Francisco: "La familia está recontrabaqueteada, los jóvenes no se casan"

Francisco:

El Papa Francisco se refirió al sínodo sobre la familia y habló de parejas que se casan sin estar preparados para el sacramento.

"La familia está recontrabaqueteada, los jóvenes no se casan. ¿Qué pasa? Después, cuando vienen a casarse, cuando ya están conviviendo, creemos que con tres conferencias los preparamos para el matrimonio. Y eso no basta, porque la gran mayoría no son conscientes de lo que significa el comprometerse para toda la vida. Benedicto lo dijo en el último año dos veces: habría que tener en cuenta para la nulidad matrimonial qué fe tuvo esa persona cuando se casó. Si era una fe general, ¿sabía perfectamente lo que era el matrimonio, como para conferírselo a la otra persona? Y eso es una cosa que debemos estudiar a fondo y ver cómo ayudar...", afirmó Francisco en una entrevista con el diario La Nación

En este sentido, contó una experiencia reciente. "Hace unos días, una pareja que convive me dio la noticia de que se van a casar. Les dije: ´Qué bueno y ¿están preparándose bien?´. Y la respuesta fue ésta: ´Sí, estamos buscando qué Iglesia está más a tono con el vestido que yo voy a usar´, dijo ella. ´Sí, estamos con todo el lío de las invitaciones, recuerditos y todo eso´, dijo él. ´También tenemos el problema de la fiesta, porque no podemos elegir porque no queremos que sea muy lejana a la iglesia. Y después, los padrinos, como mis padres están separados, no pueden estar los dos´... ¡Todas cuestiones que hacen a la ceremonia! Sí, un matrimonio hay que festejarlo, es verdad, porque hay que tener coraje para casarse y hay que aplaudir eso. Pero ninguno de los dos hizo una mera referencia a lo que significaba para toda la vida de ellos. ¿Qué quiero decir con esto? Que, para un buen número de gente, casarse es un hecho social. Y lo religioso no aflora. Bueno, ¿cómo la Iglesia ayuda en esto? ¿Si no están preparados, les cierra las puertas? Es un problema serio".

Por otro lado, dijo que en el sínodo no se habló del matrimonio homosexual sino de las familias con hijos homosexuales. "Nadie habló de matrimonio homosexual en el sínodo, no se nos ocurrió. Lo que sí hablamos es sobre una familia que tiene un hijo o una hija homosexual, cómo lo educa, cómo lo lleva, cómo se ayuda a esa familia a llevar adelante esta situación un poco inédita. O sea que en el sínodo se habló de la familia y de las personas homosexuales en relación con sus familias, porque es una realidad que todo el tiempo encontramos en los confesionales: un padre y una madre que tiene un hijo o hija así. A mí me tocó varias veces en Buenos Aires. Y bueno, hay que ver cómo ayudar a ese padre o a esa madre para que acompañen a ese hijo o hija". 

Por último, habló de los divorciados, vueltos a casar. "¿Qué hacemos con ellos, qué puerta se les puede abrir? Y fue una inquietud pastoral: ¿entonces le van a dar la comunión? No es una solución si les van a dar la comunión. Eso sólo no es la solución: la solución es la integración. No están excomulgados, es verdad. Pero no pueden ser padrinos de bautismo, no pueden leer la lectura en la misa, no pueden dar la comunión, no pueden enseñar catequesis, no pueden como siete cosas, tengo la lista ahí. ¡Pará! ¡Si yo cuento esto parecerían excomulgados de facto! Entonces, abrir las puertas un poco más. 

"¿Por qué no pueden ser padrinos? ´No, fijate, qué testimonio le van a dar al ahijado´. Testimonio de un hombre y una mujer que le digan: ´Mirá querido, yo me equivoqué, yo patiné en este punto, pero creo que el Señor me quiere, quiero seguir a Dios, el pecado no me venció a mí, sino que yo sigo adelante´. ¿Más testimonio cristiano que ése? O si viene uno de estos estafadores políticos que tenemos, corruptos, a hacer de padrino y está bien casado por la Iglesia, usted lo acepta? ¿Y qué testimonio le va a dar al ahijado? ¿Testimonio de corrupción? O sea que tenemos que volver a cambiar un poco las cosas, en las pautas valorativas", concluyó.

Coment� la nota