Francisco: el mercado de armas es una amenaza para la humanidad

Francisco: el mercado de armas es una amenaza para la humanidad

El comercio de armas y la proliferación nuclear se encuentran entre los temas centrales del discurso que el Papa Francisco pronunció el pasado lunes ante los miembros del cuerpo diplomático. Entrevista con Maurizio Simoncelli, vicepresidente del Archivo de Desarme del Instituto de Investigaciones Internacionales

El destino del planeta está en peligro por graves amenazas como las relacionadas con las armas. Así lo recuerda el Papa Francisco en su discurso dirigido a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede con ocasión del saludode nuevo año. Maurizio Simoncelli, vicepresidente del Instituto de Investigación Internacional de Archivos de Desarme, subraya en Noticias Vaticanas que a escala mundial hay un "enorme crecimiento de los gastos militares". (Escucha entrevista en italiano)

Creciente mercado de armas

En todo el mundo, en los años de la llamada Guerra Fría, el gasto militar mundial fue de unos 1.400.000 millones de dólares. Hoy en día, la cifra de 1.730.000 millones ha sido superada.

"Es lamentable observar que no sólo el mercado de armas no parece estar en un estado de deterioro, sino que existe una tendencia creciente a armarse, tanto por parte de los individuos como de los Estados. Es especialmente preocupante que el desarme nuclear, que ha sido ampliamente defendido y en parte perseguido en los últimos decenios, esté dando paso ahora a la búsqueda de armas nuevas, cada vez más sofisticadas y destructivas. Me gustaría reiterar aquí que "no podemos dejar de sentir una gran preocupación cuando consideramos las catastróficas consecuencias humanitarias y medioambientales de cualquier uso de armas nucleares. Por lo tanto, incluso considerando el riesgo de detonación accidental de tales armas por un error de cualquier tipo, la amenaza de su uso -diría la inmoralidad de su uso- y su propia posesión debe ser condenada enérgicamente, precisamente porque su existencia es funcional a una lógica de miedo que concierne no sólo a las partes en el conflicto, sino a toda la raza humana. (Papa Francisco, 7 de enero de 2019) "

Maurizio Simoncelli señala que también existe preocupación por el comercio de armas pequeñas y ligeras, "utilizadas en todas las guerras olvidadas" y en los últimos años destinadas, en particular, a Oriente Medio y África del Norte.

Más y más armas devastadoras

La disponibilidad de armas nucleares es otro aspecto preocupante. Ha pasado de más de 80 mil ojivas nucleares presentes durante la Guerra Fría en los arsenales de las superpotencias a poco más de 15 mil armas atómicas, de las cuales unas 4 mil están operativas. Pero esta disminución está vinculada a la proliferación de armas cada vez más precisas, rápidas y potentes.

"Es especialmente preocupante que el desarme nuclear, ampliamente deseado y perseguido en parte en los últimos decenios, esté dando paso ahora a la búsqueda de armas nuevas y cada vez más sofisticadas y destructivas. (Papa Francisco, 7 de enero de 2019) "

Además de la amenaza permanente de una guerra nuclear, se están desarrollando nuevos escenarios relacionados con la tecnología militar. Maurizio Simoncelli señala que son las armas autónomas las que causan gran preocupación, "a través de la inteligencia artificial, para elegir el objetivo y dar en el blanco". Algunos de ellos ya están operativos a lo largo de las fronteras entre Corea del Norte y Corea del Sur. El arma autónoma, recuerda Simoncelli, podría ser una herramienta para consolidar regímenes y dictadores "que ya no necesitarían la presencia de los militares".

Sentido equivocado de seguridad

Otro aspecto a destacar es la llamada disuasión nuclear. Es un proceso que no genera seguridad, sino inestabilidad.

"Las armas de destrucción en masa, en particular las armas atómicas, no generan más que un engañoso sentido de seguridad y sólo pueden constituir la base de la coexistencia pacífica entre los miembros de la familia humana, que, por el contrario, debe inspirarse en una ética de solidaridad. (Papa Francisco, 7 de enero de 2019) "

Un paso fundamental, recuerda Maurizio Simoncelli, es renunciar a las armas nucleares. Añade que el año pasado se dio una señal política muy importante con el Tratado de Prohibición Completa de las Armas Nucleares, firmado por más de 120 países en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Pero desafortunadamente, señala Simoncelli, "los países del llamado club nuclear no han firmado este tratado. A ello se opone la lógica de las zonas libres de armas nucleares, incluyendo América Latina, África y Asia Central, que reitera el rechazo de las armas nucleares, "que sólo conducirían a la destrucción del planeta". Pero todavía hay muchos estados "que se llaman a sí mismos más avanzados y democráticos" -concluye Simoncelli- que en cambio tienen estas armas.

Coment� la nota