Ex esposa de Nisman: “No creemos que vos hayas sido el hacedor de este final”

Ex esposa de Nisman: “No creemos que vos hayas sido el hacedor de este final”

Durante la ceremonia de entierro del fiscal en el Cementerio Israelita de La Tablada, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado le dirigió palabras de compromiso a su ex esposo y padre de sus hijas: “Hay gente en nuestro ámbito que está dispuesta a luchar como vos lo hiciste por la verdadera respuesta. Tenemos la certeza de que esto fue obra de otra persona”.

La ex esposa del fiscal Alberto Nisman, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, le expresó al padre de sus hijas durante la ceremonia de entierro en el Cementerio Israelita de La Tablada: “Ninguno de nosotros creemos que vos hayas sido el hacedor de este final. Tenemos la certeza de que esto fue obra de otra persona. No sabemos de quién, es difícil”.

Arroyo Salgado formó parte de la tradicional Mejilá, por la cual los presentes perdonan y se disculpan con el fallecido: “Como colega del derecho, sé que confiás en mí. Como magistrada tengo que pedirte perdón, porque sigo pretendiendo a este poder (judicial) y hoy siento que no sé si están trabajando como deberían trabajar. Y espero que se sepas perdonar lo que se hizo y todavía no se hizo para descubrir la verdadera razón de este final”. 

El féretro fue traslado esta mañana con un cortejo desde el velatorio y arribó al cementerio poco antes de las 11. A partir de entonces, se desarrollaron las exequias, conducidas por el rabino Marcelo Polakoff ante unas 300 personas.

“Sé que confiás en muchos colegas, compañeros y colaboradores. Hay gente en nuestro ámbito que está dispuesta a luchar como vos lo hiciste por la verdadera respuesta. La lucha por la verdad y justicia por las 85 vidas era tu prioridad. Haremos lo mejor para poder llegar a la verdad”, manifestó la ex esposa.

También realizaron sus discursos el vicepresidente 1° de la DAIA, Waldo Wolff; el filósofo Santiago Kovadloff; y el titular de la Asociación de Fiscales y amigo, Carlos Donoso Castex.

En cuanto a su relación familiar, Arroyo Salgado transmitió: “Sé que vos te quedás tranquilo porque sé que vos confiás en mí y en el cuidado que yo voy a tener sobre nuestras hijas, porque las amo. No me siento sola para cuidar de ellas, protegerlas, porque tenemos una familia. Yo no puedo creer que yo esté acá y vos estés ahí”.

El texto que leyó la jueza de las niñas, Iara y Kala, fue uno de los momentos más significativos, tanto por su partida para estar “en compañía de la Bobe” (abuela en ídish) como por la promesa de su hija menor de reencontrarse después que ella muera. 

Nisman fue encontrado muerto el domingo 18 de enero, en el baño de su departamento en Puerto Madero, con un disparo en la cabeza de un revólver calibre 22.

Sobre el escritorio se encontraba documentación que iba a utilizar horas después en su comparecencia ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados acerca de su denuncia contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el canciller Héctor Timerman y el diputado Andrés Larroque, entre otros, por “encubrimiento de los imputados iraníes” en el atentado a la AMIA.

Coment� la nota