Francisco no se pronunció, pero sigue muy de cerca el caso

Francisco no se pronunció, pero sigue muy de cerca el caso

En el Vaticano remiten al documento del Episcopado argentino, que llamó a superar las "sombras de impunidad"

 Aunque desde la Argentina muchas voces reclaman un pronunciamiento del papa Francisco sobre el caso Nisman, no es casual su silencio.

"Ya ha hablado la Conferencia Episcopal Argentina y el Papa se remite a los obispos de su país", dijo a la nacion una fuente de la Secretaría de Estado del Vaticano.

"El Papa no tiene elementos para decir otra cosa distinta a la que dijeron los obispos, no tiene elementos para juzgar", agregó la misma fuente, que admitió que "el Santo Padre sigue con dolor" lo que está sucediendo en su país.

El miércoles de la semana pasada, la comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) manifestó en un comunicado su"conmoción, perplejidad e incertidumbre" ante la muerte del fiscal Nisman e hizo un llamado a las autoridades y a toda la dirigencia política a poner "todo el esfuerzo, honestidad y capacidad investigativa" para alcanzar la verdad y superar "las sombras de impunidad".

El organismo es presidido por el arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo, y en noviembre último incorporó como vicepresidente primero al cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y de estrechos lazos con Francisco.

En la misma sintonía se expresaron luego la Comisión Nacional de Justicia y Paz, dependiente del Episcopado, y otros obispos, entre los cuales se destaca el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, que el domingo último, durante una homilía, consideró "indispensable que se conozca la verdad".

A esa voz se sumó ayer el obispo de Río Cuarto, monseñor Adolfo Uriona. "Hay que reaccionar pidiendo que se haga justicia, que se esclarezca y que toda la sociedad diga «esto nunca más»", dijo el pastor.

"Hay dos males que nos están afectando: uno es la corrupción, no sólo en el nivel político, sino en toda la sociedad; y después la impunidad, que eso es mucho más terrible porque crea una especie de desafección y uno queda sin saber dónde está parado", agregó Uriona.

Más allá del pronunciamiento de los obispos argentinos, otra fuente bien informada del Vaticano desmintió tajantemente, ante una consulta de la nacion, tanto la versión que corrió la semana pasada sobre una presunta llamada telefónica del Papa a la madre del fiscal fallecido, así como la de la existencia de una carta de solidaridad para la Presidenta. "No hubo ni llamada ni carta del Papa", aseguró la fuente.

L'Osservatore Romano, el diario del Vaticano, viene publicando información sobre el caso, estrictamente noticiosa: ayer, por ejemplo, en una columna titulada "La versión de Fernández", hizo un repaso de lo que dijo en cadena nacional la Presidenta el lunes pasado, al tiempo que destacó que "las investigaciones sobre la muerte de Nisman parecen empantanadas".

En la edición que saldrá hoy, en tanto, el diario del Vaticano informa escuetamente sobre la conferencia de prensa brindada anteayer por Diego Lagomarsino y los nuevos escenariosposibles que se abren en el caso.

CUIDADO SUPERLATIVO

En Buenos Aires, en tanto, fuentes cercanas a Francisco que también pidieron el anonimato no se manifestaron sorprendidas por su silencio.

"Todos los que hablen están esperando que se aclare el panorama con elementos objetivos. Todo es preocupante, pero al mismo tiempo muy complejo. No vale la pena opinar por intuición. Mejor es confiar la investigación a la Justicia, que está para eso", dijo un prelado.

"Es lógico y seguro que Francisco sigue el tema con mucha atención, pero no creo que emita opinión. Es un tema de mucho calibre y muy delicado, hay que tener en cuenta su condición de jefe de Estado y en este caso hay países involucrados. Tiene un cuidado superlativo", apuntó otra persona que lo conoce muy bien.

Respecto de una posible llamada telefónica o carta dirigida a la familia de Nisman, una fuente de la comunidad judía que acompañó a los deudos dijo sintéticamente: "No hubo comunicación. Pero el Papa está siguiendo muy minuciosamente el tema".

Ayer, al recibir en audiencia privada en el Vaticano a un grupo de diputados y senadores ítalo-latinoamericanos, entre los cuales estaban los ítalo-argentinos Claudio Zin y Ricardo Merlo, el Papa tampoco habló del caso Nisman.

EL PAPA Y LA AMIA

Primera visita

El cardenal Bergoglio visitó por primera vez la sede de la AMIA el 7 de junio de 2010. Rindió homenaje a las víctimas

Eslabón de una cadena

En esa ocasión, Bergoglio dijo que el ataque a la AMIA fue "un eslabón más de la cadena de dolor de los judíos"

En el Vaticano

En julio de 2013, Francisco recibió a familiares de las víctimas del atentado en la residencia Santa Marta

Solidaridad

El 18 de julio de 2014, a 30 años del atentado contra la AMIA, Francisco envió un mensaje a los familiares de las víctimas y pidió "que se haga justicia".

Dispositivo

Lo hizo a través de un video grabado en el celular del director del Congreso Judío Latinoamericano, Claudio Epelman

Mensaje

"Nos cuesta tanto encontrar caminos de justicia", advirtió el Pontífice.

Coment� la nota