cabo grandes festejos en diciembre, ya que su año nuevo, el Songkran, se celebra el 13 de abril.

Visitar templos locales y ofrecer comida a los monjes budistas son prácticas usuales en esta fiesta principal. El agua se derrama con alegría, sobre todo sobre estatuas de Buda, un acto que representa la purificación y el lavarse a sí mismo de los propios pecados y de la mala suerte. También se hace sobre las manos de los ancianos -es una fiesta de reencuentro familiar-, en señal de respeto y admiración.

El Lhabab Duchen (noviembre) tiene aún más importancia que el año nuevo; es la fiesta que recuerda cómo Buda viaja mágicamente al paraíso y predica su enseñanza a los dioses que lo siguen y a su madre, que estaba en un proceso de muerte y dolor que acaba en renacimiento, en un reino celestial. Cuando Buda regresa después de tres meses, sus seguidores hacen una fiesta conocida como "el retorno". Ese día se hace un ofrecimiento de luces, se pone una mesa llena de velas y los asistentes las prenden cargados de sentimientos de amor, compasión o paciencia.

En este diciembre, los budistas celebran el Día de Lama Tsongkhapa o Del Maestro, en homenaje a una de las figuras más influyentes del budismotibetano. Sólo se asemeja a la Navidad en que se conmemora un nacimiento, el de este pensador y líder espiritual que redactó el Lam Rim Chen Mo, un texto que por primera vez en la historia reunía la totalidad de la enseñanza de Budade forma ordenada, para poder estudiarla y practicarla paso a paso.

Otra fiesta clave es la de Visacha Bucha, en mayo o junio, donde conmemora el nacimiento, iluminación y muerte de Buda, un intento de recordar la importancia de sus enseñanzas con visitas a templos, donativos y ofrendas. Y Makha Bucha, en febrero, sirve para conmemorar y honrar (bucha, en tailandés) la reunión de 1.250 monjes ordenados por Buda, que acudieron espontáneamente a recibir sus enseñanzas a la cueva Veluvana, en el norte de la India.

Se calcula que hay unos 230 millones de budistas en el mundo.

Hinduísmo

Los hindúes defienden que Jesús es uno de los grandes maestros y como a tal se le celebra. En Navidad hay celebraciones puntuales aunque, eso sí, no encontrarás carne en sus menús especiales. Todo vegetariano. De alcohol, ni palabra. Lo que suelen hacer, además de comer, es bailar y cantar en honor de Krishna, su único dios, promoviendo el amor al prójimo y a la naturaleza.

Sostienen que no necesitan festejar la Navidad, todos los días están recordando y alabando a su divinidad a través del Artik, la fiesta y el ritual que hacen al amanecer y al anochecer. Una de sus principales celebraciones, más allá de lo diario, es el nacimiento de Krishna, que se conmemora entre en un día entre septiembre y octubre. A veces se hacen ayunos de pocas horas y se visten ropas y pintadas especiales.

La fiesta más expansiva que tienen es la deDiwali, marcada a finales de octubre o principios de noviembre. Tanta fama tiene que, gracias entre otras cosas al cine de Bollywood y a la emigración, se ha convertido en moda celebrarlo en grandes urbes como Londres o Nueva York. Marca el inicio del nuevo año con una fiesta en la que se regalan dulces entre familiares y amigos, conmemorando el triunfo del dios Ram contra el demonio Ravana.

El número estimado de seguidores de esta religión asciende a unos mil millones.

Coment� la nota