Grabois dice que el llamado a la reconciliación de los obispos "no es parte de la agenda del Papa"

Grabois dice que el llamado a la reconciliación de los obispos

El dirigente social cercano a Francisco aseguró que "algunas autoridades eclesiales parecieran estar escuchando otra campana, o trabajando otra agenda".

El referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), y uno de los dirigentes más cercanos al sumo pontífice, Juan Grabois, sostuvo este domingo el llamado al diálogo y la reconciliación de los obispos argentinos -con relación al terrorismo de Estado durante la última dictadura militar-, "no es parte de la agenda del papa Francisco" y que "algunas autoridades eclesiales parecieran estar escuchando otra campana, o trabajando otra agenda".

"De ninguna manera es parte, o al menos no en esos términos. La reconciliación como concepto teológico implica un profundo arrepentimiento, y cuando se discuten en la Justicia causas de delitos de lesa humanidad, la palabra reconciliación es muy bella, pero acá en la Argentina está impregnada de una carga y un sentido que puede llegar a traducirse en impunidad", dijo Grabois a La Once Diez, radio de la Ciudad, en una entrevista realizada este mediodía.

Por eso, dijo, "hay que ser muy cuidadosos", porque, asumió, "es muy fácil manipular la idea de reconciliación para llevarla para el lado de la impunidad".

En ese sentido, consideró que "los que tienen una responsabilidad tienen que saber que esa palabra se puede utilizar para, por ejemplo, generar el clima para un fallo bochornoso como el de los últimos días, que antecedieron al fallo repudiable y repugnante del 2x1", en referencia a la sentencia de la Corte, dándole ese beneficio a Luis Muiña, condenado por delitos de lesa humanidad.

El dirigente de la CTEP lamentó que el episcopado no esté acompañando la agenda de Francisco, y manifestó cierto descontento con la cúpula eclesial argentina por estar trabajando en otra dirección.

"El episcopado en general no está acompañando la agenda del Papa. En todos los aspectos del magisterio de Francisco, yo no veo un acompañamiento de los obispos a la línea pastoral que él plantea en sus documentos más importantes", dijo Grabois, y precisó el caso de la apertura hacia los divorciados,

El dirigente admitió que existen "muchas excepciones", representadas en "una mayoría silenciosa que acompaña al Papa entre los sacerdotes y los obispos", pero insistió en que "algunas autoridades eclesiales pareciera ser que están escuchando otra campana, que están trabajando otra agenda".

Sin embargo, remarcó que "la Iglesia no es la jerarquía, no es el conjunto de los obispos", y señaló que la Iglesia "creció y maduró", y que "lo que no maduró es el episcopado, que no incorpora las novedades que plantea el Papa, que tienen que vero con lo social, los excluidos y lo ambiental".

Al momento de preguntarle si se imagina una jerarquía eclesiástica haciendo mea culpa, mostrando arrepentimiento, abriendo archivos de la dictadura no solamente a las víctimas sino a la sociedad, Grabois consideró que "la Iglesia necesita pedir perdón, como hizo el Papa con los pueblos originarios en Bolivia", aunque enseguida dijo que lo que la Iglesia debería hacer es "empezar a tener un compromiso real con las víctimas, que son hoy los excluidos, los que sufren la represión, no solamente de las instituciones del Estado, sino también la violencia parainstitucional, aunque hay que decir que muchos curas de las villas están con el tema".

La asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) se reunió a fines de abril en Pilar, donde abordó la necesidad de "reconciliación" sobre lo ocurrido durante la última dictadura, para lo cual recibió testimonios directos de un grupo de familiares de desaparecidos y de militares.

Comentá la nota