En EE.UU. marcharon por la vida y también en reclamo de una nueva reforma migratoria

En EE.UU. marcharon por la vida y también en reclamo de una nueva reforma migratoria

 En otra marcha contra el aborto, realizada ayer en Washington, más de 100 líderes católicos, entre ellos rectores de la universidad y de colegios, pidieron al Congreso que "apruebe la reforma migratoria" como una "medida de protección de la vida".

 El pedido se realizó mientras se esperaba que más de 28.000 fieles, jóvenes y adultos, participaran de la gran misa que se hace en la marcha nacional contra el aborto, informó la Archidiócesis de Washington. La manifestación se produjo en el marco del 42 aniversario de la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de volver legal la interrupción voluntaria del embarazo.

Pero este año los católicos estadounidenses se hicieron eco de una invitación que hizo el Papa Francisco. Hace más de un año, el Pontífice pidió a los fieles que no se concentren sólo en el tema del aborto sino también que pidan por otros derechos de defensa de la vida, como la lucha contra la pobreza o contra la pena de muerte. Por ese motivo, la comunidad católica de Washington pidió este año por la reforma migratoria, mientras en California hubo la semana pasada un evento en el que se subrayó la necesidad de cuidar de los ancianos y de las personas sin vivienda.

También, con 242 votos a favor y 179 en contra, la Cámara de Representantes votó ayer mañana un proyecto de ley que bloquea en forma permanente la financiación federal para el aborto.

La medida debe ahora ser aprobada por el Senado, mientras el presidente Barack Obama ya hizo saber que vetará la medida al sostener que "limita inútilmente la libertad reproductiva de las mujeres". La medida prohíbe el uso de fondos federales para pagar la interrupción del embarazo, excepto en casos de incesto, violación y cuando la vida de la madre está en peligro.

El voto de ayer llegó luego de que los republicanos anularon el miércoles el debate previsto sobre un proyecto de ley para prohibir el aborto tras 20 semanas de gestación. La rama femenina del Partido Republicano se opuso y amenazó con no votarlo. Una decisión que finalmente provocó perplejidad en el seno del GOP (Grand Old Party).

Coment� la nota