Estas son las ocasiones en las que el Papa Francisco condenó los crímenes de la mafia

Estas son las ocasiones en las que el Papa Francisco condenó los crímenes de la mafia

Este sábado 15 de septiembre el Papa Francisco visitará la isla de Sicilia para recordar al Beato sacerdote Giuseppe “Pino” Puglisi, asesinado por la mafia hace 25 años.

De esta manera, el Santo Padre, que en concreto visitará a las diócesis de Piazza Armerina y de Palermo, quiere poner el acento en la condena a la mafia y a sus crímenes, y destacar la figura de este sacerdote que dio la vida por luchar contra las redes mafiosas sicilianas.

A lo largo de su pontificado, el Papa Francisco ha condenado la mafia, un fenómeno especialmente problemático en Italia, incluida la Diócesis de Roma, de la que el Pontífice es titular.

El 21 de septiembre de 2017, durante un discurso dirigido a los miembros de la Comisión Parlamentaria Antimafia del Parlamento italiano, el Papa recordó que la lucha contra la mafia debe ser una prioridad política, y señaló que “la mafia sustrae el bien común, arrebatando la esperanza y la dignidad de las personas”.

En este sentido, criticó la corrupción política, pues es en la corrupción, “en el desprecio de los intereses generales, donde se encuentra el terreno fértil en el cual las mafias echan raíces y se desarrollan”.

El 23 de enero de 2017, en una audiencia que concedió a los miembros de la Dirección Nacional Antimafia y Antiterrorismo de Italia, el Pontífice explicó que las mafias surgen gracias a “las carencias económicas, sociales y políticas” porque “encuentran un terreno fértil para realizar sus proyectos deplorables”.

En aquella ocasión afirmó que “el dinero de los negocios sucios y de los delitos mafiosos es dinero ensangrentado y produce un poder inicuo”.

Durante una visita que realizó a Nápoles el 21 de marzo de 2015, el Santo Padre arremetió con dureza contra la corrupción y la mafia y aseguró que “una sociedad corrupta apesta”.

El 21 de febrero de 2015, ante fieles de la región italiana de Calabria, el Papa volvió a condenar las actividades mafiosas y proclamó que “para aquellos que han elegido el camino del mal y están afiliados a organizaciones criminales renuevo la apremiante invitación a la conversión. ¡Abran su corazón al Señor! ¡Abran su corazón al Señor!”.

Anteriormente, el 22 de junio de 2014 en dicha región de Calabria, Francisco aseguró que los mafiosos están fuera de la Iglesia: “¡Aquellos que en su vida tiene este camino del mal, como lo son los mafiosos, no están en comunión con Dios: están excomulgados!”, exclamó.

El Santo Padre indicó que “cuando la adoración del Señor se sustituye por la adoración del dinero, se abre camino al pecado, a los intereses personales y al abuso”.

“Cuando no se adora a Dios, el Señor, se convierten en adoradores del mal como lo son aquellos que viven de deshonestidad y de violencia”.

Los mensajes de condena dirigidos a la mafia por parte del Papa Francisco siempre han estado acompañados de llamados a la conversión. El 21 de marzo de 2014, durante una vigilia junto a 700 familiares de víctimas de la mafia, ofreció unas palabras “a los protagonistas ausentes. A los hombres y a las mujeres mafiosas: ¡Por favor, cambien de vida, conviértanse, dejen de hacer el mal! Y nosotros rezamos por ustedes: conviértanse. Lo pido de rodillas. Es por su bien”.

El clamor de San Juan Pablo II

En todo el recorrido del Papa Francisco contra la mafia siempre ha tenido como fuente de inspiración el clamor que hace 25 años hizo el Papa San Juan Pablo II para que los miembros de la mafia siciliana se conviertan.

El 9 de mayo de 1993, durante su viaje apostólico a Sicilia, el Papa Santo exclamó: “El pueblo siciliano, tan arraigado a la vida, que ama y da la vida, no puede vivir siempre bajo la presión de una civilización contraria, de la muerte. Hace falta la civilización de la vida. En nombre de Cristo crucificado y resucitado, que es camino, verdad, y vida, me dirijo a los responsables: ¡Convertíos, un día vendrá el juicio de Dios!”.

“Tienen que entender que no se puede matar inocentes. Dios dijo una vez, ‘No matarás’. ¡El hombre, cualquier organización humana, la mafia, no puede matar ni pisotear este derecho santísimo de Dios!”.

El martirio del P. Giusepppe “Pino” Puglisi

El 15 de septiembre de 1993, cuando cumplía 56 años, el P. Giuseppe “Pino” Puglisi fue asesinado por la mafia siciliana frente a su parroquia en Palermo (Italia).

Se enfrentó a la mafia con determinación, incluyendo el rechazo de cualquier donativo de procedencia dudosa y el retiro en las fiestas patronales de los puestos de honor de los que tradicionalmente se habían apropiado los líderes mafiosos.

El Padre Puglisi, ordenado sacerdote a los 23 años, fue un férreo defensor de los niños de Palermo usados por la mafia para distribuir heroína y otras drogas. Don “Pino” organizó un hogar para salvar a cientos de niños del barrio Brancaccio de Palermo, donde él mismo nació.

Fue beatificado el 25 de mayo de 2013.

Comentá la nota